Mensajes durante 2009

La alambrada, José Marzo

3

Respuestas
ACVF Editorial, Madrid, 2009. 111 pp. 8 €.


http://1.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SbvMd2EUrbI/AAAAAAAACU4/V2J84r8fhqg/s200/la+alambrada.jpg
Miguel Baquero

Editada por primera vez hace siete años, sale ahora la segunda edición de La alambrada, la tercera novela del madrileño José Marzo. Subtitulada La deconstrucción de un individualista, La alambrada es una novela corta con vocación de desprenderse de todo lo superfluo e ir desde el primer momento, desde la primera frase: «Me telefonearon pasada la medianoche para decirme que mi tío había muerto», en busca de los temas universales: en este caso, las maneras de vivir, las diferentes posturas que los hombres adoptamos ante el discurrir del tiempo, y tratar de establecer, al menos de vislumbrar, cuál de ellas puede ser la más correcta. La más humana. La más moral.
Novela de reflexión pero al mismo tiempo contada con ligereza, muy cercana al estilo del mejor Baroja de El árbol de la ciencia, el autor no busca en ningún momento establecer afirmaciones categóricas, quizás ni llegar a una conclusión. Planteada como un largo diálogo entre un joven que empieza a vivir y su tío, un hombre hasta hace poco vital, individualista, nihilista y un punto cínico, que de pronto se encuentra enfrentado a una muerte inminente, a lo largo de las páginas de La alambrada se van poniendo (lanzando) sobre el tapete cuestiones sobre la vida que a todos nos afectan. Escenas que nos invitan a pensar.
De un lado, el tío enfermo, un hombre que hasta hace poco se encontraba seguro en la vida y contemplaba a los demás con cierta cínica suficiencia, encuentra de repente que sus ideas (o la carencia de ellas), que él creía un terreno firme, y la cultura que consideraba un refugio seguro, comienzan a desmoronarse, a «deconstruirse», sin que al fondo de todo ello, en un primer momento, parezca que vaya a haber nada. Hombre vital, ya se ha dicho, atado al presente, un hombre que ni siquiera se había molestado hasta entonces en ordenar sus recuerdos de forma cronológica, se encuentra de pronto con que pierde pie y en su confusión no encuentra ningún asidero que le frene en la caída. Del otro lado, un joven que hace poco ha salido de la adolescencia, esa etapa que tan feliz se nos aparece en la distancia pero que en realidad te expulsa cargado de traumas, de complejos, de frases que te han quedado por decir, de decisiones que no tuviste el valor de tomar. José Marzo acierta a pintar estos dos caracteres sin otro fondo que una habitación de hospital, apenas unos paisajes diluidos en el recuerdo, y en el diálogo entre ambos, fluido, diverso y, lo que es más importante, desnudo y sin tapujos, asistimos a la comedia humana. Esa comedia cruda, absurda y, a ratos, literaria que los hombres se ven abocados a cumplir desde el inicio de los tiempos.
No diré aquí lo que, finalmente, el tío moribundo acaba por encontrar, como una moneda de oro, al fondo del fango, ni en qué se impulsa el joven para obviar, o aplazar al menos, el absurdo y seguir hacia delante. Novela humana y profunda, emparentada con lo mejor del existencialismo, La alambrada se aparta de cuanto sea conformismo y distracción (en el peor sentido, en el sentido de no querer advertir lo que ocurre alrededor) y apuesta por una constante incitación al lector para que se detenga a pensar, para que considere lo que es y abra los ojos, sin el recurso fácil a esas ideas que flotan espesas por el aire.
«Cuando mi tío nos visitaba, yo sentía que un soplo de aire fresco entraba por la puerta. Cuando partía y la puerta se cerraba, la pipa de mi padre (un hombre idealista, el paréntesis es mío, y adepto a los grandes conceptos) recuperaba el espacio perdido. Ahumaba el salón; el humo se deshilachaba por el pasillo, bajo las puertas, flotaba en los dormitorios, ocupaba la casa entera. Todo parecía cubierto de un humo de responsabilidad y compromiso sin fisuras que se adhería a las paredes y las penetraba».

http://res1.blogblog.com/tracker/23159638-2988771475447861600?l=latormentaenunvaso.blogspot.com

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 3  |  Visitas: 355  |   Domingo 5-Abr-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Cuentos desde el Reino Peligroso, J.R.R. Tolkien


http://4.bp.blogspot.com/_BTr9ze_kEzE/SdZVlFyDhYI/AAAAAAAAAsQ/snshbpXwKQk/s320/tolkien.jpg








Cuentos desde el Reino Peligroso
J.R.R.Tolkien
Ediciones Minotauro
ISBN: 978-84-450-7734-4
400 páginas


Fantasía es una tierra peligrosa, con trampas para los incautos y mazmorras para los temerarios. Fantasía no puede quedar atrapada en una red de palabras; porque una de sus cualidades es la de ser indescriptible, aunque no imperceptible.

Hacía años que no leía a Tolkien, de quien, confieso, hasta ahora sólo conocía su obra más importante (El Señor de los Anillos) y sus “anexos” (El Hobbit y El Silmarillion). Me enfrenté a estos Cuentos desde el Reino Peligroso con cierto temor a encontrarme con textos de calidad e interés muy inferior a los mencionados que, en cada nueva lectura, sigo encontrando maravillosos. Sin embargo, se trata de una curiosa y acertada selección de cinco relatos y una conferencia que nos ofrecen una visión bastante ajustada de la evolución de Tolkien como escritor de textos fantásticos. Para broche, el volumen se completa con las siempre bellísimas ilustraciones de Alan Lee, también autor del epílogo.

Eso sí, admito que me salté las normas derivadas del índice y comencé la lectura por el final, es decir, por la conferencia titulada ‘Sobre los cuentos de hadas’ que Tolkien impartió en 1939. Ya sólo por ella vale la pena el libro. No me arrepiento de mi “trampa”, pues me permitió apreciar los textos bajo una perspectiva global, valorarlos dentro de la trayectoria del autor.

Tras haber concluido el libro me doy cuenta de que mi favoritismo hacia un relato u otro sigue exactamente el orden marcado, que no es más que el orden “evolutivo” de la propia literatura de Tolkien.


http://res1.blogblog.com/tracker/3111002463579669253-3112634986484641244?l=larayuelacosmicomica.blogspot.com

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: RayuelaCosmicómica  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 409  |   Viernes 3-Abr-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Unas vacaciones en Mitilene

Me voy de vacaciones, sí, aunque puedo escuchar el lamento repetido de mi legión de entregados lectores, y para apaciguar en alguna medida ese sentimiento de abandono y desolación, una recomendación (observad la sutilidad de la propaganda subliminal) literaria para estos días de asueto y holganza: Mediodía en Mitilene, una novela aparecida hace apenas tres semanas en la Editorial Lengua de Trapo, pura miel literaria.


http://www.lenguadetrapo.com/Html/images/portadas/port-00155-NB.jpg


http://weblogs.madrimasd.org/futurosdellibro/aggbug/115755.aspx

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Futuroslibro  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 260  |   Viernes 3-Abr-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Fermélabouche  |  Respuestas: 3  |  Visitas: 319  |   Jueves 2-Abr-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Tierra y cenizas, Atiq Rahimi

Trad. Masoud Sabouri. Lengua de Trapo, Madrid, 2009. 96 pp. 8.98 €


http://1.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/Sbu_-np5cLI/AAAAAAAACUo/fTFslnnT7eU/s200/tierra+y+cenizas.jpg
José Morella

Tierra y cenizas cuenta el viaje de un hombre, Dastguir, y su nieto, Yasin, hacia la mina de carbón donde trabaja el hijo del primero y padre del segundo. Van a contarle que su aldea ha sido arrasada por los rusos, y toda la familia excepto ellos ha perecido. Yasin se ha quedado sordo por culpa de las bombas, pero él piensa que, por el contrario, las bombas le han quitado la voz a todos los demás. El estilo lacónico y pulcro de Rahimi es un esfuerzo por representar la máxima violencia con la mayor delicadeza posible. Consigue evitar lo obsceno de la guerra y explicar la guerra al mismo tiempo, sin quitarle un ápice de dolor. Salpica el desierto narrativo de su historia con gotas de poesía destilada, mineral. Eso es lo que la literatura todavía puede ganarle a la imagen televisiva. Se pierde lo obsceno y se gana profundidad y verdad. Porque la verdad necesita una reflexión, un proceso de digestión mental, y la imagen de la pantalla no es más que brutalidad en el salón de tu casa. Acto sin reflexión.
Atiq Rahimi habla de su país desde una posición que podríamos llamar la del extranjero autóctono. Tal vez ningún otro afgano, demasiado implicado en su propio tejido de país, podría haber escrito una novela como esta. Rahimi lleva años de exilio en París. Cada día, a las diez de la mañana, se va a un bar, siempre el mismo. Pide un desayuno, y en cuanto el bar comienza a estar lo suficientemente lleno para que él se sienta solo, se pone a escribir. Se va de allí unas doce horas después. En una entrevista, Rahimi explica que eso sería imposible en su país: «en ciertos países, como Afganistán, no se tiene derecho a la soledad. La vida en familia, la vida social, política e intelectual te obliga a estar todo el tiempo en contacto con otras personas (... ) Hay miradas, sabes que estás siendo vigilado». En el año 2000 volvió a su país para hacer un reportaje fotográfico de encargo para una revista francesa, y notó el choque del retorno: «todo el mundo dice que partir es morir un poco. Yo digo que volver también es morir», dice Rahimi. Su país parece obsesionarle, pero para poder hablar de él necesita colocarse en el mundo como un extranjero. Acercarse a sus compatriotas como si estos fueran extraños. Y lo son. Ahí descansa la calidad de su mirada. En el extrañamiento. Ver en las cosas que creemos normales lo extrañas que en realidad son. En el rodaje de la película basada en Tierra y cenizas, rodada en Afganistán, Rahimi se sintió totalmente fuera de lugar, extranjero: habían programado incendiar un pequeño pueblo para algunas escenas. Era un pueblo totalmente destruido y abandonado. Reconstruyeron parcialmente el lugar de forma muy frágil, apenas unos decorados, todo en papel y madera. También reconstruyeron una mezquita. De repente, apareció gente que empezó a ir a rezar a la improvisada mezquita de cartón piedra. Les daban las gracias, imaginando que eran una ONG que iba a reconstruir todo el pueblo. Rahimi dice: «cuando digo que el arte es inmoral quiero decir esto: teníamos los medios para construir un pueblo sólo para destruirlo después. ¿Imagina el efecto de eso en aquel lugar? Yo les explicaba lo que era y les mostraba que, si se apoyaran en la pared de la mezquita, todo se iría abajo. Pero el día en que íbamos a filmar una escena muy importante, una parte de la mezquita se incendió y hubo una revuelta. Llegó gente de otros pueblos con armas. Fue peligroso. Durante todo el tiempo estuvimos amenazados y quisieron colocar explosivos donde filmábamos». Rahimi es, al mismo tiempo, el extranjero más alejado posible y el afgano que más de cerca, con más amor y sutilidad, nos ofrece una crítica honesta. Él mismo se coloca en el centro de la crítica cuando dice que el arte es inmoral, y no le importa. Esa autocrítica es la esencia de ser un extranjero «de la casa». Por ella lo es. Su mirada está corrompida de exterioridad y, precisamente por eso, es la más limpia posible.

http://res1.blogblog.com/tracker/23159638-2416349917478075923?l=latormentaenunvaso.blogspot.com

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 375  |   Jueves 2-Abr-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

La actualidad de lo bello

3

Respuestas

Las teorías más contemporáneas que trabajan, desde la filosofía, en conceptos pertinentes a la Estética y al concepto de Arte y Belleza poseen tal magnitud, que no estaría bien dejar pasar el comentario sobre el último libro leído.

Hans-Georg Gadamer es el autor de éste libro, llamado “La Actualidad de lo Bello”, y que realiza un recorrido histórico, desde los grandes clásicos Griegos, pasando por diversos conceptos y puntos de vista trabajados en distitas épocas de la historia Occidental, para así llegar a poder responder preguntas de díficil resolución. ¿Existe un vínculo entre el arte del pasado y el arte de presente? ¿Por qué es que el arte precisa, para la sociedad, una justificación? Y para responder, apela no sólo a aquel recorrido histórico, sino también a las diversas definiciones que en boca de distintos influyentes personajes han tenido los conceptos tales como Belleza, Arte y Estética.

Y termina por concluir, luego de un exquisito recorrido que vale cada palabra y cada idea de dificil comprensión, diciendo que son tres los estadíos, o los modos en que el arte y las comunidades se han relacionado, en toda época, lugar y cultura. El Juego, el Símbolo y la Fiesta son aquellos tres elementos que proporcionan la relación entre dos tiempos, entre variados conceptos. La cercanía entre un arte clásico, muerto ya según palabras de hegel, y un arte contemporáneo, falleciente según teóricos de la escuela de Frankfurt, o quizá en constante transmutación a causa de su cualidad de técnica reproducción.

Gadamer fue un filósofo Alemán nacido en 1900, y fallecido en marzo de 2002. Tuvo la suerte de ser testigo de grandes cambios en la mentalidad de los espectadores, o receptores si se quiere, del arte. Vívido observador de la evolución de un arte más clásico, hacia rupturas estéticas de un valor descomunal para las mentes tanto de los artistas, como de sus receptores. Perteneciente a la línea de la filosofía hermenéutica, su búsqueda se ha apoyado siempre en algo que el más clásico de los filósofos griegos enunció de éste modo: “Sólo se que no se nada“. Gadamer se apoyó, a la hora de realizar toda su obra filosófica, en la idea de plantear preguntas, más que en el de hallar respuestas precisas. En generar diálogos entre distintas épocas y modos de percibir, de ver, de conocer la realidad inmediata, y no.

Un texto que no tiene desperdicio, y que pese a cierto grado de dificultad que posee para lectores no acostumbrados, debo decir que extasia hasta la última de las páginas.

filosofía, Hans-Georg Gadamer, La actualidad de lo Bello

http://feeds2.feedburner.com/~r/ActualidadLiteratura/~4/-W9vDJ_ybOk

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 3  |  Visitas: 299  |   Jueves 2-Abr-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

35ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires


http://www.actualidadliteratura.com/wp-content/uploads/2009/04/feria20del20libro20-20color.jpg

Será en breve cuando se lance, se inahugure la 35ª Feria Internacional del libro en Buenos Aires, siendo ésta reconocida a nivel mundial, y aceptada como la más importante de Latinoamérica.

Mucha expectativa me genera, ya que figuras reconocidas del ámbito literario internacional se harán presentes en la feria, así como también se realizarán diversas actividades, enmarcadas en temáticas tales como pensar la Democracia. Y es que el lema de éste año es, sumamente interesante, Pensar con Libros. O pensar los libros, tampoco quedaría mal. Así, figurarán dentro de los invitados a la Feria, figuras tales como la estadounidense Jean Shinoda Bolen; la alemanda Julia Franck; el francés Michel Lafón; el sueco Henning Mankell, entre muchos otros. Y serán tanto literatos como importantes filósofos los que den rienda suelta al pensamiento y al debate que se enmarca bajo el lema de la Feria durante el 2009.

A la vez, se realizarán dos ciclos de poesía, uno para jóvenes-adolescentes, y otro para adultos, propiciando inclusive los ciclos de lectura de narrativa, tanto por parte de escritores, editores, profesionales, estudiantes, o aficionados amantes de la literatura.

La 35ª Feria Internacional del Libro dará comienzo el día 23 de Abril, durando hasta el 11 de Mayo, y permanecerá abierta de Jueves a Domingo, en el horario de 14 a 22 hs. Y será Angélica Gorodischer, escritora argentina, quien de apertura a la feria. Aquí el sitio oficial, donde podrán encontrar una detallada grilla con las diversas actividades que se realizarán, así como también convocatorias propias de la Fundación del libro, tanto para concursos como para ediciones. Y si son estudiantes, menores o juvilados, no olviden llevar comprobante, la entrada es gratuita para nosotros, beneficiados por nuestras pasiones (o nuestras “inevitabilidades”)

35ª Feria Internacional del Libro, Argentina, Buenos Aires

http://feeds2.feedburner.com/~r/ActualidadLiteratura/~4/N-l87B26ezo

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 317  |   Jueves 2-Abr-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Las Dos Mitades de un Solo Corazón


http://4.bp.blogspot.com/_5r1EvmadBWQ/SdQBWdtIiSI/AAAAAAAAACA/L0-v9l_Z9oo/s320/El+G%C3%BCeg%C3%BCenche.jpg
Por Germán Hernández

No me gusta escribir sobre mí, me parece pedante, pretencioso. Pero no culpo a quienes lo hacen, porque en mi caso se trata de un asunto de inútiles escrúpulos que habrá que disipar con el tiempo. Pero esta vez tendré que hablar de mí mismo, para dar testimonio de algo que hasta ahora se ha ignorado de una manera sospechosa, y que me afecta y a miles, más de los que se podría imaginar.

Nací en Costa Rica y me crié en Costa Rica, un pequeño país en el istmo centroamericano, que respecto al resto de sus vecinos, recorrió la segunda mitad del siglo XX con una inusual estabilidad sociopolítica, casi al margen de los conflictos armados y sociales que desangraron cada país de la región. Mi madre, costarricense, es una mujer humilde, con una educación media y cinco hijos, yo soy el mayor de ellos. Mi padre, nicaragüense, un hombre itinerante y muy trabajador, igual que mi madre, con una educación media, no fui el primero de sus hijos, pero sí, su primer varón.

Por esta condición de ser hijo de una costarricense y un nicaragüense, siempre me he identificado como “tico-nica”, o “ticaragüense”, en todo caso, siempre me he atrevido a sentir en mis latidos la sangre de dos pueblos, ni más ni menos, independiente de mi status ciudadano.

A Costa Rica la he tenido siempre, como Cardoza y Aragón tuvo su Guatemala en las líneas de su mano, pero Nicaragua me llegó en la remembranza, en una misteriosa nostalgia infantil, con los relatos e historias de mi padre. Entonces Nicaragua en los recuerdos de mi niñez, era una tierra cubierta de lagos infinitos llenos de voraces tiburones… y el campo, casitas de campo, llenas de gallinas y árboles frutales, así fue mi primer recuerdo de Nicaragua, contado por mi padre, la Nicaragua de mi infancia, la viví a través de la infancia de mi padre.

Mi padre era de Diriamba, pero vivió su infancia en el gran lago, en el archipiélago de Solentiname, exactamente en las Ínsulas Extrañas de Cardenal y que he amado sin conocer durante toda mi vida, son exactamente para mí como lo sería para el Islam la Meca, o para los cristianos Jerusalén, ese punto de llegada donde se besan las piedras sagradas. Recuerdo que mi padre me contaba sobre el cielo lleno de estrellas en la noche, y el viento que soplaba alegrando los techos de las casitas, y me contó también cuando quemaban pólvora para la Purísima y otras fiestas, el cielo se llenaba de esa lluvia de luces, mientras el lago en calma, como espejo del cielo, reflejaba ese doble espectáculo, y mi mente divagaba, imaginando aquella guerra de luces, entre las dos bóvedas del cosmos.

Y por supuesto, cuando bebí de la poesía, muy pronto bebí de la poesía orgánica y animada de Nicaragua, de Darío, de Ernesto Gordillo, de Pablo Antonio Cuadra, de Joaquín Pasos, de Carlos Martinez Rivas, de Ernesto Cardenal, de Salomón de la Selva, de Gioconda Belli, de Leonel Rugama y tantos y tantos poetas nicaragüenses, que las listas se volvieron infinitas, y el deseo devorador de esa sustancia densa como el agua que se vertía en el suave registro de las letras.

También había una Nicaragua sombría, turbia… donde se narraban los crímenes de un dictador temible, de una dinastía dueña de la tierra, de los lagos, del aire y de la gente; y también estaba fresca la tragedia de un terremoto que destruyó la capital dejando muerte y escombros que nadie se atrevía a recoger para no olvidar que aquella tierra bramaba enfurecida cuando quería.

Por aquellos años de mi infancia, en Nicaragua se libraba una tercera guerra fundamental, según yo, la primera fue contra los filibusteros en la década de 1850, la segunda fue en las Segovias, librada por aquel masón de mirada océanica, y nombre de emperador romano, y cuyo apellido resuena desde entonces en miles de tonos y claves según quien lo escuche, Sandino, el nombre que se ha usado para todo, para alabar y escupir, para traicionar y para inmolar, para el amor y el odio, caleidoscopio luminoso, como los juegos artificiales vertidos sobre la atmósfera del gran lago. Pero esta tercera guerra, volvía a enfrentar al verdugo con su víctima, era otro Somoza, y otros Sandinos, y era la guerra.

Ahora sé, y comprendo mejor lo que ocurría en aquellos años en Costa Rica, porque nunca hubo un amor más hermoso y una hermandad tan firme como aquella vez entre Costa Rica y Nicaragua, se escuchaba aquel slogan: “desde algún lugar de Nicaragua, Radio Sandino” pero en Costa Rica todos sabían que operaba ahí, que muchas casas eran pequeñas clínicas clandestinas para recuperar a los guerrilleros heroicos, que muchos hombres y mujeres costarricenses y hasta muchachos de secundaria, trasegaron armas para llevarlas al frente desde la neutral y pacífica Costa Rica, que muchos ticos y ticas amaron tanto esa revolución que pelearon en ella, y murieron en ella, y su sangre no se derramó en vano en Nicaragua que fu...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ElSignoRoto  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 652  |   Miércoles 1-Abr-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

El amante imperfecto, Carlos Chernov

3

Respuestas
La otra orilla, Barcelona, 2008. 256 pp. 17 €.


http://2.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SbvJhaiznKI/AAAAAAAACUw/ZxSOfMt3sbc/s200/amante_imperfecto.jpg
Miguel Sanfeliu

Carlos Chernov es poco conocido en España. De hecho, sólo había publicado el libro de cuentos Amores brutales (Mondadori, 1998 – Reservoir books), cuyo contenido es todo un catálogo de deformidades que fue suficiente para que me interesara seguirle la pista. Esperaba que se publicara alguno de sus libros. Pero la espera fue infructuosa. Le busqué por internet y averigüé cosas sobre él, como que había nacido en Buenos Aires, en 1953; o que en 1993 ganó el premio Planeta en Argentina, con su novela Anatomía humana; que es médico psiquiatra; que es autor, además, de las novelas La conspiración china y La pasión de María, y de otro libro de cuentos titulado Amor propio. En una entrevista dijo: Hay un nivel que tiene que ver con la extrañeza y la inverosimilitud, pero por debajo de eso hay personas: escribo desde el sentimiento, lo cual es una buena descripción de su manera de enfocar la literatura y del modo en que trata a sus personajes, manteniéndoles en el límite entre la normalidad y el delirio.
El IV Premio de novela La otra orilla lo ganó Carlos Chernov con su obra El amante imperfecto, lo cual nos ofrece la oportunidad de descubrir a este autor singular cuyas historias se deslizan con el paso lento e inexorable del reo que se encamina al cadalso. Sabemos que la tragedia puede aparecer en cualquier momento. Somos testigos de delirantes conclusiones, de planes inverosímiles por parte del personaje, locamente enamorado de una muchacha evidentemente idealizada por su mirada.
Guillermo, tímido, apocado, que vive con su madre, cuyos largos y embarazosos abrazos soporta con estoicismo ejemplar, está perdida e irremediablemente enamorado de Helenita, una joven vulgar que se siente encantada de ser la destinataria de una pasión tan intensa, por lo cual, aunque se casa con otro hombre, procura no perder el contacto con él, alimentando un deseo que, cuando parece alcanzable, le estimula a emprender las más absurdas empresas, encaminadas todas ellas a deslumbrar a la amada. Su vida se convierte en un trayecto hacia Helenita. Todos sus actos van encaminados a conseguirla, lo cual dificultará su relación con otras mujeres. El amor convertido en obsesión, en motor de la propia vida en el sentido más literal del término.
Chernov maneja con maestría la tercera persona subjetiva y nos involucra en las elucubraciones de su personaje, en los razonamientos que guían sus actos, en sus conclusiones. De este modo, nos hablará del amor como finalidad y elemento determinante del ser humano, las conexiones entre el deseo y su consecución, el papel del sexo y de la capacidad de interpretar los acontecimientos de acuerdo a un patrón establecido, pero, por encima de todo, de cómo el ser humano interpreta la realidad según sus propios intereses.
El amante imperfecto es una obra muy amena, narrada con un estilo muy cuidado y medidas dosis de humor. Pese a que nos mantiene pegados al personaje de Guillermo, a su forma de pensar, mantiene una distancia que transmite cierta ironía y que bordea la caricatura sin llegar a caer en ella. Un libro que se lee con interés y que permite conocer a un autor muy recomendable.

http://res1.blogblog.com/tracker/23159638-9147030672706535891?l=latormentaenunvaso.blogspot.com

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 3  |  Visitas: 500  |   Miércoles 1-Abr-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Las Crónicas de Narnia:El caballo y el muchacho

7

Respuestas
Es el título del 3º libro de la colección Las Crónicas de Narnia escrita por C.S.Lewis una colección que comienza por el libro:el sobrino del mago que sigue con el león la bruja y el armario y el 3º titulo es el caballo y el muchacho. Es un libro que cuenta la historia de un muchacho llamado Shasta que vive en una ciudad situada en Carlomen allí es maltratado por su amo...

Pero un día un señor interesado en adquirir a Shasta su como exclavo se presento allí con un caballo, un caballo que Shasta no podía haber imaginado que supiese hablar ni que viniera de una lejana Tierra y tampoco pensó que por la noche se escaparian y que juntos vivirian grandes aventuras con peligro y emoción hasta llegar hasta aquellas preciosas tierras como las describía el caballo:NARNIA.
:palomitas: :guino: :aplauso: :guino: :palomitas:

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: JuanLuis  |  Respuestas: 7  |  Visitas: 6613  |  1 foto y 1 archivo  Miércoles 1-Abr-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Tags: c.s.lewis, caballo y muchacho, las cronicas de narnia

Waltz with Bashir


http://4.bp.blogspot.com/_DqEf9p2fC4c/SdN3MD-GiSI/AAAAAAAAAg4/1E75GWG4FlY/s320/thumb_waltz_with_bashir1.jpg

http://waltzwithbashir.com/crew.html


http://2.bp.blogspot.com/_DqEf9p2fC4c/SdN9UyepX3I/AAAAAAAAAhI/FPcmrYtkteY/s320/waltz.png
http://www.youtube.com/watch?v=ylzO9vbEp Pg


http://3.bp.blogspot.com/_DqEf9p2fC4c/SdN9GeQQc9I/AAAAAAAAAhA/xOV5hZ-cicM/s320/untitled.bmp

Película de Ari Folman sobre la masacre de Sabra y Chatila ocurrida durante la Guerra del Líbano de 1982 en la que fueron asesinados civiles palestinos y que él mismo presenció a los 19 años. La película comienza con la búsqueda de un recuerdo bloqueado por el narrador (Ari Folman) y las entrevistas y diálogos que se suceden a continuación para recordar qué fue lo que pasó. La calidad visual de la película es increíble, al igual que la música por sólo mencionar algo; e interesantísimas las reflexiones en torno a la memoria, la protección con la que nuestra mente nos niega el acceso a determinadas situaciones que queremos olvidar y los sueños como puerta de entrada por la que esos recuerdos se filtran. Imperdible si surge ocasión de verla, no está de más mencionar "Maus" o "Persépolis", otros ejemplos de cómo un supuesto género chico puede meterse con temas mayores.


http://res1.blogblog.com/tracker/2744857802794512569-7556064852257434519?l=fermelabouche.blogspot.com

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Fermélabouche  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 299  |   Miércoles 1-Abr-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

We are the media, o el caso de Ediciones 66

Los norteamericanos denominan al fenómeno de la creación colectiva de contenidos como la encarnación de un hecho incontrovertible: we are the media, nosotros somos los medios, no somos ya, meramente, receptores indiferentes sino agentes creadores. Que se lo digan si no a los encargados de Encarta, que han tenido que tirar la toalla ante el empuje irrefrenable de la Wikipedia y de otros proyectos de generación agrupada de conocimiento. El desdén hacia esas manifestaciones altruistas amparadas en licencias Creative Commons es una de las reacciones predecibles de los Grupos Editoriales, pero yo me tentaría la ropa y me andaría con cautela, examinando mi modelo de negocio, antes de despreciar la expansión irreprimible de la edición colectiva.


http://weblogs.madrimasd.org/images/weblogs_madrimasd_org/futurosdellibro/491/o_World66.JPG


http://weblogs.madrimasd.org/futurosdellibro/aggbug/115646.aspx

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Futuroslibro  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 238  |   Miércoles 1-Abr-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

El sueño de la fiebre, Miguel-Anxo Murado

Traducción del autor. Lengua de trapo, Madrid, 2009. 172 pp. 18,50 €.


http://3.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SbbHzcqBt6I/AAAAAAAACTw/WH5FzjkuJQk/s200/elsue%C3%B1odelafiebre.jpg
Ignacio Sanz

Dos amigos, desconocidos entre sí, me habían hablado con mucho entusiasmo de Murado, escritor gallego que se ganaba la vida como reportero de guerra en algunos de las refriegas abiertas en el mundo. Uno de ellos, además, me contaba que cada día se trasladaba al frente en un taxi junto con otros compañeros. Salían del hotel los periodistas y fotógrafos y le decían al taxista: llévenos al frente a ver cómo anda aquello. Como si fueran descendientes directos de Gila. A partir de esas experiencias Murado escribía, convenientemente distorsionados, relatos tremebundos sobre las contradicciones y disparates que se producen en todas las guerras.
Parte de esas experiencias las volcó en Ruido. Relatos de guerra, centradas en el conflicto yugoslavo, un libro que corrió de mano en mano entre los lectores fervorosos. Posteriormente publicó Fin de siglo en Palestina, considerado como el «Libro del año» por la Asociación Gallega de Editores donde ahonda en las brechas que abre la guerra en la sociedad circundante.
Con El sueño de la fiebre, objeto de este comentario, Murado no se aparta del todo de la guerra, porque alguno de los relatos tiene como protagonista de fondo el conflicto palestino, pero el hilo conductor de estas historias es la fiebre, los estados febriles que sacan al mundo de la realidad y lo colocan en ese grado de calentura en la que se pierde la nitidez para contemplar pero, al mismo tiempo, nos descubre realidades fantasmales latentes en nuestra cabeza. Entre relato y relato y entre lo real y lo ficticio, Murado hilvana unos excursus sobre la fiebre entre reales y ficticios que recorren todo el libro y que resultan muy reveladores: «La fiebre no es una tiniebla, es una luz cegadora. Recuperarse de ella es como flotar en la oscuridad, como cuando se sale a flote de un baño de agua caliente. La temperatura del cuerpo va descendiendo lentamente y la carne se estremece con un placer que tiene que ser similar al placer de revivir.»
La fiebre, los estados febriles, a veces de apariencia irreal o fantástica, dan vida a la mayoría de los relatos ambientados en escenarios que van de la Galicia rural de Los otros, El sueño de la nieve o El remordimiento hasta los situados en una Roma lejana o en un Santiago de Compostela inquisitorial. Pero todos están tocados por un hilo sutil de fiebre, de irrealidad, de fantasía contenida, muy lejos de la fantasía desbordante de su paisano Cunqueiro en el que Murado bebe, sí, pero a tragos cortos, con templanza.
Jan Van Iriis, joyero, el cuento con el que se abre el libro, que discurre en un Santiago de Compostela de principios del siglo XX, podría servir como ejemplo de esa atmósfera inquietante y perturbadora que salpica al resto de los relatos. Por lo demás, Murado escribe con la agilidad propia de un periodista, es decir, con eficacia.
Acaso por ello el lector se transforma con la lectura de estas historias y acaba, también él, poseído por la fiebre, empujado a leer, a seguir leyendo, como si estuviera contagiado por la reverberación febril en la que nos mete Murado con estas historias fantásticas, escritas o al menos imaginadas, si no en un estado febril, sí en estado de gracia.

http://res1.blogblog.com/tracker/23159638-703548127928602393?l=latormentaenunvaso.blogspot.com

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 364  |   Martes 31-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Con la soga al cuello, Flavia Company

Páginas de Espuma, Madrid, 2009. 139 pp. 14 €


http://4.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/Sbaa6-CsYSI/AAAAAAAACTQ/EQ92CnQWM-E/s200/Portada+Con+la+soga+al+cuello.jpg
Rubén Castillo Gallego

Una de las dificultades, y de las magias, que tiene un volumen de relatos, es que la persona que lo compone debe cambiar de tono, de registro, de personajes y de tema varias veces, sin que el conjunto se resienta, se desnivele o resquebraje. Es un esfuerzo titánico, que pocas firmas consiguen. La escritora Flavia Company (de la cosecha bonaerense del 63) ha compuesto, en este libro que le acaba de publicar el perspicaz Juan Casamayor en Páginas de Espuma, una de esas raras piezas. Diecinueve composiciones, diecinueve malabarismos, diecinueve universos, condensados en un tomo de bellísima presentación y de enjundioso contenido, que captura a los lectores desde las primeras líneas. Tenemos allí, esperándonos, a las ancianas que conviven con la dignidad y con la pobreza en Una vida en común; la intrigante situación de Paqui, una sirvienta de la que su señora no puede tener más queja que el hermetismo que la envuelve (La criada); la historia de infidelidad de una abogada escrupulosa y ordenancista, que traiciona a su pareja con su nueva ginecóloga (Rodajas de limón); la anómala convivencia de un hijo que frisa los sesenta años y un padre que supera los ochenta, tan maniático como manipulador (Padre e hijo); el desasosiego que genera un hombre de mentalidad inestable en los miembros de su familia (La réplica); etc. Las ofertas y seducciones literarias que nos lanza Flavia Company son muy diversas, y todas construidas con finura, elegancia y sensibilidad. Además, hay algunos cuentos que habrían hecho las delicias de otros tantos maestros del género, y que parecen rendirles tributo. Así, el relato Con luz verde explora las posibilidades infernales de un taxi, de la misma forma que Cortázar había indagado las de un autobús; y Julio Equis, aparte de su intrínseco homenaje nominal, sin duda hubiera sido del agrado de quien escribió sobre las peripecias de Lucas o sobre las cosas que suceden cuando se da la vuelta al día en ochenta mundos... Pero es que la versátil Flavia Company (de la que se nos dice en la solapa del volumen que es licenciada en Filología Hispánica, traductora, periodista, profesora, patrona de yate y que toca el piano) no se conforma con regalarnos diecinueve argumentos sorprendentes, sino que postula otros tantos lenguajes, otras tantas piruetas estilísticas, para que el lector no se acomode nunca en una aproximación fácil y repetida: los cambios de voz narrativa, la sintaxis mutante y la movilidad de escenarios salpican el texto de mercurio, de fiebre, de alegría. Se nota que la escritora disfruta contando, y que lo desea hacer (y lo hace) de mil maneras distintas. Dice José Carlos Llop en uno de sus libros (El informe Stein) que el padre Cristino “sabía a la perfección a quién iba a suspender la vida, a quién iba a aprobarlo y a quién a darle un notable. Porque el padre Cristino sabía que la vida no regalaba jamás un sobresaliente”. Es una frase dura y quizá cierta. Pero no es arriesgado asegurar que el talento desplegado por Flavia Company en este volumen editado por Páginas de Espuma sí que se merece, cuando menos, un notable bien alto.

http://res1.blogblog.com/tracker/23159638-976323277778407314?l=latormentaenunvaso.blogspot.com

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 435  |   Lunes 30-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

El pasajero de Suniaga

1

Respuesta

http://2.bp.blogspot.com/_EzEMkEvqDbQ/SdDwJzW4mEI/AAAAAAAAAR4/hP2cDxzGKRY/s320/tranvias-trolebuses-venezuela-caracas.jpg

Hace años, recién aparecida Doña Inés contra el olvido, uno de mis alumnos comentó: “Esta novela zarpa como un trasatlántico”. He recordado esa frase precisamente al transitar, hace apenas dos días, los párrafos iniciales de El pasajero de Truman (Caracas: Mondadori, 2008), que acabo de concluir. Me sentí desde el primer momento como un confortable lector-pasajero a bordo de esta nave-relato (avión en vez de barco) y sin querer abandonarla hasta el final. Ésa es para mí una de las marcas inconfundibles de las buenas novelas y creo que ésta de Suniaga es de las mejores de nuestra ficción histórica contemporánea. Se integra de hecho con muy buen pie a una genealogía en la que destacan Falke, de Federico Vegas; la dicha Doña Inés, de Ana Teresa Torres; Los cinco reyes de la baraja, de Francisco Herrera Luque; o Confidencias imaginarias de Juan Vicente Gómez, de Ramón J. Velásquez. Una progenie de novelas que nos van echando un delicioso cuento, mientras al mismo tiempo realizan una enjundiosa revisión de nuestra historia a partir de la exploración de algunos de sus personajes claves o nudos maestros.

Y es que el primero de los aciertos de El pasajero de Truman es el hallazgo del tema, pues su potencia narrativa se concentra en la indagación y exitoso esclarecimiento de una figura confusa, borrosa, casi fantasmal, de nuestra trayectoria como país, el doctor Diógenes Escalante, a quien la memoria histórica había reducido casi a la condición de monigote por tomar en cuenta sólo un episodio decisivo de septiembre de 1945 cuando, al perder la cordura, se ve imposibilitado de asumir una candidatura de consenso entre viejos y nuevos protagonistas civiles y militares de nuestra vida política que lo habría llevado a la presidencia de la república. Esa curiosidad intensa por develar la verdad de lo ocurrido con aquel ilustrado tachirense, veterano diplomático y amigo personal del presidente Truman, es la que da vida a todo el libro y es personificada por uno de los personajes, Román Velandia, sesenta años después de los acontecimientos, cuando por fin logra convencer a su contemporáneo Humberto Ordóñez, secretario y confidente de Escalante, de revelarle los entretelones de aquel apasionante personaje y ayudarle a entender su inesperado desenlace.

Reconocido como novelista no por un premio, sino por la originalidad y el buen tramado de su opera prima, La otra isla (2005), Suniaga lanza la segunda en medio de apreciables expectativas que con creces logra superar. Si el asunto es la primera de las razones de su éxito, su muy pertinente estrategia narrativa es la segunda. Los dos ancianos, sosías ficcionales de Ramón J. Velásquez y de Hugo Orozco respectivamente, como confirman unos agradecimientos en la última página, van desbrozando la historia en ocho sesiones de intenso diálogo. La voz cantante es la de Humberto, hombre de confianza de Escalante por muchos años, mientras Román es quien sabe preguntar, comentar y ofrecer el complemento clave. Los capítulos que recogen aquel diálogo, alternan con otros donde el propio Escalante asume la voz narrativa como quien conversa con Humberto en el vuelo de regreso a los Estados Unidos, después de su humillante fracaso.

Gracias a un virtuoso (por imperceptible) manejo de los tiempos narrativos, en esas conversaciones los tres protagonistas van pasando personalísima revista a toda la historia contemporánea venezolana, mientras describen e interpretan de tanto en tanto a sus figuras mayores: Castro, Gómez, López Contreras, Medina, Betancourt y Leoni (eché de menos a Gallegos) y sus momentos clave, desde su particular experiencia de la política, la historia, la diplomacia y la psicología. La novela nos hace viajar así por estos episodios, entreteniéndonos e interesándonos con ambientaciones muy lograda y ricas en detalles, con convincentes representaciones de episodios y semblanzas de personajes y con la interpolación de cartas, reportajes y otros documentos supuestamente auténticos; todo ello fruto sin duda de profusa documentación y de sabias miradas intrahistóricas que nos convierten, como lectores, en confidentes de aquellos diálogos. Bajo la historia del primer plano, subyacen sin embargo los dilemas más complejos de la vida social y el devenir humano: el poder político y su efecto en quienes lo detentan, las complejidades de la psique, con sus demonios capaces de llevarnos por donde no queremos ir, los misterios del destino personal y colectivo, los problemas de la memoria y el recuento de lo ocurrido y hasta las sorpresas que aguardan a quienes alcanzan la senectud…

Tal vez el logro de mayor relieve sin embargo sea que, sin mención expresa alguna del presente venezolano que nos concierne a todos, la novela con mucha frecuencia nos lo pone por delante. Se las arregla para mantenernos en vilo evidenciando que ni los aduladores de oficio, ni las le...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: 500ejemplares  |  Respuestas: 1  |  Visitas: 448  |   Lunes 30-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Las profundas transformaciones de la edición educativa

Buena parte de la historia de la edición española y del crecimiento de sus más importantes grupos editoriales tiene que ver con el libro de texto. Dos de las naves editoriales que todavía surcan las aguas tormentosas de la revolución actual se construyeron sobre los hombros de emprendedores que supieron ver más allá que los demás y que arriesgaron conocimiento y capital. Anaya y Santillana se forjaron así y Planeta, el trasatlántico de la edición, ha buscado recientemente en aguas colindantes sellos editoriales activos en el ámbito educativo (Editis) para, quién sabe, hacerse a la mar por su cuenta. Otros veleros bien pertrechados compiten en la misma regata: SM, Bruño, Cambridge, Oxford, Editex, en fin, un grupo de curtidos navegantes que quizás se sorprendan, todavía, de lo que las galernas digitales traen consigo.


http://www.coursesmart.com/static/200903-1012-coursesmart/images/logo_coursesmart.gif


http://weblogs.madrimasd.org/futurosdellibro/aggbug/115496.aspx

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Futuroslibro  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 304  |   Lunes 30-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Chicago 10

Otra película del Festival; imágenes de archivo intercaladas con animación, sobre la manifestación de 1968 en Chicago contra la guerra de Vietnam.


http://3.bp.blogspot.com/_DqEf9p2fC4c/SdALUFIA-VI/AAAAAAAAAgo/LpDr4niTRgQ/s320/Chicago%252010.jpg
http://www.youtube.com/watch?v=M9uJL7lWd Fg

http://res1.blogblog.com/tracker/2744857802794512569-3948071364554287032?l=fermelabouche.blogspot.com

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Fermélabouche  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 321  |   Domingo 29-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Corazones sagrados, Juan Pimentel

Ediciones de La Discreta, Madrid, 2oo7. 144 pp. 13 €


http://4.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SburHQUpdJI/AAAAAAAACUY/xqn7SI-Jbow/s200/corazones+sagrados.jpg
Juan Marqués

Del investigador Juan Pimentel (Madrid, 1962) ya son bien conocidos y admirados los ensayos que ha ido produciendo su carácter de apasionado historiador en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. En ellos, y entre otras muchas virtudes, se podían apreciar sus excelentes dotes para la lectura, y no era difícil sospechar que alguien tan hábil para descifrar textos ajenos debía tener un cajón lleno de intentos propios.
Esta actividad literaria, más o menos secreta, ha quedado ahora felizmente demostrada con la silenciosa aparición (en una editorial cuyo nombre parece una simpática declaración de intenciones) de Corazones sagrados, una colección de doce cuentos perfectamente independientes que, sin embargo (y como es habitual en los libros de relatos breves), tienen también voluntad y vocación unitarias y comparten intenciones, en este caso de forma muy clara. Son todos textos que tienen mucho de iniciático, como fragmentos o episodios de una pequeña bildungsroman particular, y en ellos late la retrospección autobiográfica. La contracubierta nos avisa de sus evidentes ecos memorialísticos, pero a la vez nos previene contra las apariencias, recomendándonos sabiamente no ser demasiado crédulos ante lo que se nos relata. Hay al menos tres cuentos protagonizados por un tal Juan, pero ni sabemos si en todos los casos es el mismo, ni —si así fuese— convendría identificarlo automáticamente con el autor, el cual sabe difuminar su yo, consiguiendo, más que un ajuste de cuentas con su infancia, unas narraciones donde subyace una gran complicidad consigo mismo. Tener razón antes de tiempo es una forma de equivocarse, decía no sé qué emperador romano, y no conozco mejor consejo a la hora de leer cualquier género de narrativa, sobre todo si viene teñida por la «realidad» o por el recuerdo íntimo.
Resulta especialmente sugerente ese pequeño cuento que va explorando a lo largo de los años la Plaza de Castilla (que es ya uno de los epicentros de cierta nueva mitología madrileña), cuyo último párrafo puede hacer pensar que no se nos habla tanto de la plaza como del propio relato que estamos terminando de leer, de todo lo que queda por encima y por debajo de nosotros y del texto, intuido y presente pero no visto, no dicho, en una suerte de versión de la teoría del iceberg de Hemingway. Pero también se disfruta del que abre el libro (donde al final hay una justa desmitificación de las drogas expuesta con cierto moralismo contenido y no molesto), o aquel en el que el bañador verde de una adolescente da forma y color al recuerdo (casi como una erótica magdalena proustiana) de un verano muy especial. Algo muy parecido sucede en “Mentiras sobre Ondarreta”, y también el “Primer paseo en bicicleta” supone un hito en la educación sentimental del narrador, invitado por su padre a la valentía vital (y ése es un regalo que, pasados los años, sabe agradecer más que el de la propia BH azul).
Un tono más melancólico y privado tienen las “Cuatro posdatas” que constituyen la segunda y última sección del libro, y que seguramente son también las piezas mejor escritas y las más emocionantes. Son cuentos especialmente breves y también valientes, porque Pimentel no tiene complejos ni prejuicios a la hora de terminar unas páginas preciosas con el deseo de “Que Dios bendiga tu vuelo” (p. 127). Los escritores «posmodernos» padecen un miedo atroz a resultar o parecer cursis o blandos, o a que les crean creyentes, y así renuncian a palabras y símbolos muy valiosos. Su aversión a lo espiritual (y no es lo mismo espiritual que religioso) les hace rechazar también muchas posibilidades de alcanzar cierta belleza o conmoción, que Pimentel aprovecha aquí incluso en el título general del libro. Se puede ser sentimental sin resultar ridículo, o delicado sin caer en lo lacrimógeno, y esto queda completamente demostrado en esas «posdatas»: las cartas que el narrador (o los narradores) envía a su hija Carmen, a su hijo Javier y a su pareja, y la evocación agridulce de su hermana Luisa. En ellas les dice cosas sabias y hermosas, les anima a vivir con intensidad y atención, y les desea felicidad y suerte en un mundo (tanto el «real» —este de aquí, tan nuestro— como el narrativo —ese de «allá», de papel y de tinta—) en el que, si se lee bien, «aún se escucha un silencio antiguo, el eco de una pena honda» (p. 123). Es ese eco del pasado, por encima de cualquier otra cosa, el protagonista verdadero de este inesperado y excelente libro. Un eco que rastrea palabras que nos salven. Un impulso que querría fundar un mundo que no duela.

http://res1.blogblog.com/tracker/23159638-8708383832897623582?l=latormentaenunvaso.blogspot.com

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 436  |   Domingo 29-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Beatus Ille


http://3.bp.blogspot.com/_-5vu6dwayOQ/Sc-jaAVl6-I/AAAAAAAAAFY/62trUEZ7CVI/s400/SierraM%C3%A1gina.jpg
Antonio Muñoz Molina, Beatus Ille, Barcelona, Seix Barral, 1989.

Primera novela de Muñoz Molina, Beatus Ille ya muestra el magisterio literario que el autor derrocha a lo largo de su ya amplia obra. Nos escontramos ante uno de los escritores más importates de la narrativa actual en lengua castellana y de eso se dará amplia cuenta el lector desde el primer capítulo de esta novela. El que se acerque al libro quedará rapidamente preso no sólo de una historia que nos descubre personajes fascinantes, sino de la ágil prosa que a cada momento nos parecerá poesía, y es que este libro invita como pocos a leerlo en voz alta saboreando las palabras que poco a poco van trenzando la trama.
Minaya, un joven estudiante de literatura, regresa a la Mágina de su niñez huyendo del acoso al que lo somete la policía franquista y en busca de materiales para reconstruir la vida y la obra de Jacinto Solana, un olvidado poeta republicano de la generación del 27 de quien alguien le ha hablado entre las clases de su universidad madrileña. Tras descubrir las relaciones de Solana con una parte de su familia comenzará una investigación que le llevará a los difíciles años de la Guerra Civil y a unos personajes llenos de misterio y poesía, que parecían esperar a que Minaya fuera desenredando sus secretos.
El tiempo en Mágina, que parece una ciudad detenida en un pasado que se vuelve presente con los relatos que el protagonista va desempolvando, es vivido como una tregua por Minaya que va desenmascarando al hilo de sus descubrimientos un sorprendente final.
Antonio Muñoz Molina es autor de un buen número de obras, entre las que destacan, El invierno en Lisboa, Los misterios de Madrid o El jinete polaco.




http://res1.blogblog.com/tracker/7092515315999979659-4546117242658288759?l=enelzaguan.blogspot.com

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: enelzaguán  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 587  |   Domingo 29-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

A cincuenta años del adiós a Raymond Chandler


http://www.actualidadliteratura.com/wp-content/uploads/2009/03/double-indemnity.jpg

Cincuenta años pasaron tras la muerte de uno de los escritores más importantes de aquel siglo, Raymond Chandler, habiendo pasado a la historia, y permaneciendo en la memoria de todos nosotros tras la creación de aquel mítico personaje de novelas, Marlowe, nacido recién a los 51 años de Chandler, y siendo esa su primera novela.

Raymond Chandler nació el 22 de julio de 1888, en norteamérica. Pero tras el divorcio de sus padres, fue llevado a Inglaterra donde recibió el fuerte de su formación literaria. Allí se nacionalizó en 1907, y consiguió variados trabajos. Desde periodista, pasando por empleado de bancos, hasta ejecutivo en una empresa petrolífera, de la cual fue despedido por acosar de las secretarias.

Publicó 27 poemas, y luego su primer cuento, titulado The Rose Leaf Romance. A su regreso a Estados Unidos, participó de la Primera Guerra Mundial, y volvió luego radicándose en California, donde vivió hasta el final de su vida. En 1924 contrajo matrimonio con una mujer 18 años mayor que él, llamada Pearl Cecily Bowen (o conocida también como Cissy). No tuvieron hijos, y tras la muerte de ella en 1954, Chandler se dedicó por entero a la escritura.  A partir de aquí se abocó a trabajar en su estilo, que es uno laborioso y muy bien cuidado. Se halló tendiente hacia el estilo de la novela y el cuento negro, y tras publicar el cuento Blackmailer Don´t Shoot, en la revista Black Mask, en pulp, no abandonó más el género.

Mucho se acercó, en su emoción, a Dashiell Hammett, pero en su afán, quizá, imitativo, poco logró, siendo que cada uno de ellos posee un estilo muy propio, así como muy diferente. Chandler trabaja con una ironía y cinismos muy particulares. Lo que sí, de Hammett tomó, fue su denuncia social a las ambiciones de una sociedad capitalista, donde es el dinero y la ambición de un poderío fantasmático lo que motivan las acciones cotidianas.

Entre 1933 y 1939 produjo 19 relatos, y en el ´39 aparece su primera novela, El Sueño Eterno, donde Marlowe ayuda a rescatar a la hija de un rico vejestorio, con un chantaje de por medio, y una posibilidad de fría muerte. Lo que sí, de Chandler se destaca como mejor novela su trabajo El Largo Adiós, de 1953, siendo aquí donde consuma todo su saber, y realza las virtudes de su pluma de un modo sublime.

A la vez, Chandler participó de varios guiones cinematográficos en aquella época de naciente industria. Entre ellos figura Double Indemnity, en el ´43, dirigida por Billy Wilder. También The Black Dahlia, en 1946, pudiendo trabajar con uno de los maestros del cine negro, que fue Fritz Lang.

Son 17 en total sus obras publicadas, entre cuentos y novelas, sin contar las importantes huellas que en el saber y en la emoción de sus lectores ha dejado. Incluyéndome, toda excusa es una buena excusa para recordar a tan grandes escritores.

Raymond Chandler

http://feeds2.feedburner.com/~r/ActualidadLiteratura/~4/oPfez9p_ZxU

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 314  |   Viernes 27-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

La máquina del tiempo

Ya sobre revistas literarias recuerdo haber realizado alguna reseña por estos lares, y hoy traigo nuevas novedades para el público amante de las mensuales entregas. La Máquina del Tiempo es una revista literaria que se distribuye por internet desde hace ya doce años.

Cada treinta días, renuevan su cartelera de recomendados del mes dentro de las últimas publicaciones, una selección de lo mejor del pasado mes, una poesía y una prosa escogida, así como también mantienen las secciones que ya le son propias al sitio oficial de la revista. Como ser textos de diversos autores, un apartado titulado “las mujeres y la literatura”. Mismo, trabajos sobre filosofía, y traducciones en varios idiomas.

La Máquina del tiempo permite que el usuario se suscriba al sitio, para así recibir todos los meses el Newsletter con las novedades, así como también brinda las posibilidades de participar tanto en su taller literario, como de poder publicar bajo su firma editorial.

Interesante resulta en tanto rescatan, a veces del cajón de los recuerdos, textos que realmente figuraban como olvidados en la memoria, al menos, personal. Así me ha ocurrido con varios escritos, pero hoy en particular con uno de Pessoa, gran escritor que disfruto mucho. Aquí reproduzco para los amantes de aquel, como yo.

Escrito en un libro abandonado

Vengo del lado de la Beja.
Voy al centro de Lisboa.
Nada traigo y nada encontraré.
Tengo el cansancio anticipado de lo que no encontraré
Y la nostalgia que siento que no es del pasado ni del futuro.
Dejo escrita en este libro la imagen de mi designio muerto:
Fui como hierbas, y no me arrancaron.

Un sitio que recomiendo para aquellos que estén buscando recobrar textos perdidos, que muchos de ellos son los que La Máquina del tiempo nos brinda.

La maquina del tiempo, Pessoa, poesías, prosa, revista literaria, textos

http://feeds2.feedburner.com/~r/ActualidadLiteratura/~4/4UEbA8GTgLQ

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 358  |   Viernes 27-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

La edición no ama la velocidad

Hace unos cuantos años, en el número que la (difunta) revista Archipiélago dedicó a Editar en tiempos de gigantes, a la batalla que los pequeños editores independientes libraban, denodadamente, por librar a las palabras de controles arteros y comerciales, Manuel Borrás, el artífice de la legendaria editorial Pre-Textos, argumentaba que la velocidad, la celeridad en la sucesión indiscriminada de títulos y autores en las mesas de novedades, respondía más a imperativos especulativos que a los ritmos de trabajo del editor cabal: "me inquieta", escribía Borrás, "también la velocidad que condiciona nuestra actividad
empresarial en esa loca rotación de novedades que han impuesto los grandes grupos de edición. Unos libros sepultan a otros y su cantidad no está colaborando a elevar la calidad de lectura de todo aquel que honestamente se interesa por la cultura. Tengo para mí que nada urgente es en el fondo importante. Para acometer nuestro trabajo con rigor se requiere sosiego y, lo repito, saber esperar. Ningún proyecto por más que lo provoquemos saldrá mejor si no contesta al ritmo que su complejidad o sencillez nos imponga. Estamos instalados, en cambio, en una dinámica en la que la velocidad parece la garante empresarial en la consecución de resultados de rentabilidad. Nuestra editorial ha demostrado que se puede hacer una labor tan meritoria, en lo que a la difusión de la cultura respecta así como en lo que a lograr las metas de rentabilidad atañe, sabiendo actuar sobre los espacios en blanco que las grandes editoriales desatienden". En la edición de ayer del diario francés Le Monde, Antoine Jaccottet, editor del nuevo sello editorial Le Bruit du Temps, decía: "la edición no ama la velocidad".


http://www.literaturas.com/Borras2.JPG" alt="http://tbn1.google.com/images?q=tbn :H-FVzcxxK2GsPM:http://www.literaturas.com/Borras2.JPG" class="user_tagged_image" border="0"/>


http://weblogs.madrimasd.org/futurosdellibro/aggbug/115340.aspx

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Futuroslibro  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 328  |   Viernes 27-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

El nombre del mundo es bosque, Ursula K. Le Guin


http://4.bp.blogspot.com/_BTr9ze_kEzE/Scyjo-3KXFI/AAAAAAAAAsI/xmGQgmWxOmY/s320/nombrebosque.jpg





El nombre del mundo es bosque
(The word for world is forest)
Ursula K. Le Guin
Minotauro



El nombre del mundo es bosque se publicó en 1976, aunque está basada en una novella que Ursula K. Le Guin escribió en 1972 y que mereció el Premio Hugo. Forma parte de lo que se conoce como el Ciclo Hainish o Ekumen. A pesar de que la autora niega la existencia real de una saga (como sí se confirma en las novelas de Terramar), es indudable que todas las historias que se enmarcan en dicho ciclo tienen elementos comunes.

Tres de las principales historias ambientadas en este ciclo son La mano izquierda de la oscuridad (1969), Los desposeídos (1974) y El nombre del mundo es bosque (publicada en tercer lugar pero cuya creación la sitúa en segundo puesto), que hace un año Minotauro publicó en un volumen conjunto, Los mundos de Ursula K. Le Guin.

La ciencia-ficción de Le Guin se caracteriza por su interés en las ciencias sociales; así, aunque las historias estén situadas en mundos imaginarios, todas están empapadas de reflexiones antropológicas y sociológicas, en donde la cultura, la identidad sexual, el feminismo y la ecología son temas fundamentales.

En el universo Hainish conviven diferentes razas descendientes de una civilización humanoide ancestral que habitaba el planeta Hain y que colonizó numerosos planetas, incluido la Tierra. Si bien la mayoría de las razas resultantes son similares a la humana, la ingeniería genética provocó importantes modificaciones; en el momento actual cada colonia actúa en solitario, olvidando el resto de mundos afines. Las historias de este ciclo se centran en los esfuerzos por restablecer la civilización a escala galáctica mediantes viajes interestelares y la utilización del “ansible”, que permite la comunicación instantánea a pesar de los años-luz de distancia. Para ello, en una primera fase se crea la Liga de los Mundos, formada por nueve planetas conocidos y sus colonias; mientras en la segunda fase (que empieza en La mano izquierda de la oscuridad), los ochenta planetas restantes se unen en el Ekumen (“el mundo inhabitado”).


http://res1.blogblog.com/tracker/3111002463579669253-5946928396516738348?l=larayuelacosmicomica.blogspot.com

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: RayuelaCosmicómica  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 337  |   Viernes 27-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Mendel el de los libros, Stefan Zweig

Trad. Berta Vias Mahou. Acantilado, Barcelona, 2009. 64 pp. 9 €


http://3.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/Scq6gZ8FpUI/AAAAAAAACVI/rokw4Wq_Ar8/s200/Mendel+el+de+los+libros.jpg
María Ruisánchez Ortega

Mendel el de los libros es un relato que ha permanecido inédito en castellano hasta este momento. Acantilado nos trae de nuevo a Stefan Zweig con una novela escrita en 1929, que versa sobre la exclusión, y retrata la Viena nazi, a través de un personaje, Jakob Mendel, extraño ser, librero de profesión, que vive ensimismado en una realidad diferente y opuesta a la de sus contemporáneos.
Cualquier librero querría tener esa memoria prodigiosa de la que hace gala Mendel para almacenar tantos datos, precios y detalles acerca de los libros que atesora. Cada tomo le cae en las manos como un regalo que escrupulosamente disecciona. Único en apreciar lo que hay detrás y entre las cosas. Capaz de encontrar cualquier ejemplar. El personaje de Mendel, no se narra a sí mismo, no piensa en párrafos, a penas habla, son los que le rodean los que lo describen. Pero a pesar de que tenemos un punto de vista externo, nos damos cuenta de cómo esto le confiere al personaje más profundidad, que si estuviésemos alojados en su cabeza, viendo por sus ojos a través de sus lentes gruesas, ya que sólo descifraríamos unas letras que se arremolinarían en valiosas hojas. Sería cómo estar dentro de una computadora, una base de datos llena de libros, precios, editoriales y tamaños. Por eso, paradójicamente, la visión externa del personaje, nos retrata a Mendel mejor, de lo que él mismo podría retratarse.
Tan importante como el personaje, es también en esta novela el lugar, un café Gluck en el que se ve la transición de una época, donde los viejos valores humanos van perdiendo potestad a favor del progreso, y un mundo más práctico, más productivo, con más beneficios, que deja de lado a las personas. En este sentido encontramos la metáfora en la propia remodelación del café, su cambio de dueño, y con ello, el cambio brutal de época histórica. No olvidemos, que ese lugar conforma todo el mundo de Mendel.
Stefan Zweig utiliza un lenguaje sencillo, conciso, elegante, salpicado de frases para la eternidad, demoledoras: «Mendel ya no era Mendel, como el mundo ya no era el mundo». Este lenguaje sin artificios es perfecto para la fábula, para la alegoría. Al leer este relato he sentido la necesidad de extrapolarlo, arrebatarle las épocas y los tiempos, para confirmarme que también hoy, en el mundo que nos rodea existe una exclusión total hacia el diferente, hacia el que hace su vida en otro mundo, hacia el inteligente. A menudo pensamos que se premia una conducta intelectual, pero los medios de comunicación, la gente de a píe da constantemente bofetadas al saber, lo excluye de sus vidas, porque pensar, quizás, es demasiado doloroso. Y esto es lo que he visto en Mendel, como un hecho absurdo, como la ignorancia extrema, lleva a un hombre a la muerte.
No en vano, la novela concluye con estas líneas: «Precisamente yo, que debía saber que los libros sólo se escriben para, por encima del propio aliento, unir a los seres humanos, y así defendernos frente al inexorable reverso de toda la existencia: la fugacidad y el olvido».

http://res1.blogblog.com/tracker/23159638-164943299409359123?l=latormentaenunvaso.blogspot.com

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 297  |   Jueves 26-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Las bibliotecas como autodefensa intelectual

El comité FAIFE (Freedom of Access to Infomation and Freedom of Expression, Libertad de acceso a la información y libertad de expresión) del IFLA, (Federación internacional de bibliotecas asociadas), acaba de publicar el informe Access to libraries and information: Towards a fairer world (Acceso a las bibliotecas y a la información: hacia un mundo más justo), donde se nos recuerda que el problema fundamental del acceso a la información no son tanto los medios o los instrumentos (hace pocos días pudimos ver las coloridas pantallas del FLEPia de Fujitsu) como las enormes brechas ocasionadas por la desigualdad de oportunidades educativas, políticas y económicas. Las bibliotecas, como dice Jane Duncan, son y deben seguir siendo nuestra "intellectual self-defense", el espacio donde construyamos nuestra estrategia de autodefensa intelectual.


http://img.europapress.es/fotoweb/fotonoticia_20090320182234.jpg


http://weblogs.madrimasd.org/futurosdellibro/aggbug/115266.aspx

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Futuroslibro  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 322  |   Jueves 26-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Envidia, Yuri Olesha

Trad. Marta Rebón. Acantilado, Barcelona, 2009. 200 pp. 17 €


http://4.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SbbLB2BYqfI/AAAAAAAACT4/AxDTm6fq6aw/s200/envidiadeYuriOlesha.jpg
Carmen Fernández Etreros

Yuri Olesha es considerado como uno de los mejores escritores rusos del siglo XX y, sin embargo, es casi un desconocido para los lectores europeos. Yuri Olesha (Ucrania, 1899 - Moscú, 1960) presenta en esta novela Envidia una sátira original sobre la sociedad rusa de la época y sobre las consecuencias irreparables del asentamiento de un sentimiento tan básico como la envidia en el alma humana.
El escritor Yuri Olesha nació en el seno de una familia noble de origen polaco, estudió en la Universidad de Novoróssiya, sirvió en el Ejército Rojo y ejerció como periodista. En 1922 se instaló en Moscú y colaboró en el periódico Gudok, junto con Mijaíl Bulgákov e Ilf & Petrov. Entre sus obras destacan la novela Los tres gordinflones (1928) editada en España por Siruela en 1992 y la comedia La lista de las recompensas (1931).
Esta novela Envidia (1927) se considera su obra cumbre y, gracias a la Editorial Acantilado que la ha editado recientemente, podemos ahora disfrutar de su ironía y cinismo. Su argumento es sencillo: Un hombre Andréi Bábichev es considerado un ciudadano ejemplar para el sistema. Trabaja como director de una fábrica de alimentos cuya misión es proveer de salchichas al proletariado. El azar y la mala suerte le lleva una noche a encontrarse con Nikolái Kavalérov, que acaba de ser expulsado borracho de una taberna. Andréi lo invita a vivir en el sofá de su casa y, a trabajar para él a cambio corrigiendo pruebas. Pero este amable gesto no bastará para atemperar el odio teñido de envidia que se va asentando y creciendo en silencio hacia su benefactor. Ese único sentimiento «la envidia» se convertirá en el peor enemigo del “hombre admirable” para la sociedad, una vez que se instala definitivamente en el corazón de Nicolái:
«—...Sí, la envidia. Aquí se tiene que representar un drama, uno de esos grandiosos dramas del teatro de la historia que durante mucho tiempo suscitan en la humanidad el llanto, el éxtasis, la compasión y la ira. Usted aunque no lo comprenda es el portador de una misión histórica. Usted es, por decirlo así, un grumo. Un grumo de envidia de la época que perece. La época moribunda envidia lo que la desplaza» (p. 130).
Aunque la novela al principio parece un alegato a favor del sistema, y así paso desapercibida para la crítica de la época, a medida que avanzamos en la lectura nos damos cuenta del ataque velado y certero. Un papel destacado supone el personaje del hermano de Andréi, Iván, hombre excéntrico, vengativo e intrigante, que incitará y alimentará la envidia de Kavalerov en una «conspiración de los sentimientos», incluso hasta hacerle pensar en el asesinato del «hombre honorable».
De Envidia hay que valorar sin duda el análisis psicológico de los personajes, y sobretodo la descripción minuciosa del carácter dubitativo de su protagonista Nicolái Kavalerov a través de sus pensamientos, sus paseos por la ciudad o sus conversaciones con Iván. En estos reconocemos la crítica del autor, sus dudas y ataques al sistema.
Una novela diferente a las que nos encontramos en el panorama literario actual y que sorprende por esa defensa del poder de los sentimientos, «de una conspiración de sentimientos» como motor de cambios insospechados. Un simple sentimiento humano y natural como la envidia puede poner en peligro toda la maquinaria de la vida cotidiana, e incluso a veces puede herir de muerte una sociedad.

http://res1.blogblog.com/tracker/23159638-6926766841080133981?l=latormentaenunvaso.blogspot.com

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 343  |   Miércoles 25-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

La Gran Guerra, John H. Morrow Jr.

Trad. David León Gómez. Edhasa 2008. 764 pgs. 40,50 €


http://1.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SbamYqQ6SKI/AAAAAAAACTg/McBa7z9f0e4/s200/la+gran+guerra.jpg
Alberto Luque Cortina

Es muy probable que en el futuro las dos guerras mundiales del siglo XX se estudien como un solo conflicto de treinta años de duración, un gran tsunami del que aún padecemos la última y más devastadora ola, la producida entre los años 1939 y 1945, Hitler, el exterminio judío, la bomba atómica, el «nuevo» orden mundial siempre igual de viejo. Aunque la Segunda Guerra Mundial ocupa un lugar destacado en el imaginario popular, su hermana mayor, la guerra del 14, la primera, la Gran Guerra, constituye en mi opinión uno de los momentos más trascendentales de la historia moderna de Occidente, como lo fue en su momento la colonización europea de América, por lo que supuso de quiebra de los principios y valores dominantes hasta la fecha.
Premonitoriamente, la noche en que Inglaterra declaró la guerra a Alemania, Sir Edward Grey, ministro británico de Asuntos Exteriores, afirmó: «Se están apagando las luces de toda Europa, y no vamos a volver a verlas brillar en nuestra vida». Aún hoy resulta difícil evaluar las consecuencias de este conflicto. La Gran Guerra, de John H. Morrow Jr., es un intento de ofrecer nuevas perspectivas a esta contienda, cuya historiografía, entre la que destaca la obra de Hew Strachan, no es muy abundante en el mercado español, si bien es cierto que la cultura occidental se ha hecho eco de la Primera Guerra a través de múltiples manifestaciones, muchas de ellas sobresalientes: desde la literatura autobiográfica –Adiós a todo eso (Robert Graves, 1929) –, a la novela basada en la experiencia personal –El fuego (Henry Barbusse, 1917), o Sin novedad en el Frente (Erich Maria Remarke, 1927) –, pasando por el cine –Senderos de Gloria (Stanley Kubrick, 1957) o Gallipoli (Peter Weir, 1981) – hasta los inquietantes grabados y pinturas de Otto Dix. Todas estas obras subrayan la barbarie de una guerra para la que, merced a los nuevos avances tecnológicos, ninguno de los bandos estaba preparado.
El estudio de Morrow, profesor de Historia de la Universidad de Georgia, es muy revelador en este sentido. En primer lugar, los importantes avances tecnológicos propiciaron las mejoras del armamento tradicional y la invención de nuevas armas, como los obuses y morteros, los lanzallamas o las ametralladoras, los tanques o las nubes de gas, frente a las cuales las viejas estrategias militares, como las cargas de caballería, resultaban inoperantes y por completo desastrosas. A esto debe sumarse una deficiente operatividad sustentada muchas veces en pésimas comunicaciones y rígidas cadenas de mando cuyas órdenes eran emitidas desde lugares alejados del campo de batalla.
Todos estos errores se pagaron con un elevado coste humano. Más de nueve millones de soldados perecieron en acciones, muchas de ellas suicidas, donde el honor nacional y un trasnochado sentido del deber se anteponían a la vida de los combatientes. Este espíritu parece reflejarse en la contundente respuesta del general alemán Von Falkenhayn al canciller Hollweg, tras conocer la entrada de los ingleses en la guerra: «Aún si perecemos, habrá sido una experiencia exquisita». Su epitafio, según los datos de Borrow: 2,3 millones de soldados rusos muertos; 2 millones de alemanes; casi 2 millones de soldados franceses; austrohúngaros: 1.000.000; británicos: 800.000; turcos: 770.000; 450.000 italianos; 126.000 estadounidenses; serbios: 125.000; australianos: 59.000; canadienses: 57.000; belgas: 40.000; senegaleses: 29.500. Esto sin contar otros pequeños contingentes y las víctimas civiles, entre las que se hallan cientos de miles de armenios.
Los datos aportados por el autor sobre la evolución de la guerra en los diversos frentes son muy significativos, y en el caso francés apelan directamente a la incompetencia del general Joffre y su nefasto sucesor Robert Nivelle, quien hizo famosa la frase, después utilizada en contextos bien distintos, «Ils ne passeront pas!» («¡No pasarán!»). El 21 de agosto de 1914, por ejemplo, en la batalla de Charleroi, los franceses sufrieron 130.000 bajas. De los dos millones de soldados galos muertos, 450.000 cayeron en los cuatro primeros meses de guerra. Estas cifras son extensibles al resto de contendientes. A modo de ejemplo, en el primer año de guerra, de los 1.100 combatientes del batallón de fusileros reales de Gales sólo sobrevivieron 86 tras tres semanas de combate en Ypres.
En contra de las intenciones alemanas, la invasión de Francia y Bélgica pronto se estancó, dando lugar a la guerra de trincheras y a una prolongación ruinosa del conflicto. Muchas posiciones, a veces sólo separadas por unas decenas de metros, apenas llegaron a moverse durante los tres años y medio siguientes y sólo a costa de numerosas vidas. La mortandad continuó en 1915. Las cuatro quintas partes de las tropas de la Entente apostadas en Tesalónica murieron de paludi...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 996  |   Martes 24-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Fabio Morabito, del cuento infantil a la novela erótica


http://www.actualidadliteratura.com/wp-content/uploads/2009/03/morabito.jpg

Me llamó mucho la atención esta noticia sobre el poeta mexicano Fabio Morabito, quien presentó hace pocos días su nuevo libro, en un acto en Barcelona, acompañado por Jorge Herralde, director de la editorial que lanzó el trabajo, Anagrama.

La novela nació, según explicó el autor, como un cuento infantil, con elementos que tenía muy en claro. Un chico de doce años con mucha memoria, y una cuarentona que perdió un hijo y sólo quiere olvidarlo todo. Pero, a medida que fue hilando fino en su relato, descubrió que los personajes y las situaciones resultaban mucho más partidarias a otra tonalidad de texto. Y es que ambos personajes se relacionan en torno a un cementerio como “personaje principal”, basado en uno real que existe en el sur de la Ciudad de México, donde Morabito vivió mucho tiempo.

Entre ambos personajes se hila una historia bastante particular, ya que el chico, Emilio, al tener doce años se encuentra en el punto exacto donde la ambiguedad entre la infancia y el deseo se hace más explícita. A la vez que Eurídice, la mujer, se encuentra en un muy endeble estado, y su profesión de masajista da pie a que sea el físico el lenguaje escogido para el diálogo.

La novela se llama “Emilio, los chistes y la muerte“, y según voz del propio autor es “una novela en la que cuenta más el lenguaje físico y gestual que lo que dicen los personajes“.

cuento infantil, Emilio los chistes y la muerte, Fabio Morabito, novela erótica

http://feeds2.feedburner.com/~r/ActualidadLiteratura/~4/aEENirvrHyg

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 426  |   Martes 24-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Fermélabouche  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 323  |   Martes 24-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Tecnologías de la escritura o comprender lo que está pasando

Para comprender lo que está pasando hace falta, claro, conocimiento profesional del medio editorial. Es un requisito necesario, pero insuficiente. Para comprender lo que está pasándole a los libros de papel, a los editores, a los agentes implicados en el campo editorial, a los modos y maneras en que creamos y comunicamos lo que creamos, hace falta echar la vista atrás y explorar a lo largo de la historia la evolución de las tecnologías de la escritura, de sus dispositivos, de las prácticas asociadas. Propongo hoy un recorrido bibliográfico del paleolítico superior al ciberespacio.


http://www.turnerlibros.com/media/Ou1/Portadas/noema/9788475068626_portada.jpg


http://weblogs.madrimasd.org/futurosdellibro/aggbug/115088.aspx

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Futuroslibro  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 308  |   Martes 24-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

La montaña mágica - Thomas Mann

Editorial Edhasa, 2008.
http://1.bp.blogspot.com/_LWBvf8x34us/ScgchZ41F_I/AAAAAAAAAt8/4FemvhzOjAI/s320/La+monta%C3%B1a+m%C3%A1gica-Mann.bmp

Traducción de Isabel García Adánez.
Thomas Mann, escritor Alemán (1875 - 1955); Premio Nobel 1929.

Esta obra monumental inicia con las descripciones del paisaje en el trayecto de Hans Castorp hacia Davos Platz, en los Alpes suizos, entremezclando la visión de los desfiladeros abismales con las reflexiones del narrador y del protagonista, quien quiere cambiar de vida al menos por unas semanas: "sentirse transportado a regiones donde no había respirado jamás". En ese lugar visitará a su primo Joachim, un joven militar que anhela su pronto retorno a las filas, pero que se encuentra en tratamiento debido a la tuberculosis.
Algunas ideas, como la del olvido a través del tiempo y la distancia, me llamaron especialmente la atención; se dice que el tiempo en la montaña transcurre de otra manera. Parte de lo que hace la diferencia es el sanatorio Berghof, así como la enfermedad de los que habitan ahí.
Se narra que Hans quedó huérfano desde pequeño (muy pronto comienza a enfrentarse a la muerte) pero que logra sortear cualquier adversidad, crecer entre buenos tratos y todas las comodidades propias de una vida burguesa, a la que se encuentra muy apegado.
Tras llegar a su destino, el protagonista se enfrentará con una buena cantidad de personajes, entre los que destacan los filósofos Settembrini y Naphta, la rusa Clavdia (en quien concreta sus aspiraciones amorosas), el interesante doctor Behrens y el enigmático Peeperkorn, dueño de una personalidad insustancial y atrayente; objeto de interesantes comentarios y “análisis”:
"Sin embargo, distinguir la estupidez de la inteligencia a veces constituye un auténtico misterio".
Se trata de un sanatorio de ninguna manera considerado como un sitio para sufrir (indudablemente se trataba de un lugar de lujo, sólo asequible para quien pudiera costearlo), pese a la evidente tragedia -apenas oculta mediante una vasta red de sutilezas- continuamente acontecida entre sus paredes. De cualquier manera, el dolor de los más enfermos se empieza a revelar muy pronto y de manera desgarradora.
Entre todas las situaciones que se van dando, la presencia del humanista italiano Settembrini es determinante para dar a la novela una dimensión especulativa. El autor enriquece la trama con consideraciones que bien pueden estar puestas en boca de este personaje y sus interlocutores (principalmente) o en la voz del narrador.
La relación con la música también se enfoca en estas páginas a mostrar la influencia positiva o negativa que puede tener en el comportamiento del hombre, y en su posible carga moral.

Más adelante, Hans Castorp parece haber enfermado realmente, aunque él mismo aclara, en un primer momento, que no es su adaptación a ese medio lo que le hace sentirse mal, sino la plena convivencia con las personas del sanatorio. De cualquier manera, la corta estancia planeada se transformará en siete años de permanencia en la montaña.

Un asunto importante, que se retomará constantemente en esta obra, es el referente a un recuerdo escolar muy especial: la figura Pribislav Hippe que predominó durante un tiempo en sus pensamientos, y que ahora se relacionará con Clavdia Chauchat, una de las pacientes, de la cual Hans está "perdidamente enamorado". En su relación con ella, lo perceptivo supera cualquier aspecto tangible. El joven se encuentra tan vulnerable con respecto a esta situación tan intensa y al mismo tiempo subjetiva, que no le importa que los demás se percaten de su agitación interior. El detalle de querer enfermar para identificarse con ella en todo lo posible, indica que no sólo el tiempo adquiere otra dimensión en ese lugar, ya que las emociones se maximizan y los detalles más nimios se perciben con fuerza inusual.

Una y otra vez volverá la idea de la medición del tiempo, aunque es comprensible que en esa situación tan insegura y vacilante, cobrara otra dimensión. Entre estas incesantes reflexiones, destaca, desde mi punto de vista, una que habla de los periodos que realmente se disfrutan y que se recuerdan especialmente; de lo enriquecedor que supone una nueva experiencia, mientras que lo rutinario hace que veamos el pasar del tiempo de manera tan similar, que largos periodos pueden pasar desapercibidos. En esta misma línea, el asunto de los procesos cíclicos que se dan de acuerdo a las estaciones, me llevó a pensar en la realidad de que todo se repite una y otra vez. Me encantó la comparación que se hace con un carrusel.
"No existe el movimiento direccional, no existe la duración en ninguno de los puntos, y la eternidad no consiste en una línea que siempre apunta hacia delante, sino en un carrusel... ¡Un carrusel!"
En cierto punto Hans y Joachim son invitados por el doctor Behrens a admirar su colección artística, de lo que deriva una extensa charla sobre anatomía, preámbulo perfecto para la parte siguiente, en la cual se hacen una serie d...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: EnelTintero  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 2253  |   Martes 24-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Historia de las despedidas, Pedro Sorela

3

Respuestas
Alianza Editorial, Madrid, 2008. 299 pp. 18 €


http://1.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SbafP4IZiPI/AAAAAAAACTY/KIbdcj5aht4/s200/historia_de_las_despedidas.jpg
Alba González Sanz

Un personaje de este libro se pregunta, como metafísica apertura, dónde empiezan los viajes. Sus respuestas van desde el control de pasaportes de un aeropuerto a su propia vida en el momento del relato, pero no dan una mejor que una vez escuché de alguien acostumbrado a estas lides: un viaje comienza en el asiento del avión, a punto de despegar, cuando todo son nervios porque uno está al borde de la aventura. Un viaje empieza en los despegues, en el último pitido del tren dentro de la estación, un instante breve en todo caso que pronto queda eclipsado por otros asuntos pero cuya emoción condensada es única. Así los cuentos.
Pedro Sorela (Bogotá, 1951) presenta y mantiene, en el conjunto de su obra narrativa, una de las propuestas más innovadoras y más sólidas con las que se va a enfrentar el lector. Opinión tal vez demasiado tajante pero que sostienen, a mi juicio, no sólo sus colecciones de cuentos como esta reciente Historia de las despedidas, sino novelas como Viajes de Niebla o Ya verás (publicadas ambas en Alfaguara). La innovación tiene, lo mismo en estos cuentos, diversos factores. Uno de las más notables es la fusión de tradiciones que distingue la creación de mundos de este escritor hijo de familia hispano-colombiana con una capacidad lectora y de conexión portentosa. También la muy bien entendida sensación de movimiento al encarar la acción, que en su última entrega de cuentos es fundamental y, en general, conecta con la presencia del viaje y sus implicaciones más estrechas en toda su obra previa. No falta tampoco una exploración de las capacidades del lenguaje para construir la ficción, un intento de ir más allá con las viejas fórmulas, empresa arriesgada para quien, por generación, bien podía estar a otros asuntos, a más cómodos realismos y menos disquisiciones sobre fronteras en la escritura, en los géneros o en los trayectos.
Y las tramas, claro. Historia de las despedidas es un viaje por muchos viajes, por muchas vidas y muchas geografías. Es una mirada sobre la India que no toma un tópico si no es para hacer que lo olvidemos bajo una nueva propuesta: léase entonces lo que le ocurre a un postmoderno Pigmalión en el breve Lo que cuelga de los ojos, dentro del segundo relato del libro Neura de tigre en Rantampoor. Son más los destinos y podemos pensar que estos cuentos se construyen sobre geografías íntimas, como el genial Aquí nos vemos de John Berger pero con una mayor distancia vivencial en la voz, en las voces, que nos van acompañando en cada relato. Así hay un París y una Venecia de postal que esconden en su apariencia plastificada para el viajero inexperto, secretos mucho más profundos. Están Barcelona y El Salvador, Ámsterdam y el Norte de África, todo lo que se esconde bajo el inquietante genérico con el que nos referimos a la Europa que queda entre Alemania y Rusia, marco intangible en el que puede darse un relato como “Nada que ver en Miskolc”: lo que parece una vuelta a los paisajes de la infancia adquiere al final giros de verdadera locura.
Las ciudades no son nada sin sus habitantes, esto es, sin los amantes (solos, en parejas, en extrañas y libres asociaciones) que dotan de literatura y fragor a las calles. Hay muchas parejas (o lo que antaño lo fueron o aún no lo son, potenciales andróginos) gastando suelas en estas ciudades. Podríamos decir que dotan de espesor al libro al hacer que estos viajes no sean meros catálogos de lugares, sino fogonazos de emociones de quienes en un momento de su vida, lejos de hipotéticos centros, se hallan sorprendidos o asustados, felices o tremendamente solos, en cualquier lugar del mundo. Si pensamos además que el viaje tiene todas las potencialidades de lo que no es pero podría ocurrir porque lejos de ese centro cambian las reglas, encontraremos una constante en algunos relatos: el sujeto que se descubre en el otro, en lo extraño, en las decisiones que de otro modo, en otro espacio, no habría tomado. En el riesgo de la fábula que decide vivirse y no sólo contarse.
Las historias de este libro están trazadas sabiendo muy bien cómo operan la casualidad y la concatenación de azares. Probablemente estén pensadas para que la extrañeza embargue al lector a la vez que lo obligue a asentir ante los sucesos extraños que puedan darse en ciertos momentos (los relatos hindúes, en este punto, son reveladores). Yuxtaposición y sorpresa en todo menos en el lenguaje, donde hay mucho más que oficio, hay toda la capacidad de no dejar escapar la morbidezza, de saber pintarla, como desea el aprendiz del taller veneciano en uno de los relatos.
Historia de las despedidas tiene más de una veintena de cuentos y es justo decir que por los muchos que sorprenden, que suenan tremendamente frescos y son apuesta de novedad para el relato, hay alguno que puede dejar la sensación de no haber lleg...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 3  |  Visitas: 393  |   Lunes 23-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

El libro negro de los secretos, E.F. Higgins

Trad. Mireia Terés Loriente. Puck, Barcelona, 2008. 253 pp. 13 €


http://1.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SbQjQrIsa4I/AAAAAAAACSY/u5CTFJW48-g/s200/el+libro+negro+de+los+secretos.jpg
Sofía Rhei

Es posible que, ante la gran cantidad de libros juveniles con portadas parecidas, llenas de elementos posiblemente mágicos, oscuros, intrigantes y anacrónicos, pueda ser difícil distinguir unos libros de otros, e identificar cuales son los más adecuados para cada lector o cada edad. Bien es verdad que la estela rowlingniana ha dejado una profunda huella en el diseño (no sólo gráfico) de los libros, y que esa presencia de elementos comunes puede dar lugar a error. Por ejemplo, ¿es El libro negro de los secretos un libro de fantasía o solo de ficción? ¿Trata elementos oscuros, satánicos, criminales? ¿Es una lectura de calidad o un nuevo golpe de efecto? ¿Se trata de un libro juvenil, como sugiere su aspecto?
Respuestas: no es un libro de fantasía, aunque lo pueda parecer. Tiene elementos criminales, pero poco oscuros, y desde luego no satánicos (aunque la trama incluya una pequeña reflexión acerca de las advertencias clericales). Su calidad literaria es alta, y el objetivo del autor es conseguir una escritura atemporal, con reminiscencias victorianas. Y solo se trata de un libro juvenil en la medida de que no contiene temas que habitualmente están poco recomendados para los jóvenes, pero tampoco es un libro modelado para adolescentes, de esos que persiguen satisfacerles a cualquier precio. De hecho, el libro sólo contiene en un grado muy pequeño la famosa «tensión sexual no resuelta» tan importante en esa franja de edad. Se trata de un buen libro, a secas; no busca los golpes de efecto, pero los encuentra gracias a la solidez de su trama. Absolutamente cualquier lector puede disfrutar mucho de él, pues el motor principal de la acción son los secretos privados de las personas, y esto quiere decir sus pasiones, sus errores, sus debilidades y sus crímenes.
En un entorno decimonónico y rural, en esa Inglaterra casi abstracta, un viajero aparentemente errante se instala en un pueblo perdido, y se anuncia como prestamista. Pero poco a poco sus habitantes van descubriendo que la verdadera mercancía que él compra no es otra que los secretos de las personas. Cada noche, una persona del pueblo se acerca a la casa del prestamista y le confiesa uno de sus secretos a cambio de dinero… y hasta ahí podemos contar. El narrador es el joven aprendiz del prestamista, un pequeño pícaro procedente de La Ciudad (versión algo expresionista de los barrios bajos del Londres de la época), que sufre una evolución personal al conocer al prestamista, y que también tiene sus propios secretos.
Esta reflexión sobre la naturaleza humana, sobre los tipos psicológicos y las situaciones extremas en las que las personas pueden verse forzadas a actuar en contra de su voluntad, sobre las desigualdades, las mentiras y las verdades, se deja leer estupendamente (gracias a la acertada traducción) y tiene algo de novela policíaca y psicológica envuelta en la bruma inglesa, algo de ese ambiente en el que cualquier cosa parece posible tan apreciado por los amantes de la fantasía y algo de aventura clásica en plan La isla del tesoro, tono proporcionado por el punto de vista del joven ayudante.
Para regalar y disfrutar.

http://res1.blogblog.com/tracker/23159638-4075015712010291525?l=latormentaenunvaso.blogspot.com

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 333  |   Lunes 23-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Montero publicará una obra sobre la infancia de Ángel Gonzáles


http://www.actualidadliteratura.com/wp-content/uploads/2009/03/montero.bmp

Será en la próxima feria del libro de Madrid que el poeta andaluz, Luís García Montero, presentará su nuevo libro, que trata sobre la infancia y la adolescencia del poeta Ángel Gonzáles. La publicación será por Alfaguara, y se espera su aparición para el 13 de mayo.

El título de la obra será “Mañana no será lo que Dios quiera“, y ha permanecido con la forma de una novela, pese a haber nacido, originalmente, de los testimonios, recuerdos, y textos dispersos de Ángel Gonzáles. “Todos reales”, ha dicho Montero, quien no lamentó que la obra se haya ganado una forma tan propia. Y a la vez contó que en el libro aparecerán sus recuerdos de la Repúblico, de la Guerra Civil y posguerra, y de la Revolución de Asturias también.

Montero, quien forma parte hoy en día, como jurado, del Premio de Poesía Fray Luís de León, convocado por la Diputación Provincial de Cuenca, se ha mostrado contento con su proyecto de pronta publicación, ya quemucha es la insidencia que aquel poeta asturiano tuvo en su vida y en su carrera.

Ángel Gonzáles, Luís García Montero, novela biográfica

http://feeds2.feedburner.com/~r/ActualidadLiteratura/~4/_59g_jPz4Z0

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 316  |   Lunes 23-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

El español Isaac Rosa, ganador del premio a la mejor novela del 2008


http://www.actualidadliteratura.com/wp-content/uploads/2009/03/rosa.bmp

Con su novela, “El país del miedo“, Isaac Rosa logró vencer a prometedores títulos como “El comienzo de la primavera“, de Pron, “Sal”, de Manuel García Rubio, “Paraíso Inhabitado“, de Ana María Matute, o “La familia de mi padre“, de Lolita Bosch.

El autor aseguró, tras haber recibido su premio (150.000 euros), que el libro es uno de resistencia, que busca que los lectores con pensamiento crítico aprendan a resistir. Y es que trabaja la reflexión sobre los temores que dominan, en común, a todas las sociedades modernas. Y es que, según el propio autor, es el poder el primer beneficiario del temor de una sociedad, consiguiendo por medio de ésto a ciudadanos más dóciles.

El premio a mejor novela se otorga cada año, desde el 2002, a cualquiera en castellano que hubiere sido publicada en el curso del año por cualquier editorial. Y la dotación del premio se destina a la promoción de la obra ganadora. Fue, en éste caso, durante una velada celebrada en madrid que se dio a conocer a Rosas como ganador del premio. A la misma asistieron el ministro de Cultura de España, César Antonio Molina, el presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara, y varios escritores.

En anteriores ocasiones el premio fue otorgado a novelas como “Veinte años y un día”, de Jorge Semprún; “Doctor Pasavento”, de Enrique Vila-Matas, o “El Cielo raso”, de Álvaro Pombo.

El país del miedo, Isaac Rosa, premios, premios mejor novela 2008

http://feeds2.feedburner.com/~r/ActualidadLiteratura/~4/WV8DDbL9LFQ

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 325  |   Lunes 23-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

El libro negro de los secretos, E.F.Higgins

Puck, Barcelona, 2008. 253 pp.13 €.


http://1.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SbQjQrIsa4I/AAAAAAAACSY/u5CTFJW48-g/s200/el+libro+negro+de+los+secretos.jpg
Sofía Rhei

Es posible que, ante la gran cantidad de libros juveniles con portadas parecidas, llenas de elementos posiblemente mágicos, oscuros, intrigantes y anacrónicos, pueda ser difícil distinguir unos libros de otros, e identificar cuales son los más adecuados para cada lector o cada edad. Bien es verdad que la estela rowlingniana ha dejado una profunda huella en el diseño (no sólo gráfico) de los libros, y que esa presencia de elementos comunes puede dar lugar a error. Por ejemplo, ¿es El libro negro de los secretos un libro de fantasía o solo de ficción? ¿Trata elementos oscuros, satánicos, criminales? ¿Es una lectura de calidad o un nuevo golpe de efecto? ¿Se trata de un libro juvenil, como sugiere su aspecto?
Respuestas: No es un libro de fantasía, aunque lo pueda parecer. Tiene elementos criminales, pero poco oscuros, y desde luego no satánicos (aunque la trama incluya una pequeña reflexión acerca de las advertencias clericales). Su calidad literaria es alta, y el objetivo del autor es conseguir una escritura atemporal, con reminiscencias victorianas. Y solo se trata de un libro juvenil en la medida de que no contiene temas que habitualmente están poco recomendados para los jóvenes, pero tampoco es un libro modelado para adolescentes, de esos que persiguen satisfacerles a cualquier precio. De hecho, el libro sólo contiene en un grado muy pequeño la famosa «tensión sexual no resuelta» tan importante en esa franja de edad. Se trata de un buen libro, a secas; no busca los golpes de efecto, pero los encuentra gracias a la solidez de su trama. Absolutamente cualquier lector puede disfrutar mucho de él, pues el motor principal de la acción son los secretos privados de las personas, y esto quiere decir sus pasiones, sus errores, sus debilidades y sus crímenes.
En un entorno decimonónico y rural, en esa Inglaterra casi abstracta, un viajero aparentemente errante se instala en un pueblo perdido, y se anuncia como prestamista. Pero poco a poco sus habitantes van descubriendo que la verdadera mercancía que él compra no es otra que los secretos de las personas. Cada noche, una persona del pueblo se acerca a la casa del prestamista y le confiesa uno de sus secretos a cambio de dinero… y hasta ahí podemos contar. El narrador es el joven aprendiz del prestamista, un pequeño pícaro procedente de La Ciudad (versión algo expresionista de los barrios bajos del Londres de la época), que sufre una evolución personal al conocer al prestamista, y que también tiene sus propios secretos.
Esta reflexión sobre la naturaleza humana, sobre los tipos psicológicos y las situaciones extremas en las que las personas pueden verse forzadas a actuar en contra de su voluntad, sobre las desigualdades, las mentiras y las verdades, se deja leer estupendamente (gracias a la acertada traducción) y tiene algo de novela policíaca y psicológica envuelta en la bruma inglesa, algo de ese ambiente en el que cualquier cosa parece posible tan apreciado por los amantes de la fantasía y algo de aventura clásica en plan La isla del tesoro, tono proporcionado por el punto de vista del joven ayudante.
Para regalar y disfrutar.

http://res1.blogblog.com/tracker/23159638-4075015712010291525?l=latormentaenunvaso.blogspot.com

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 424  |   Domingo 22-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Crimen en la granja

3

Respuestas
Es un libro que narra la historia de una mujer llamada Elsie Cameron desesperada por encontrar un hombre en su vida, cometió un error al enamorarse y prometerse de Norman un muchacho mas joven que ella, que para mantener su relación y su situación económica intenta iniciar el negocio de una granja a las afueras de Londres.
Allí Norman conoce a Bessie una joven de la que se enamora, dejando apartada a Elsie que unos días después apareción ahorcada en la granja.

Este "supuesto" crimen se produjo en 1924 y todavía no se han esclarecido las causas, eso si el muchacho Norman Thorne fue condenado a pena de muerte por el "supuesto" asesinato de Elsie Cameron.Es un libro fácil de leer y muy entretenido(está basado en hechos reales). :susurro:

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Julumaga  |  Respuestas: 3  |  Visitas: 864  |  1 foto  Domingo 22-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Tags: circulo de lectores, crimen en la granja, minette walters

Los espejos venecianos-Joan Manuel Gisbert

Las estancias solitarias y llenas de misterio de un deshabitado palacio de Padua, van a ejercer una irresistible y profunda fascinación en un joven estudiante.
La leyenda de Beatrice Balzani, "la mujer que nunca murió", fue una mujer que desapareció sin dejar rastro y abandonó la existencia envuelta en una niebla de misterio, que vive el recuerdo de todos los habitantes de la ciudad.
Su invisible presencia, influirá de manera decisiva en los hechos que narra la autora de esta obra.
En mi opinión es un libro digno de leer. :numberone:

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Judit  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 1551  |   Sábado 21-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Tags: los espejos venecianos, misterio, por joan manuel gisbert

Obreros en la vía: En-obra. Antología de la poesía venezolana 1983-2008


http://4.bp.blogspot.com/_EzEMkEvqDbQ/ScU3xl9CsFI/AAAAAAAAARQ/JTyGDuL4ZkE/s320/marcel+duchamp+mile+of+string.jpg

El nombre de Martha Kornblith al comienzo de la antología de Gina Saraceni es la extensión oblicua de un proyecto: mostrar una modalidad de la poesía aún en proceso, como una anatomía imprevisible cuya forma final es simple conjetura. Por eso también es hipotético su origen; afirmar que Kornblith es un hito fundador implica un riesgo y, asimismo, una contravención. Martha Kornblith nació en 1959, un año antes de lo que se esperaba: al fin y al cabo, En-obra (Caracas: Equinoccio/Universidad Simón Bolívar, 2008) se propone “una selección de poetas venezolanos nacidos entre 1960 y 1980” (p. 13). Su muerte en 1997 fue, igualmente, un adelanto que mitigó su presencia constatable pero no su eventual perpetuación, tal como la entiende Saraceni. Esa pasión por el destiempo debe leerse como la señal de un canon flexible, contrahecho, discutible, inconcluso, utópico, parcial, utilísimo, imperfecto, cardinal, un presunto orden de lectura que se mueve entre lo más estable y lo adivinatorio: ¿cómo podría cambiar el panorama la inclusión de Rafael Castillo Zapata (1959) o Rafael Arráiz Lucca (1959) en el lugar de Kornblith, y cómo leer la obra ya clausurada de ésta retrospectivamente, desde el primer libro de Willy McKey (1980)? El juego de respuestas es tenue, pero no indeseable: lo que busca Saraceni es exponer los incidentes de un coto de una literatura de un período de veinticinco años y setenta y seis poetas, con todos los trazados, todavía borrosos, de un plano arquitectónico.

Los dos primeros versos de la antología podrían resumir la relación de Martha Kornblith con En-obra: “Por eso dedicamos nuestros libros/a los muertos” (p. 47). Ese trato no es sólo introspectivo, también registra el aguante de unos modos verbales que pueden registrarse, siquiera sutilmente, por ejemplo en Patricia Guzmán, Jacqueline Goldberg y Cristóbal Deffit. Esa supuesta filiación estaba igualmente descrita en los versos que siguen a aquellos: “Porque tenemos la vana convicción/de que nos escuchan”. Ese enlace de poema con poema es una variante textual de la resurrección, y justifica toda idea de la literatura como cosa salvada.

Pero esos primeros versos igualmente podrían compendiar el nexo de estas quinientas páginas con las miles de páginas de la poesía venezolana. Allí se prescinde de las fórmulas del parricidio, de los crímenes por omisión o desacato, del presente perfecto. En esa perspectiva, el laboratorio que En-obra ayuda a montar parece, también, un sitio arqueológico. Es difícil no pensar en la manera en que algún escrito de Rafael Cadenas se halla en un poema de Teresa Casique:

No he cultivado grandes ambiciones.
No me esforcé en aprender a dar órdenes
ni a mantener rectísima la asepsia burocrática
(p. 77).

La cita, por supuesto, está manipulada; si bien allí hay un despejado eco de “Derrota” (1963), el final tiene una ironía que concibe los actos sociales como un lastre anodino:

Sé que alguna vez, con mejor suerte, ni nos rozaremos.

Prometo resguardarme liviana
para merecer esa gracia
(p. 78).

Lo que en Cadenas aparecía como un humor contrito, en Casique se ha vuelto un desparpajo, que ve en la excepción personal un estado de bienaventuranza. En “El hombre es una pasión inútil”, de Gonzalo Fragui, la estructura anafórica del texto de Cadenas concluye con una sorpresa, un salto literario y geográfico que hace de la escritura un empalme—de influencias, imágenes, dialectos:

Si el poeta es un fingidor
capaz de fingir su verdadero dolor
Si el poder es plural como los demonios
Si hay un viernesanto más dulce que los besos
Si después de todo seguimos aquí
sin saber que seguimos aquí
Se impone entonces un ruego
una oración
un verso de Luis Rogelio Nogueras
:

¡Baja al mástil, gaviota! (pp. 97-98).

Claro, tal logro está compuesto, en parte, por las lecciones de Cadenas. En esa tensión entre un instante aprehendido y otro avistado, personal, los poemas de otros autores incluidos por Gina Saraceni señalan eso que ella describe como continuidad. En Vílchez Morán, digamos, el lenguaje de Sánchez Peláez, Hesnor Rivera y César David Rincón se junta por momentos con ciertos elementos de Luis Alberto Crespo y de Julio Miranda; eso resulta en un paisaje que se arma de inventiva y de precariedad, de neologismos y formas comunes. A veces la herencia es declarada, y se conforma en el poema como tópico, no como estructura: el Saint John Perse de Alexis Romero se deletrea con las minúsculas de e. e. cummings—ese descentramiento ortográfico demuestra que aquel poeta no es francés ni estadounidense, sus rasgos son los mismos de Romero, en un gesto de precisa redundancia. Algo de Alejandro Oliveros y Verónica Jaffé hay en Edmundo Bracho: sus toponimias pueden conformarse de sonidos extranjeros, reunidos por la fábula de un mundo sin aduanas… Esa persistencia de sustratos reconocibles pero algo trastorna...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: 500ejemplares  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 449  |   Sábado 21-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Crisis, ¿qué crisis?

No he podido resistir a la tentación de usar el viejo título del LP homónimo de Supertramp para titular el artículo de hoy. Mientras algunos periódicos de tirada nacional suponen que el aumento de la producción bibliográfica y la saturación del mercado editorial sin síntomas inequívocos de salud pujante en tiempos de crisis, otros han comprendido lo que todos los profesionales del libro saben y callan: que la crisis del libro es estructural, que la revolución digital viene, simplemente, a evidenciarla, que el aumento de los ISBN no son más que una desbocada carrera hacia la nada, último estertor de una industria predigital presa de sus propias contradicciones. Crisis, what crisis?


http://www.publico.es/resources/archivos/2009/3/19/1237435626454libros-detdn.jpg


http://weblogs.madrimasd.org/futurosdellibro/aggbug/114855.aspx

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Futuroslibro  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 380  |   Viernes 20-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Un poco de nostalgia, Wilhelm Genazino

Trad. Carmen Gauger. Galaxia Gutenberg, Barcelona, 2008. 194 pp. 18 €


http://2.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SbuZokiSzRI/AAAAAAAACUQ/A74CMD6xKyo/s200/genazino.jpg
Mercedes Cebrián

Lo primero que a muchos sorprenderá de esta novela es que, en la página 10, Dieter, el protagonista pierda una oreja así, como quien no quiere la cosa, en medio de un bar donde proyectan el partido de fútbol Alemania-República Checa. Esta pérdida tan sorprendente (no se trata de una oreja cortada por nadie, sino de una que se cae al suelo sin más) funciona como metáfora del proceso vital que experimenta el cuarentón Dieter y, si bien podría tener más peso en el desarrollo de la trama y causarle más cuitas al hombre en cuestión, el autor ha decidido dejar el extravagante asunto en un segundo plano para alivio de ciertos lectores, que así podemos nuestra atención en otros aspectos del relato y, sobre todo, en las agudas observaciones en primera persona del protagonista.
Las observaciones de Dieter son como los golpes de un martillo de plástico colorido: al alcanzar su blanco emiten un sonido peculiar que, lejos de causar daño, resultan hasta divertidos para quien los recibe. Dieter se limita a hablarnos de sì mismo; de lo complicadas que son las relaciones con su exmujer Edith, la madre de su hija («Noté entonces una vez más que para Edith la necesidad de reducir gastos es algo tan ajeno como una enfermedad»); de Sonja, la mujer con la que sale temporalmente; de una compañera de trabajo que parece gustarle; de su ascenso laboral y de otros aspectos de una vida de clase media, convencional y carente de estímulos trepidantes, en la Centroeuropa de nuestros días. Hasta aquí, todo puede parecer algo anodino, pero a medida que avanzamos en la lectura nos damos cuenta de que el texto es un ejemplo excelente de una voz masculina exenta de los tics de lo muy afrancesado, de la guasa y, en ocasiones, solemnidad ibéricas que tan de memoria conocemos, y del humor irónico ampliamente exportado por los escritores anglosajones. ¿Podríamos atrevernos a afirmar entonces que estamos ante una voz «alemana»? Quizá sea exagerado, sobre todo porque nos obligaría a definir el adjetivo «alemana» en este contexto, pero lo que sí puedo asegurar es que se trata de una voz lúcida, con gran capacidad de autoanálisis y de espíritu crítico («Como tantas otras veces, mi vida afectiva está en el límite entre el acercamiento y la huida. A veces me intereso por otras personas, y luego ya nada, ni siquiera, lamentablemente, por quienes ya me interesaron alguna vez. Me gustaría ahogar (aquí, en la piscina) esos sentimientos poco serios, pero se aferran a mí con fuerza y no entran en negociaciones.»). Y lo más importante: le saca todo el jugo posible a una vida que muchos considerarían soporífera.
El mundo es una pequeña fiesta en la voz del protagonista de Un toque de nostalgia; pero una fiesta modesta, con sandwiches de jamón de York, refrescos, algún gorrito, serpentinas y dos o tres matasuegras. A lo largo de sus observaciones, Genazino, a través de su personaje, parece animarnos a seguir celebrándola, manteniendo despierta la curiosidad ante cualquier situación («Por la curiosa posición de su órgano sexual, el hombre está obligado a mirarlo desde arriba durante casi toda su vida. Envidio a las mujeres, que están liberadas de esa eterna monotonía.»), que es lo mismo que animarnos a seguir viviendo.

http://res1.blogblog.com/tracker/23159638-8202577816553781528?l=latormentaenunvaso.blogspot.com

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 550  |   Jueves 19-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

José Agustín Goytisolo, a 10 años

“De aquel trueno, de aquella
terrible llamarada
que creció ante mis ojos,
para siempre ha quedado,
confundido con el aire,
un polvo de odio, una
tristísima ceniza
que caía y caía
sobre la tierra, y sigue
cayendo en mi memoria,
en mi pecho, en las hojas
del papel en que escribo.”

“Queda el polvo”

Así escribió, así habló, el poeta que hoy cumpliría diez años más de vida, aunque son sólo 10 primeros años de muerte. El Barcelonés nacido en Abril de 1928, José Agustín Goytisola, aprendió a vivir y a convivir con un triste trauma de su infancia, que fue la muerte de su madre por un bombardeo franquista, realmente inesperado. Tanto lo turbó en su momento, y afectó a lo largo de su carrera, que mucho escribió en homenaje a esa madre perdida.

Escritor que contó con un estilo ecléctico y particular en toda su forma, sabiendo describir y descubrir parte de lo a veces perdido al ojo general. Supo jugar con los recursos que la literatura brinda, para así plasmar de él lo verdadero en cada poesía y cada prosa.

Su obra consta de un total de 16 libros publicados, a partir del ´55, así como una gran suma de Antologías realizadas en torno a su obra. Una de los más populares textos es el que se publicó bajo el título Palabras para Julia, o mismo Elegías a Julia Gay, su útlimo trabajo publicado en vida. En ellos refiere a su madre, así como logra una síntesis con la mujer que fue, y la que es, así como la que se llamó luego del mismo modo, que fue su hija, Julia.

Y murió, el 19 de marzo de 1999, de una manera divina, creo yo, aunque cargada del más hondo de los dolores. Y es que se suicidó arrojándose al vacío, o al frío suelo, desde el balcón de su casa.

Un escritor que creo vale la pena recordar, y releer en algunos casos.

José Agustín Goytisolo

http://feeds2.feedburner.com/~r/ActualidadLiteratura/~4/RhRmrsfavjk

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 434  |   Jueves 19-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

La apelación al lector de Víctor Bravo


http://3.bp.blogspot.com/_EzEMkEvqDbQ/ScG_9KjbUHI/AAAAAAAAARI/XSQAQYOeh2M/s320/joel-peter+witkin+las+meninas+(after+velazquez).jpg
Las disertaciones de Víctor Bravo nos dejan entrever que la teoría, la glosa, el examen, pueden ser refutables. Su obra más reciente, El nacimiento del lector y otros ensayos (Caracas: Equinoccio/Universidad Simón Bolívar, 2008), lleva esa impugnación desde el inicio: el prólogo de Emeterio Gómez nos quiere hacer pensar que las doscientas setenta y dos páginas que siguen están cerca del vago existencialismo religioso de Lev Isaakovich Shestov, y que el libro de Bravo pudiera ser ripioso e interjectivo. Que ambas cosas se insinúen y a la vez me parezcan equívocas podría usarse como prueba de la autonomía de la lectura propugnada por Bravo.

Apelando a los nombres tutelares de la crítica y la filosofía contemporánea, Víctor Bravo hace del lector el lugar de confluencia de la posibilidad y la imposibilidad de entender y nombrar, el punto visible de aquella autonomía, que desplaza las regiones antiguas donde un mensaje se sometía al imperio del agente suscrito. Como Blanchot, Bravo asegura que en el diálogo infinito entre el lector y el texto se funda la conciencia moderna de la experiencia estética, con una comprensión “siempre inconclusa” (p. 36); como Barthes, cree que el autor es una marca verbal, un fantasma de autografía cambiante; como Deleuze, supone que hay volúmenes, manuscritos, papeles que producen sentido incontenible; como Derrida, que el arte “adquiere su propia soberanía” (p. 265). Otros nombres tienen una presencia más sutil, como si bastara para su contradicción o asentimiento el mero trazo de un título: la idea de nuevo mundo amoroso de Fourier no funciona como utopía ni como exposición, sino como metáfora que ahonda el actual estallido de la sexualidad y el erotismo. Y sin respaldar la cosmología kantiana, o sus paralelos en el arte, Bravo llama una de las secciones de su libro “Historia natural del cielo”: la abreviación del encabezado original (Allgemeine Naturgeschichte und Theorie des Himmels, Historia general de la naturaleza y teoría del cielo) es una fórmula que habla de una referencia más como figura del lenguaje que como respaldo conceptual, y con eso nos libra de la prolijidad a lo mejor inútil de un tratado.

Ese repertorio deliberadamente omite apellidos distintos. Los argumentos sobre la lectura y el poder, por ejemplo, parcialmente acogen una cita de Claude Lévi-Strauss, entresacada de Tristes tropiques: “Durante milenios—dice—y aún hoy en una gran parte del mundo, la escritura existe como institución en sociedades cuyos miembros, en su mayoría, no poseen su manejo” (p. 28). Aquí podría esperarse un desarrollo que siguiera la discusión de Rama sobre la ciudad letrada, o algún artículo, quizá, de António Cândido. Sin embargo, la pertinencia de esas autoridades se inscribe en el contexto de la literatura y el arte como expresiones históricas, y de hecho esa adscripción contradice la tesis general de Víctor Bravo, su creencia en el poder entre absolutorio e insumiso de la lengua y sus encarnaciones literarias. Bravo no asume el análisis como una necesidad continental: su geografía es más bien imaginaria, tiene la forma de un bricolage que redimiera una expresión migratoria, apátrida casi, de la propia cultura. Ese adjetivo puede servir para encausar sus libros en una sociedad urgida de adscripciones políticas, pero la política de El nacimiento del lector consiste justamente en resistir la confusión de los relatos: la emancipación que solicita un sistema de gobierno no equivale a la libertad de la lectura irónica, rebelde y creativa, ligada a la independencia de las categorías del arte:

La formación antropológica, social, filosófica, etc. de un lector se abre a la conciencia crítica, aunque de manera distinta a la experiencia estética de la lectura. En el primer caso la escritura-lectura es un aporte de un saber, el del autor, que se transmite al lector; en el segundo ocurre un hecho prodigioso: la escritura, sin dejar de ser un soporte para las certidumbres e intenciones del autor y para los significados del mundo, deviene mundo productor de sentido, situándose en un más allá o más acá de las intenciones, ideologías y saberes de quien escribe (p. 33).

La oposición que allí se plantea está más vinculada con el concepto de lettore de Italo Calvino, por supuesto—una imagen del pensamiento post-estructuralista, de Borges, de OULIPO—, que con las propuestas de Jauss o Stanley Fish: la teoría de la recepción y las comunidades interpretativas ceden aquí ante la zona de sombras que oscurece los axiomas de la circunstancia y la historia. Por supuesto, la certeza de esa franja oscura depende de la aceptación de una confianza en lo místico—la disolución de los propósitos, los juicios, el saber. Inventariar los escritos de Rama, Cândido, Jauss, Fish, Fernández Retamar, Fernando Ortiz, Bourdieu, puede forzarnos a concluir que la fe de Víctor Bravo en ese ...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: 500ejemplares  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 1309  |   Jueves 19-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Doble Mirada: Los cuentos más breves del mundo: De Esopo a Kafka, Edición de Eduardo Ber...

1

Respuesta
Páginas de Espuma, Madrid, 2008. 280 pp. 19 €


http://3.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SX-G_aKMC2I/AAAAAAAACNw/EtuVzW3yZwU/s200/los+cuentos+m%C3%A1s+breves+del+mundo.jpg
1. Elia Barceló

Creo que la primera vez que me encontré con un microrrelato (o hiperbreve o minificción, como también se les llama) fue hace muchos años en un texto ensayístico de Cortázar donde, para ejemplificar el punto de vista en un relato, usaba una breve historia que no era suya, pero no indicaba procedencia y hasta ahora no he averiguado de quién es, aunque por el tema podría ser de M. R. James. Lo cuento de memoria:
Un matrimonio quiere comprar un castillo inglés (o escocés) que acaba de ponerse en venta y, mientras el marido habla de las condiciones con la empleada de la inmobiliaria, la mujer va entrando y saliendo de distintas habitaciones. Al llegar a un pasillo, se encuentra con un caballero que, al parecer, también está interesado en la compra del castillo, empiezan a charlar y la mujer le comenta: «He oído decir que este castillo tiene fantasma. ¿Usted cree que es cierto?»
El caballero le contesta: «No sabría decirle, señora. Yo hace quinientos años que vivo aquí y no lo he visto nunca.» Y desaparece.
El minicuento me pareció tan estimulante, tan curioso, tan lleno de sugerencias que desde ese momento empecé a buscar microrrelatos conscientemente, lo que me llevó, como era de esperar, a Monterroso y su dinosaurio, y de ahí a muchos otros autores pasados y presentes que utilizaron la extensión hiperbreve para plasmar sus historias. Debo de haber leído cientos, pero todos ellos eran modernos, entendiendo por moderno lo producido, sobre todo, a lo largo del siglo XX.
Los ensayos sobre la ficción hiperbreve también suelen dedicarse a lo contemporáneo y hasta la lectura de Los cuentos más breves del mundo. De Esopo a Kafka apenas si había tenido ocasión de leer textos que hubieran sido escritos mucho antes del siglo XIX.
Por eso he encontrado muy satisfactorio este volumen: porque me ha abierto un campo que yo sabía que tenía que existir, pero nunca había encontrado, y me ha proporcionado muchos momentos de placer de lectura porque, si algo tienen los microrrelatos, es que —igual que su equivalente en poesía, el haiku— ofrecen un máximo de placer junto a un mínimo de tiempo de lectura y un eco interior larguísimo.
El proceso de reunir los textos que nos regala esta obra ha debido de ser largo y difícil, casi detectivesco, porque nos encontramos con microrrelatos de 157 autores que van desde el más antiguo (Esopo, 620-560 a.C) al más reciente (Franz Kafka (1883-1924), pasando por los autores griegos, chinos y romanos de antes de Cristo, para continuar cronológicamente recorriendo la cuentística árabe, persa, india, china, europea de distintos países y estadounidense.
El compilador —Eduardo Berti— nos informa en el prólogo de que ha estructurado su selección partiendo de tres criterios: los textos elegidos debían ser muy breves (un máximo de 350 palabras, aunque la mayor parte tiene muchas menos); debían ser anteriores al siglo XX (o de principios del siglo XX como mucho) y debía tratarse de textos escritos en cualquier lengua salvo la castellana.
Esto ha tenido que aumentar considerablemente la dificultad de compilar la antología porque las lenguas originales son tantas y tan variadas que no resulta posible que un solo antologista las domine todas y esté en posición de ofrecernos una traducción propia. Para eso se han encargado traducciones a varios profesionales que constan en el elenco del final del libro.
El lector aficionado a la ficción ultrabreve descubrirá en esta obra una gran cantidad de textos que, estoy casi segura, no conocía y que le proporcionarán esas breves chispas de ingenio que suelen incendiar la estopa de nuestra imaginación.
De todas formas, es conveniente avisar de que los lectores acostumbrados a textos contemporáneos, que suelen poner el énfasis en la sorpresa, pueden encontrar muy diferentes los microrrelatos más antiguos: algunos son, para nuestro gusto actual algo «lentos»; otros nos parecen ya conocidos —porque ha habido generaciones de escritores posteriores que han bebido de estas fuentes sin informarnos de ello y los lectores pensábamos que eran originales—; otros son —lamento tener que confesar mis dificultades con el pensamiento chino— algo crípticos; otros son fuertemente didácticos —cosa a la que los lectores actuales ya no estamos acostumbrados—, pero en conjunto se trata de un libro apasionante que vale la pena tener siempre a mano porque, a diferencia de las gordísimas novelas que están de moda hoy en día, esta obra tiene la ventaja de que con dos minutos de lectura hemos incorporado a nuestra mente un texto completo que nos hará sonreír o reflexionar durante mucho tiempo.
Es muy de agradecer también la estructuración cronológica de los microrrelatos, la existencia de un índice de autores con un poco de información sobre cada uno de ellos —ya que los hay auténticamente desconocid...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 1  |  Visitas: 1833  |   Miércoles 18-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Nuevos modelos de negocio para las revistas culturales

Parece algo comprometedor ejercer de pitoniso cuando mi propia revista desapareció, después de veinticinco años, síntoma inequívoco de los reveses que los editores de esta clase de contenidos culturales padece. En La larga marcha de las revistas culturales pretendí exponer algunas de las razones de esa crisis estructural compartida por todo el sector y esbozar algunas de sus posibles soluciones. Algunos meses antes me atreví a vaticinar que el futuro de las revistas culturales sería digital o no sería, al menos en gran medida. Todavía puede leerse en "El futuro digital de las revistas culturales". Sé, aunque no quiera pisar la primicia a mi amigo Barandiarán, que se avecinan mejores tiempos para las revistas agremiadas en ARCE, propiciados por acuerdos que permitirán una gestión digital más ágil de sus contenidos, todavía estrechamente ligados a los soportes tradicionales. Quizás convenga, sin embargo, ir un paso más allá. Lo propone Joe Wikert, y yo lo suscribo.


http://www.arce.es/img/CabeceraArce2.jpg


http://weblogs.madrimasd.org/futurosdellibro/aggbug/114715.aspx

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Futuroslibro  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 309  |   Miércoles 18-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Moleskine. (Selección de relatos, 1999-2006), Guillermo Busutil

Prólogo Héctor Márquez. Las 4 estaciones, Málaga, 2009. 156 pp. 10 €.


http://1.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SbvPcuO5Q3I/AAAAAAAACVA/5JAlZpF8HJE/s200/Moleskine.jpg
Marta Sanz

Guillermo Busutil ha hecho casi de todo en ese circo de tres pistas que llamamos espacio cultural. En el ámbito del periodismo habrá sido a menudo domador de leones y encantador de serpientes; en la gestión cultural, un eficiente maestro de ceremonias; y, en la creación literaria, que es por lo que hoy estamos aquí, yo veo a Busutil como un funámbulo sobre la delgadez del alambre, quizá como un trapecista que dibuja tres mortales consecutivos en el precipicio del aire sin que, debajo de su cuerpo, se extiendan redes que puedan amortiguar la caída y salvarlo de morir.
En una época en el que se dice que el cuento es un género ninguneado por las editoriales —no por los lectores ni por los críticos: nadie se enzarza en discusiones bizantinas para establecer jerarquías absurdas entre los movedizos géneros literarios—, Busutil recoge algunos de los relatos escritos entre 1999 y 2006, y en su selección, deja claro que, más allá del lugar que ocupe el cuento en el campo de la literatura actual, dentro de la habitación de los cuentistas, la tradición con la que él entronca poco tiene que ver con ese realismo minimalista de Carver que durante décadas ha sido marca de prestigio en el código genético de los autores de relatos.
Podemos imaginar muy bien a Busutil tomando notas en su cuaderno Moleskine, releyéndolas, cambiando una palabra por otra que exprese una textura o una sonoridad distintas, otro concepto u otras asociaciones. La radicalidad de los relatos de Busutil reside en una extrema preocupación por el lenguaje que posiblemente se relaciona con el hecho de que este escritor polifacético es también poeta. Por eso, en el punto concreto de la habitación de los cuentistas situada en algún lugar específico del campo de la literatura española actual, en la habitación donde Busutil escribe en su cuadernito Moleskine, yo he visto una colección de retratos del modernismo, de un lado y de otro del océano Atlántico, y he escuchado una música que me hacía recordar esos textos de Azul donde la supuesta saturación naturalista desemboca en una preocupación por el lenguaje y por la sensorialidad que no deja de ser profundamente ética.
Moleskine incluye, además del prólogo de Héctor Márquez que con tino se titula “El novelista condensado”, nueve cuentos: “El asesino del Atlántic” se remonta a uno de esos agujeros oscuros en los que se construye la culpa y habla de los modos diferentes de ver a una misma persona y quizá también a nosotros mismos; “Manos de plata” es una estampa, castiza y decadente, incluso bohemia, de una realidad estilizada por la literatura –una estilización subrayada que nos obliga a su inmediata interpretación- donde los dos dualistas de la historia son un carterista y un inspector muy guapo; “El puente del arquitecto” son palabras alrededor del vórtice de una hermosa escena homoerótica y, como todos los cuentos de vampiros, una historia de amor, de muerte y posesión, que se remata con una economía y una lucidez, con una imagen que es igual a la ausencia de la misma; en “Un paraguas amarillo” escuchamos la música de Los paraguas de Cherburgo —yo aún recuerdo la carátula del single que se editó en España, con Catherine Deneuve, menos rubia que de costumbre, bajo la lluvia— ambientando un encuentro sentimental, fantasmagórico y feliz en el ómnibus; un limpiabotas lleva la voz cantante en “Maurice”: con ella desgrana una historia de amor-pasión en la que cada zapato es una metonimia de la identidad porque es bastante evidente que el trabajo hace al hombre; “La despedida danesa” es casi un homenaje a Andersen no exento de humor de negro: pérdidas, rencores, traumas y accidentes en el nudo, siempre complicado, de las relaciones paterno-filiales. Dejo, para el final, el comentario de tres relatos, en mi opinión, exquisitos: en “Golpe de sol sobre el tapete de hule de azul” la elocución pictórica se conecta con una precisión que tiene que ver con el detallismo y no tanto con la economía de medios; un cuento en el que Busutil se rebela contra un canon reduccionista y pinta un sangriento bodegón, una colección simultánea de naturalezas muertas, según los parámetros del cubismo pero con los colores de los artistas fauve. “El salto del ángel” es la pieza elegíaca de Moleskine: en él un personaje le pide a otro que le recuerde siempre el que fue el momento más feliz de su vida. Por si acaso él llegara a olvidarlo... Por último, “Melville” se atreve con un final climático como feliz colofón a una metáfora sobre el aburrimiento sexual. “Melville” cierra orgasmáticamemte la colección: cuando lean el libro de Busutil, se darán cuenta de que el adverbio “orgasmaticamente” no es una voluta retórica.
Hay que tener mucho arrojo para escribir como un escritor, saltándose las normas que configuran la ortodoxia respecto al cuento instaurada por a...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 827  |   Martes 17-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Alexis Romero y la respuesta de los techos


http://2.bp.blogspot.com/_EzEMkEvqDbQ/Sb_r_xxhmII/AAAAAAAAARA/4QyXlLveQdg/s320/lyonel+feininger+gables+I+lueneberg.jpg

El poemario La respuesta de los techos (Caracas: Equinoccio/Universidad Simón Bolívar, 2008), de Alexis Romero, abre con tres epígrafes. Uno de ellos, el primero, pertenece a Paul Celan, quien sentencia: “llevé mi vida al lenguaje”. Esa frase, sin duda, inaugura y expone un espacio claro donde podemos hallar un significado para la literatura y, por extensión lógica, para la obra de Romero. Esta voz poética pone de manifiesto una vida no tanto en el hecho biográfico como en las preguntas que nacen a partir de ella, llegando, incluso, a darle cierta forma. De allí que el poemario parezca la consecuencia de esas interrogaciones fundamentales que se encuentran en el camino existencial, aunque no en forma de respuestas, como lo sugiere el título, sino bajo el nacimiento de una imagen inaugural y punzante que luego se ramifica en continuos diálogos con el espejo, que en todo caso devuelve tales inquietudes.

Esta obra se mueve sobre unas preguntas que reviven en casi todo los textos. Variantes sobre la soledad, la nostalgia, la duda y una forma de angustia general persisten y le dan coherencia a la obra, haciendo del libro un poema cercado de múltiples faces que ponen de manifiesto un reflejo de alta factura humana y su consecuente fragilidad, así como las diferentes formas de un mismo motivo.

Es legible en muchos versos de este libro el tema de la búsqueda, en ocasiones asfixiada por la duda o la imposibilidad de una aclaratoria: “cuando giro/donde nadie se atreve/aparece el cuerpo que siempre disfrazo/a quien le arrebato las sonrisas/y le asigno mis dudas” (p. 26). Más adelante también dice: “verás en la duda/el paisaje de la fe/ tu sonrisa sin paraísos” (p. 75). Todo eso va revelando, a causa de esa complicación, una sombra de desesperanza que se acomoda en muchas de sus líneas: “ya no me convocan las palabras/ éste es el comienzo de un grito que me ausenta/ de una rama endeble que perderá sus hojas/ de un rey bondadoso que lo habrá perdido todo” (p. 23). Esa sombra también pone en evidencia los límites del lenguaje, que deviene en cansancio a causa de tanta labor en vano, o en todo caso restringida: “entro por el patio/a la casa de los agotados/los invado sin piedad/los inundo de preguntas/cuyas respuestas deforman los caminos/ (…) de esta casa hay que marcharse/dónde hallo la puerta de la opción” (p. 29). También hay versos que señalan: “para qué tantas alas si me sobra ausencia/y me ha sido ordenado aspirar la escasez” (p. 89).

Otra de las tantas virtudes de este poemario es la cimentación de las imágenes que aceptan, debido a su discurso y a cómo se edifican, gran variedad de intenciones. Un lenguaje cuidado, prudente y depurado—lo cual no le resta intensidad—parece ser la opción ante el silencio. La fluidez de la lectura denota la alta claridad y manejo de la forma y el sentido: la distancia con lo hermético y la cercana correspondencia con la metáfora y la ironía. A ello también ayuda la supresión de signos de interrogación y la aprobación de imágenes en ocasiones realmente explicitas: “veo podredumbre/donde otro ve prosperidad” (p. 66); o igualmente: “estoy a punto de partir/ nadie debe asombrarse/ es todo lo que siempre he hecho”(p. 42). El de Romero es un lenguaje que nombra lo real—que es asimismo lo complejo—, sabiendo que va a tientas por un pasillo oscuro. Eso lo empuja, lógicamente, a expresarse con cierta angustia y desesperación: “una grito/un llanto/como diciendo poema” (p. 80).

Alexis Romero desdibuja adrede aquellos límites que le puedan obstaculizar el registro de su vivencia. De allí que también se presenten nombres conocidos del universo literario, ciudades, teorías y otros elementos que se aprovechan de manera intertextual, apuntando siempre las obsesiones ya señaladas. Todo esto—y más, obviamente—le dan al libro una fuerza delicada, como siempre lo ha demostrado este gran poeta. Para confirmarlo, lo mejor es compartir un par de textos que seguramente pueden hablar por sí solos:

reconsideración


me gustaría abolir los papeles firmados
en nombre de lo sublime

quise demoler las obras
para volver a sentarme
en las piedras de la paciencia

intenté quemar los libros
donde habla el testimonio

insistí en alimentarme de la savia
buscando distorsionar las alegrías

nunca conocí la voluntad
para qué negarlo
estoy regresando al agua
donde ningún rostro se mira


caída zen

quieras o no
esta abundancia del monte
no llega a árbol
o rama

sólo a hoja

de la caída

no del zen
sino de la ignorancia

Jairo Rojas
Ilustración: “Gables I, Lueneberg”, Lyonel Feininger



http://res1.blogblog.com/tracker/39842929280597027-6321601837844381135?l=500ejemplares.blogspot.com
...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: 500ejemplares  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 769  |   Martes 17-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Ulysses Moore-. La puerta del tiempo

20

Respuestas
Se trata de una colección de libros de intriga y misterio. Este es el primer libro, y promete mucho. El misterio no se acaba de desvelar, como podemos deducir al saber que es una saga, pero hace pensar e intuir el final. En él se cuenta cómo dos mellizos, Julia y Jason, se mudan a Villa Argo, una casa pegada a un acantilado, muy cerca del mar. En esta antiquisima casa, descubren una puerta tapada por un armario. Pronto Julia y Jason, junto con su amigo Rick, descubrirán que es un pasadizo que comunica con una bahía. Pero no todo es tan fácil. Para avanzar por el pasadizo, deben superar una serie de adivinanzas o acertijos que les permitirán escoger bien el siguiente movimiento. Una vez en la bahía, cogen un barco y, a los remos, llegan hasta una ensenada con una puerta... y al otro lado de la puerta...


Os encantará, en serio, a todos los que os guste el misterio y a los que no, os lo recomiendo. :guino:

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: olga  |  Respuestas: 20  |  Visitas: 6973  |  1 foto  Martes 17-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Tags: la puerta del tiempo, misterio, ulysses moore

Ramona (La Acesina)


http://www.actualidadliteratura.com/wp-content/uploads/2009/03/ramona.jpg

A diario me encuentro con cosas sumamente extrañas dentro de la red. Y así ocurrió con éste blog titulado Ramona (La Acesina), en el cual se cuenta la historia de Ramona. Ella es resultado de un riesgoso experimento realizado por científicos quienes, en su afán por lograr cosas, no se percataron del peligro que estaban generando al crear a Ramona, La Acesina.

Lo simpático de éste blog con relato no es el relato en sí mismo, sino los recursos y las tonalidades con que tal ha sido creado. Con publicación de dos años atrás, los dos autores del texto se han valido de “infantilismos” para crear casi una parodia del cuento serio. Como sin saber hacerlo, lograron un relato que peca en todos los aspectos posibles, dentro de las formalidades narrativas. Y sin embargo está bien. Con faltas de ortografía, con puntuaciones escabrosas, con simplificaciones que hieren en lo más hondo del amante de la buena literatura, tanto Tolka como Matías Malec han conformado el relato más imperfecto, y por ello perfecto. Porque aunque no lo queramos, es parte también del arte de éste tiempo la liberación de la estructura prefijada. También en el error hay belleza cuando se lo puede emplear como recurso literario, dramático, o comunicativo.

Por ello les recomiendo se den una vuelta, siendo que no lleva ni mucho tiempo ni mucho esfuerzo la lectura, aunque sí quizá algunos dolores de cabeza al ver la palabra SABÍA, escrita con V.

Blogs, Ramona La Acesina

http://feeds2.feedburner.com/~r/ActualidadLiteratura/~4/7p0wC10hT2I

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 401  |   Martes 17-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Michael Greenberg presenta su nuevo libro en Madrid


http://www.actualidadliteratura.com/wp-content/uploads/2009/03/greenberg.bmp

Periodista y guionista norteamericano, Michael Greenberg ha desarrollado en su libro, “Hacia el Amanecer“, los pormenores, así como la plena vivencia de la enfermedad de su hija Sally, en quien se despertó, a sus 15 años, la bipolaridad.

Greenberg explica al respecto de lo vivido, “ante un trastorno así, todos nos sentimos impotentes y culpables, pero nadie lo es, pues es parte de lo que somos, aunque no lo miremos ni lo examinemos. Hay mucho que aprender en los desórdenes mentales que han estado con nosotros desde los primeros días de la vida humana“. Así lo dijo en la presentación de su libro en Madrid. Y es que sobre ésta enfermedad, el escritor explicó que no está condicionado, su surgimiento, por factores externos, sino que nace envuelta en el misterio propio de la psiquis.

Sobre su formación, es que Greenberg pasó en su adolescencia un tiempo en Argentina, donde realizó estudios como periodista, definiendo así una de sus profesiones, y aprendiendo también a hablar español. En sus trabajos, destaca haber escrito para el realizador cinematográfico Sergio Castillo, así como para Rudy Wurlitzer y David Atkins.

Sobre su novela, comentó que ya tiene fichaje para su adaptación a la pantalla grande. Y es que la presentación del libro no llega desnuda de repercusiones, sino que fue considerada por la revista Times como uno de los mejores títulos de no ficción.

El autor mostró una gran sensibilidad al respecto del tema trabajado, siendo que el día en que su hija sufrió la crisis maníaca, ambos se volvieron unos extraños. Aprendió sobre las relaciones humanas, y sobre la sensibilidad que aqueja a quienes padecen enfermedades de ésta clase. Y explicó que más allá del proceso catártico que le implicó la publicación del libro, lo que quizo y aún quiere con éste es lograr una ayuda para las familias que se encuentran padeciendo exactamente lo mismo.

Gracias a abcGuionistas.

Hacia el amanecer, Michael Greenberg, trastorno bipolar

http://feeds2.feedburner.com/~r/ActualidadLiteratura/~4/IbnPIYM9A2o

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 315  |   Lunes 16-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Horton Foote, hasta luego…


http://www.actualidadliteratura.com/wp-content/uploads/2009/03/foote.bmp

A los 92 años de edad, falleció el guionista y dramaturgo Horton Foote, en Hartford, Connecticut, según lo informó su hija Hallie Foote.

Ganador dos veces de un Oscar, el primero en 1963 por la mejor adaptación en el film “To kill a mockingbird” (Matar a un ruiseñor), y el segundo en el ´84, como mejor guión por el film “Tender mercies“, y de un Pulitzer en el ´95, por la categoría de mejor drama con su obra “The young man from Atlanta“. Supo basarse en los conflictos familiares así como en los problemas de gente común y corriente como temas centrales de sus obras.

Un apasionado por su oficio, admitió hace un tiempo que no podía parar de escribir. Una adicción, así definió a la escritura en su vida, al respecto de su persona. Enalteciendo siempre los valores de las personas más sencillas, al ponerlas sobre el escenario o en la gran pantalla. Escribió hasta el último momento, ganando una gran respuesta del público en su estreno en Broadway de la obra “Dividing the estate“, trabajo elogiado por el crítico de teatro del New York Times como una de sus obras maestras.

Uno de los tantos escritores cuya ausencia habrá de notarse.

dramaturgo, Fallecimientos, guionista, Horton Foote

http://feeds2.feedburner.com/~r/ActualidadLiteratura/~4/mS40LHcxKvY

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 310  |   Lunes 16-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Aunque seamos malditas, Eugenia Rico

Suma de Letras, Madrid, 2008. 400 pp. 18 €


http://3.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SbbMUwwfR4I/AAAAAAAACUA/jMeXiG2cz5M/s200/AUNQUE+SEAMOS+MALDITAS.gif
Luis García

Eugenia Rico es un valor seguro. Literario, como no. Y Aunque seamos malditas, su reciente novela, está llamada a conformar ese necesario fondo de armario que todo lector exigente precisa. La historia se desarrolla en un inhóspito territorio irreconocible pero con guiños a la Asturias profunda, la de nuestros ancestros, un mundo en el que el tiempo parece haberse detenido. Mágica donde las haya, nos envuelve desde el comienzo en un halo de misterio, en un triangulo del que parecen no poder salir ni Ainur, ni Selena, las dos protagonistas principales. Dos voces para un mismo personaje. Dos voces que se reencuentran con idéntico estigma pero con un margen de siglos. Una única persona que sufre el mismo desprecio.
La historia, que es caprichosa, tiene la virtud de repetirse, y las personas, que somos crueles, de ser la mano ejecutora de dicha virtud. Porque Ainur y Selena son la misma persona pero viviendo la misma tragedia desde sus respectivos orígenes. «Antes preferiría ser la hija del Diablo» dicen Selena y Ainur con cuatro siglos de diferencia. Dos mujeres odiadas y envidiadas por la misma razón. Dos mujeres que son una.
La novela esta plagada de referencias y frases que la justifican por si sola. «Cuando se tiene dinero (dice Ainur) el dinero es como un colchón de plumas. No cambia la realidad, la acolcha». (Pag. 36). Y es que el dinero «no puede borrar los recuerdos». Unos recuerdos que la arrastran desde su Barcelona adoptiva, el acoso laboral y sexual, los repetidos insultos (bruja, bruja….) hasta su Asturias natal, esa aldea mágica en la que nació y creció y fue perseguida Selena, su doble, su abuela, ella misma.
El paralelismo entre Selena y Ainur no acaba aquí. En los aquelarres, la víctima era extendida desnuda sobre el ara de piedra para satisfacción de los sacerdotes, y desnuda, era poseída y torturada cruelmente. Ainur, por su parte, es acusada de haber propiciado una orgia en su oficina y de haber satisfecho los mas bajos instintos de sus compañeros, después (o antes, que mas da) de haber sufrido un intento de violación por parte de su jefe. Y digo que da igual, después o antes, porque Ainur, como Selena ya era una violada y ultrajada en vida, ya era una bruja. Ambas estaban malditas, y lo sabían.
Uno de los personajes más enigmáticos de la novela, pero a la vez más entrañables, es el farero, que intenta con su luz alumbrar el camino a ambas, que a su vez también se ha visto injustamente condenado por una sociedad cruel. El farero resulta imprescindible porque como ellas, también fue quemado en la hoguera. Por eso se entienden tan bien, por eso Ainur se oculta en su regazo. Por eso.
La novela avanza fragmentariamente, algo que no debe extrañar a los lectores de Eugenia Rico (resulta interesante que la propia autora se convierta en personaje colateral del libro) y lo mas importante, la historia nos envuelve como lo hicieron en su momento las novelas de las hermanas Brontë, las mágicas historias de aquellos que supieron darle cuerpo de verosimilitud y realidad a territorios mágicos como Rulfo, Faulkner o Luis Mateo Díez, y nos recuerda a poco que nos fijemos que por encima de la denuncia social imperante, por encima de aquellas falsas acusaciones que todos podemos sufrir en algún momento de nuestras vidas, se encuentra la verdad, y como no, una escritora valiente, de raza, capaz de entender la literatura como pocos autores en este país.
No estoy de acuerdo con quien dice que Aunque seamos malditas es una novela oscura. Todo lo contrario. Creo que es una obra en la que impera la luz, una luz mágica que alumbra a Selena, a Ainur, al farero, a Casilda, a Consuelo, a Eugenia... Una gran novela para unos tiempos de crisis e indecisión.

http://res1.blogblog.com/tracker/23159638-3942413201392396002?l=latormentaenunvaso.blogspot.com

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 442  |   Lunes 16-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Y la escritora, como siempre, detrás de sí misma


http://1.bp.blogspot.com/_EzEMkEvqDbQ/Sb5vphRmM3I/AAAAAAAAAQw/o5RvdAcO2O8/s320/dada.jpg

Las últimas décadas parecen estar marcadas por ser la era del lector. La figura del lector, especialmente crecida en el Lector in fabula de Umberto Eco, ha gobernado  buena parte de la crítica literaria de los últimos años, en detrimento de la figura del autor. Ahora bien, ¿qué sucede cuando el lector es también autor, cuando lectura y creación se funden en un proceso creativo que genera una nueva obra? Según Borges, de una u otra manera leemos los mismos libros; unas voces se apropian de otras voces.

Así, Carmen Vincenti, febril lectora y crítica literaria en su vida anterior; prolífica narradora venezolana en este nuevo siglo, nos presenta hoy su Cuentos de cuentos (Caracas: Equinoccio/ Universidad Simón Bolívar, 2008). En esta obra, con este llamativo título que evoca las cajas chinas o las muñecas rusas, imágenes de la crítica literaria que hablan de historias contenidas en otras historias, Carmen Vincenti hace de la escritura un instrumento lúdico para contestarse varias preguntas: ¿Qué hubiera pasado si la protagonista de Doña Flor y sus dos maridos hubiera sido un hombre? ¿Cómo se hubiera comportado su fantasma en femenino? o, ¿cómo se vería La Casa de Bernarda Alba, de Lorca, llena de hombres y no de mujeres, bajo el férreo gobierno de un Bernardo Alzaga? ¿Cómo hubiera escrito María Eugenia Alonso, o una sucesora de ella,  la carta a la amiga desde su edad madura varias décadas más tarde? ¿Y qué pasaría si la Historia de dos ciudades, de Dickens, incluyera a la Caracas contemporánea, violenta aunque añorada, dividida por las tensiones políticas? ¿Y si la hermosa Catherine Deneuve, la “Bella de día”, de Luis Buñuel,  se convirtiera en una “Bella de noche” morena y criolla? Haciendo gala de su capacidad para la parodia y la ironía, Carmen Vincenti, re-lee en su obra creativa grandes obras del cine, de la canción popular (específicamente el bolero) y de la literatura, actualizándolas para nosotros, presentando sus re-lecturas, como las llamaría la Literatura Comparada, para aportar significaciones nuevas, enriquecer las posibilidades de interpretación, re-creaciones que se convierten en nuevas obras, cuentos de cuentos.

Esta estrategia lúdica de Carmen Vincenti se percibe como una constante en su obra narrativa. Ya su primera novela, En cristales de cuerdas de arena (2000), desde el título que apelaba a “Las ruinas circulares” de Borges, recurría a las recreaciones-relecturas. En cualquier párrafo asomaba un intertexto que se colaba huyendo de otra obra de algún autor o autora latinoamericanos a quien nuestra escritora rendía homenaje velado. En Cuentos de cuentos, en cambio, los artificios de la construcción están a la vista, desde cada uno de los epígrafes que acompañan cada relato y que invitan a los lectores a buscar los originales para leer con ellos los nuevos originales por ella producidos. También el juego se establece en el interior de los cuentos, como cuando en el “Diario de una señora que se fastidia” se menciona como chisme social la historia de la protagonista de la segunda novela de Vincenti, Y la sombra como siempre detrás de sí misma (2001), o en Mis ciudades se recurre a la estrategia de Noche oscura del alma (2005) de introducir noticias de prensa que contrastan los hechos ocurridos desde una perspectiva distante con las vivencias personales de los mismos hechos de los personajes involucrados.

Llama la atención en estos cuentos las diferentes posibilidades narrativas exploradas. Así, en el cuento “Corazón herido”, que se apropia de la narrativa del bolero, se hace importante estructurar el texto a partir de imágenes prácticamente visuales, que resultan evocadas no por los textos de los boleros sino por sus “lectores” naturales, es decir, los oyentes que en el espacio de un bar se identifican con los sentimientos plasmados en las canciones. Se trata, entonces de imágenes masculinas sufrientes como las de las voces que narran la desdicha de los enamorados no correspondidos. Más difícil, por otro lado, resulta el diálogo intertextual entre el cuento  “La casa de Bernardo Alzaga” con una obra teatral como La casa de Bernarda Alba, pues ello supone la escenificación dentro del cuento de un guión, o la elaboración a la manera de la novela de Teresa de la Parra del “Diario de una señora que se fastidia”. Por ello, estos Cuentos de cuentos no sólo se construyen a través de diálogos intertextuales sino de diálogos intergenéricos, lo cual problematiza el género cuento. La autora explora de diferentes modos cómo hacer cuentos de textos que originalmente vienen de otros géneros. El modo más logrado es probablemente el del cuento “Desde mi ventana”, homenaje explícito a La ventana indiscreta de Alfred Hitchcock, cuento en el que la tensión producida por las imágenes se traslada a la tensión interior de la protagonista que observa y narra desde su intimidad las escenas observadas que construyen el misterio...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: 500ejemplares  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 788  |   Lunes 16-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

El crepúsculo de la edición

Nuestros vecinos franceses, si uno se toma completamente en serio el texto de Olivier Querenet en Le Monde, piensan que a la edición tradicional le quedan los días contados, que una manera de entender y gestionar la industria del libro está en acelerado trance de desaparición y que si no empleamos la imaginación suficiente para reinventarnos seremos una especie más, como muchas otras, que desaparecerá, sin que la naturaleza se inmute. El texto, descubierto gracias a mi compañero de fatigas Juan Carlos Marcos, se titula significativamente "L'edition française au crépuscule?", donde el signo de interrogación final parece más bien una concesión retórica que una incertidumbre real, porque el texto no deja lugar a dudas.


http://comeclavos.lacoctelera.net/myfiles/comeclavos/itaca.jpg


http://weblogs.madrimasd.org/futurosdellibro/aggbug/114560.aspx

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Futuroslibro  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 362  |   Lunes 16-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Vidas y muertes de Luis Martín Santos, José Lázaro

1

Respuesta
Tusquets, Barcelona, 2009. 449 pp. 25 €


http://2.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SbbQdf_cB3I/AAAAAAAACUI/Le9li0Hs8yc/s200/Vidas+y+muertes+de+Luis+Martin+Santos.jpg
Pedro M. Domene

El lamentable accidente que acabó con la carrera literaria de Luis Martín Santos (1924-1964) y la abundante bibliografía que durante estos casi cincuenta años se ha publicado en torno a Tiempo de silencio (1962), ha oscurecido de alguna manera la vida y la personalidad del escritor-psiquiatra que ya entonces gozaba de una insólita reputación como médico, militante antifranquista e intelectual comprometido y que ahora, de alguna manera, se completa con la extraordinaria biografía Vidas y muertes de Luis Martín Santos, de José Lázaro, profesor de Humanidades Médicas en la Universidad Autónoma de Madrid. La obra ha recibido el prestigioso XXI Premio Comillas de Biografía, e indaga y profundiza, de una manera pormenorizada, en la vida privada y pública del escritor, cotejando documentos y testimonios, destacando las múltiples facetas de la personalidad del autor de Tiempo de destrucción (1975). Tiempo y memoria se funden en esta obra para ofrecer una diversidad de miradas en la compleja e interesante vida y obra de Luis Martín Santos.
Lo primero que nos llama la atención del presente libro, además de ser una extraordinaria biografía, en un país donde no existe tradición para el género, es el propio título puesto que en un escritor podemos vislumbrar una multiplicidad de vidas, aunque ignoramos si puede haber otras tantas de una misma muerte, aunque en el caso de Martín Santos, su desaparición coincide con un accidente de tráfico con el que, entonces, no se dejaron de conjeturar hipótesis como las de un suicidio o un crimen, posibilidades que ahora se despejan en Vidas y muertes de Luis Martín Santos, episodio que José Lázaro documenta sobradamente. La vida del escritor no podría discurrir por mejores senderos: estaba casado felizmente, tenía tres hijos, era un notable psiquiatra y director del Sanatorio de San Sebastián, había publicado con mucho éxito Tiempo de silencio y estaba acabando su segunda novela, Tiempo de destrucción, en realidad, por el propio título, una sombría mueca del destino porque nunca llegaría a verla publicada. Sin embargo, en marzo de 1963 moría su esposa en extrañas circunstancias, y unos meses más tarde, en enero de 1964 él mismo. El índice del libro ofrece una pormenorizada visión del escritor, reconstruyendo su muerte: viaje, accidente, entierro, para seguir con aspectos significativos: el hombre y las peculiaridades en torno a esa figura paterna, una infancia aislada, los estudios universitarios, ciertas peculiaridades vascas o, desde un punto más humanista, la realidad literaria del momento. El buen trabajo realizado por Lázaro se sustenta en los testimonios de las personas que conocieron al escritor muy de cerca, compartieron su vida privada y profesional, el relato de sus hijos, de su hermano, algunos amigos íntimos y colegas en el ámbito profesional y literario. Conocemos de primera mano, su vinculación socialista, con las detenciones, los interrogatorios y posterior ingreso en la cárcel, la memoria de la guerra civil y, finalmente, cierto desencanto político. Otra faceta interesante es la del «escritor» y en cierto modo, entrecomillo la palabra, porque quizá es una de las facetas que habría que destacar después del sobresaliente tratamiento de su novela, Tiempo de silencio, en una época, además, en la que España resurgía tras una dura postguerra y literariamente había que reconstruirlo todo, a lo que él contribuyó notoriamente. Cuando apareció su novela, autores de la talla de Juan Goytisolo, Mario Vargas Llosa, Jaime Gil de Biedma, el propio Carlos Barral y Carmen Martín Gaite, defendieron sus valores, aunque también hubo voces disidentes; en los apéndices se publica la primera reseña que José Luis Torres Murillo escribió sobre la novela, así como notas de prensa sobre la muerte, textos psiquiátricos inéditos y una correspondencia editorial sobre su obra; los nombres de Benedetti y Castilla del Pino, sobresalen en este apartado.
Cuando uno termina de leer los capítulos y los apartados de algunos silencios notables en la biografía de Martín Santos, la imagen completa del escritor resulta de lo más nítido, un hombre de una personalidad tan arrolladora como sorprendente, de una inusitada vitalidad y actividad social, muy analítico por su profesión y por su vocación literaria; la imagen real que proyecta la presente biografía es la de un líder nato de frustada proyección por su temprana desaparición. En cuanto a la técnica utilizada por el autor, se refiere a los personajes que va convocando en tercera persona, lo que hace del texto una lectura seudonarrativa que para nada favorece, en algunos aspectos, su lectura. Hay una necesidad de establecer unos claros criterios entre la oralidad de las transcripciones grabadas, las entrevistas reproducidas, y lo que realmente aporta el autor con su propia pro...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 1  |  Visitas: 1383  |   Domingo 15-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Colección de libros de misterio de Ulises Cabal.

29

Respuestas
Esta colección consta de cinco libros: Los misterios del león de piedra, del colegio embrujado, de la ciudad submarina, del teatro del crimen y de la ratonera asesina. :cejas:

En todos ellos Ulises Cabal, que además de autor actúa como protagonista, resuelve junto a su prima Charito y un gato rayado que le sigue a cualquier lugar al que va, numerosos e interesantes casos.
A primera vista estos libros pueden parecer simples relatos policiacos, pero el protagonista, el cual es un excéntrico y reservado librero que vive en Granada y que para concentrare en la resolución de un misterio tiene que beber agua de litines y encender una barrita de sándalo, los hace todavía más interesantes. :susurro:

A esto también contribuye la forma que tiene el autor de narrar cada relato, que hace que el lector sienta que lo está viviendo y que forma parte de él, como si fuera el propio protagonista. Lo único negativo desde mi punto de vista, es que la incógnita de cada uno de los relatos no llega a desvelarse ni a finalizar del todo. :dubitativo:

A mí me han gustado todos, pero el que más, El misterio de la ratonera asesina. :numberone:
OS LOS RECOMIENDO: SON GENIALES :avi: :aplauso:

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: claudia  |  Respuestas: 29  |  Visitas: 5430  |   Domingo 15-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Tags: misterio, ulises cabal

Cuentos de los hermanos Grimm

2

Respuestas
En un tomo de 410 páginas se recogen las historias que los hermanos Grimm se dedicaron a recopilar (traduciendo gran parte de los cuentos de los distintos dialectos alemanes), hace casi 200 años. :sorprendido:
Son cuentos con gran fantasía y de los que se puede sacar alguna enseñanza.

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: diegocp  |  Respuestas: 2  |  Visitas: 5848  |  1 foto  Domingo 15-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Tags: los hermanos grimm

Gran dragón de hielo.

2

Respuestas
Este libro cuenta la historia de cuatro amigos que se convierten en los protagonistas de un juego de rol que ocurre en la vida real, en los tiempos de la Edad Oscura. Así, Ágata se convierte en un mago, y sus amigos en un elfo, un guerrero y un astrólogo, que emprenden juntos un viaje en el que se deben de enfrentar a muchos peligros y superar muchos obstáculos para encontrarse al fin con la figura del...

Es un libro de Carlos Puerto muy entretenido y aunque parezca demasiado fantástico e irreal, las apariencias engañan, ya que este libro es maravilloso y os lo recomiendo :numberone: . A mí me ha gustado mucho, espero que a vosotros también. :cejas: :rezando:

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: olga  |  Respuestas: 2  |  Visitas: 1441  |  1 foto  Domingo 15-Mar-09  |  estrellaestrellaestrellaestrellaestrella gris 1 voto(s)

Tags: carlos puerto, gran dragon de hielo

Las muertas – Jorge Ibargüengoitia

10

Respuestas

http://1.bp.blogspot.com/_LWBvf8x34us/SbtP8O038GI/AAAAAAAAAs0/UTgrQsXoomM/s320/Las+muertas.jpg
Se trata de una crónica novelada, de una historia descarnada y recreada a partir de la investigación periodística, inspirada en el caso real de “Las Poquianchis” (las hermanas Baladro, de acuerdo al autor: lenonas que se vieron envueltas en una serie de crímenes y abusos en el bajo mundo de la prostitución). En esta reseña me voy a centrar únicamente en el libro, ya que hay una gran cantidad de información sobre lo acontecido y no pretendo hacer un comparativo.

El propio Ibargüengoitia inaugura la novela diciendo:
“Algunos de los acontecimientos que aquí se narran son reales. Todos los personajes son imaginarios.”
Ensamblada de acuerdo a distintas voces que complementan y redondean los sucesos, el autor nos ubica en una región de la provincia mexicana de los años cincuenta, reproducida de acuerdo a su imaginario Estado del Plan de Abajo.

Inicia con la venganza que Serafina, una de las madrotas o Lenonas, pretende realizar en contra del panadero Simón Corona, quien había sido su amante. El tiroteo ocurrido en la panadería da lugar a que la policía centre su atención en este hombre y a que le cuestione su probable participación en una inhumación clandestina, supuestamente propiciada por Serafina Baladro. Pensando en que afectaría únicamente a la mujer, consiguió seis años de cárcel para sí mismo con su declaración. Más adelante se retoma este episodio para complementar la investigación de las autoriadades.

Pronto se evidencia el hecho de que el negocio fue iniciado por Arcángela Baladro, quien era prestamista, situación que la llevó a quedarse con una cantina que comenzó a regentear exitosamente. Más tarde, gracias a su amistad con un político, pudo abrir un segundo negocio, en San Pedro de las Corrientes: el famoso México Lindo.
Por razones éticas, su hermana Eulalia se negó a administrar el primer establecimiento, por lo que Arcángela se lo ofreció a Serafina, quien aceptó de buen grado
Los testimonios de las empleadas se intercalan con los de las madrotas, por lo que el relato se enriquece y va tomando forma a través de distintos puntos de vista, sin que se pierda la objetividad narrativa en ningún momento.
Las hermanas Baladro compraban a muchas de las jóvenes con engaños, haciéndoles creer -a ellas o a sus familiares- que trabajarían como empleadas domésticas.

Tiempo después abren un tercer negocio, el Casino del Danzón, en Concepción de Ruiz, un pueblo “pequeño y olvidado, casi secreto”.
El capitán Bedoya, amante de Serafina, se convierte en pieza angular en el desarrollo de los acontecimientos. Por otra parte, a la inauguración del Casino asisten figuras más o menos importantes, influyentes y relacionadas con la política, que por mucho tiempo y mediante la gratificación correspondiente, favorecieron a las Baladro.

Los acontecimientos se precipitan cuando al gobernador Cabañas se le ocurre prohibir la prostitución en el Plan de Abajo, ya que así convenía a sus intereses políticos. Se clausuran dos de los establecimientos de las hermanas, por lo que se dedican a trabajar únicamente en el México Lindo, apoyadas por Bedoya. Sin embargo, la muerte del hijo de Arcángela propicia la orden de cerrar también este negocio, lo cual se hace bajo un pretexto cualquiera.
Tras estos sucesos, las hermanas deciden esperar a que el problema se resuelva, conservando a las muchachas y ocultándose en el Casino del Danzón, accediendo a él a través de una casa vecina.
La vida secreta que se llevó en ese lugar propició que las cosas salieran de su cauce, que algunas de las mujeres murieran por diversas circunstancias, y que fueran enterradas en el corral para evitar a la justicia. Otras de las prostitutas fueron encerradas, mal alimentadas y vejadas. El abuso del poder, el maltrato y el considerarlas como simple mercancía de la que podían disponer a su antojo, fue determinante para que muchas de ellas se unieran en causa común.
Por otra parte, la adquisición de un rancho hace que Eulalia Baladro y su marido, Teófilo Pinto, se involucren y se comporten de manera criminal (cosa que habían rechazado en un principio): dos de las muchachas que habían sido encerradas en la troje del rancho como castigo a ciertas acciones, fueron baleadas por Teófilo mientras intentaban escapar, por lo que se las sepulta en pleno campo.
Por si fuera poco, Arcángela inicia una etapa de economías y las empleadas se ven obligadas a llevar una dieta extremadamente modesta y a continuar confinadas y acechadas. El ambiente caldeado se vuelve cada vez más asfixiante e insoportable a lo largo de los dos años que permanecieron en ese lugar.

En este punto se enlaza el suceso inicial entre Serafina y Simón Corona, el panadero, quien había declarado en su contra. Se da la orden de aprehenderla, y es el inspector Cueto (que aparentemente había sido sobornado por las hermanas en algún momento), quien finalmente descubre los cuerpos enterrados e...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: EnelTintero  |  Respuestas: 10  |  Visitas: 21916  |   Domingo 15-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Calvina.(Carlo Frabetti)

6

Respuestas
En este extraño y misterioso libro se narra la historia de un ladrón que se ve involucrado en una trama de inexplicables sucesos. :crazy:


Muertos que resultan estar vivos,cosas que aparecen y desaparecen,duendes que conocen todos los secretos acerca de los protegonistas,manicomios en los cuales hay personas tan cuerdas que saben que hay que escapar de la rutina y dejar volar la imaginación y sobre todo un misterioso/a niño/a que se hace llamar Calvino/a y del cual no se revela su sexo. :dubitativo:


Os lo recomiendo porque aunque no se revelan todas las incógnitas planteadas,te deja un gratificante sabor de boca. :mexicano: :aplauso: :palomitas:

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: claudia  |  Respuestas: 6  |  Visitas: 2200  |   Sábado 14-Mar-09  |  estrellaestrellaestrellaestrellaestrella gris 1 voto(s)

Tags: calvina, carlo frabetti, misterio

11 Cuentos del Antiguo Egipto.

5

Respuestas
En este libro se narran diversas historias sobre las crrencias del Antiguo Egipto.En las cuales los personajes más significativos son los dioses(Ra,Osiris,Isis...).


En la mayoría de los relatos,éstos idean todo tipo de artimañas para arrebatar el poder a otros dioses o para lograr sus propósitos :crazy: .En los demás relatos se habla de la vida de campesinos,reyes y príncipes;pero siempre con un trasfondo religioso,ya que los dioses y diosas siempre acaban apareciendo para beneficiar o perjudicar a los protagonistas,según la intención de sus actos. :numberone:


Me ha gustado mucho,porque da a conocer las creencias,mitos y
supersticiones de una civilización tan interesante como la egipcia.
OS LO RECOMIENDO. :aplauso: :palomitas:

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: claudia  |  Respuestas: 5  |  Visitas: 1921  |   Sábado 14-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Tags: antiguo egipto, mitologia

El traspatio de Armando Rojas Guardia


http://2.bp.blogspot.com/_EzEMkEvqDbQ/SbsrgIKs7wI/AAAAAAAAAQo/T10I053Ly7E/s320/Kazimir+Malevich+Suprematist+Composition+White+on+White.bmp


Apelar a la inversión sintáctica puede favorecer la recepción del libro más reciente de Armando Rojas Guardia. Así, lo que ahora leemos en la portada, Patria y otros poemas (Caracas: Equinoccio/Universidad Simón Bolívar, 2008), aparecería de un modo distinto: Otros poemas y Patria. El cambio de énfasis vendría a iluminar una práctica poética cuya mayor virtud está más bien en la muestra del arrière-pays, del traspatio—menos colectivo o histórico—de la sensualidad, la locura o la mística. La misma distribución de los textos en el libro apoyan la proposición: “Patria” es justamente la fachada, con su representación de un sentido nacional más emocionado e insondable, es verdad, pero no libre del todo de una débil urgencia; desde ese punto seguimos hasta terminar en la terrible, enternecedora, necesaria, osada, mítica defensa del proscrito que cierra el poemario, con “La desnudez del loco”. Variar esa dirección de lectura implica transgredir la tácita aceptación de un país con menos perplejidades que la provincia opaca de los desterrados. El movimiento, en fin, sería sentimental, simbólico, preciso: instalaría a Rojas Guardia en la tradición ascética de los tontos sagrados (δια Χριστόν σαλός, dia Kristón salós), no la de los sediciosos que airean su tedio en la corte (de Marcus Valerius Martialis o Ernesto Cardenal le falta a Rojas Guardia la profusión irónica).

Ese poema inicial marca una distancia con las glosas heroicas del siglo diecinueve y el veintiuno; la diferencia promueve la idea de una nación quebrada por ilusas potencias redentoras, que invariablemente concluyen en una apócrifa grandeza: “esos sueños opulentos de la historia/que son más bien su horror, su pesadilla” (p. 14). En otros tiempos, la patria era la ilusión de otras generaciones, con toda la pureza de lo que permanece latente o postergado:

Alguna vez amamos, o dijimos amar,
la terquedad sombría de tu fuerza.
La voz del padre enronquecía
al evocar calabozos, muchedumbres,
hombres desnudos vadeando el pantano,
llanto de mujer, un hijo
y más arriba (¿dónde arriba?)
el trapo contumaz de una bandera
(p. 13)

A su manera, esas imágenes retienen el altruismo de una lucha política que se consideraba legítima, en procura de una liberación sin dividendos. La sugerencia de tal desprendimiento, la conciencia de ese compromiso, guarda algo de la obra primera de Antonio Arráiz; aun el ritmo de los versos y el vocabulario tienen más en común con Áspero (1924), digamos, que con los otros libros de Armando Rojas Guardia. Esa comparación no busca ni difamarlo ni empequeñecerlo; sólo señalo un tema y unos gestos verbales que parecen impuestos por el cálculo y la preocupación. Probablemente a ellos se deba cierto descoyuntamiento del texto, que se debate entre la memoria, la descripción de un orden pervertido, la reprimenda y la posible esperanza, sin reunirlas en un acto verbal de conmoción. Unas cuantas expresiones sobreviven de un estupor antiguo, como el de Arráiz, justamente:

Ahora que te conoces vil, prostibularia,
porque tanta voluntad ecuestre
se apeó bajo el sol a regatear
y el héroe mercadeó con su bronce
y el oro solemne del sarcófago
adornó dentaduras, fijó réditos,
y no hay toga ni charretera ni sotana
que te oculten cuadrúpeda, obsequiosa
por treinta monedas ancestrales,
yo me atrevo a cubrir tu desnudez
(p. 14).

La alusión evangélica de esas líneas, y alguna posterior, no consigue cambiar la admonición en apólogo; es, más propiamente, un sintagma encerrado en el aturdimiento de una realidad deshecha, sin mayores misterios; es, en definitiva, parte del inventario de una interpretación más literal que anagógica, y por eso más cerca del lado documental de Yo que supe de la vieja herida (1985) que de la profundidad anímica de Poemas de Quebrada de la Virgen (1985) o Hacia la noche viva (1988).

Las feísimas ilustraciones de ese poema y de todo el libro redundantemente buscan resarcir la literalidad, y con ello recargan los impulsos más realistas de “Patria”. De hecho, el apego a la fuente bibliográfica resulta exasperante: a la mención de unos pies se le adjunta el dibujo de unos pies; un calabozo tiene como apostilla un calabozo; a la cercanía de unos versos: “Nazco a la fe cada hora” y “allí empiezo a ser la fe perseverante/que sabe a pan elemental”, Karina Wesolowski responde con el dibujo de una monja que sostiene unos relojes y unos panes. La fatalidad gráfica es decididamente decimonónica, y está además traspasada por los trazos entre apurados y patéticos de una mancheta periodística.

A Rojas Guardia le conviene y le interesa más la infracción. A partir del tercer texto, “La pasión de la luz”, Patria y otros poemas adquiere la firmeza que asociamos con el nombre del autor. Eso significa que dejamos a un lado “Retén policial”, igualmente circunstancial e intranquilo, a...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: 500ejemplares  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 981  |   Sábado 14-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

El señor del cero

2

Respuestas
Esta es la historia de un chico cristiano que se llama José V.A al que se le daban muy bien las matemáticas y estaba estudiando en un sitio musulmán. Él iba a competir en una competición de matemáticas contra un musulmán , y como el cristiano gano , el padre de el musulmán le dijo al juez que estaba judgando a Alá (era mentira).

Para ello , como castigo , le mandaron a un convento a cumplir una pena. Allí aprendió muchas cosas y los monjes también aprendieron de él. En una cena de navidad se enamora de Emma , una chica de otro convento de clausura , un c. femenino.

No os reventaré la historia y el final , sólo os digo que hay amores... os lo recomiendo.

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: alba  |  Respuestas: 2  |  Visitas: 3724  |  1 foto  Viernes 13-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Tags: el señor del cero

Gutenberg y Sony se conocen en Leipzig

Ayer comenzó una de las ferias del libro más antiguas del mundo, la de Leipzig, poco conocida y menos aún transitada por editores españoles, pero con un valor simbólico nada desdeñable, porque desde 1632 hasta bien entrado el siglo XX, fue el centro indiscutible del libro en Alemania y, por ende, para buena parte de la comunidad editorial internacional. Este año se encuentran en sus stands, por primera vez, cara a cara, los libros en papel, que llevan acudiendo solícitamente a la cita cuatro siglos, y los primeros dispositivos electrónicos, comercializados masivamente desde la semana pasada en dos cadenas alemanas de librerías.


http://www.leipziger-buchmesse.de/LeMMon/buch_web_ger.nsf/background_header.jpg


http://weblogs.madrimasd.org/futurosdellibro/aggbug/114419.aspx

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Futuroslibro  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 340  |   Viernes 13-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, Stieg Larsson

Trad. Martin Lexell / J. J. Ortega Román. Destino, Barcelona, 2008. 749 pp. 22,50 €


http://2.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SbPD1DBM9xI/AAAAAAAACSI/EZAkh7QYHpM/s200/La+chica+que+so%C3%B1aba+con+una+cerilla+y+un+bidon+de+gasolina.jpg
Care Santos

La leyenda acompaña a la trilogía Millenium, de la que ésta es la segunda entrega. Cuentan de su autor, un periodista comprometido en la persecución de viejos nazis de apenas 50 años, que murió en la escalera de su editor cuando salía de entregarle el tercer volumen de la serie, que aún no ha visto la luz en nuestro país. Sus libros, revelación de las letras suecas, fasto de las letras europeas, celebración para la novela de género negro, han causado una verdadera revolución en toda Europa. Ya hay agencias de viajes que organizan «tours Larsson» para conocer los escenarios de sus novelas. La versión cinematográfica de la primera entrega —Los hombres que no amaban a las mujeres— se estrenó en Suecia el pasado 27 de febrero y promete otro tsunami de desbordada pasión por parte de los espectadores de todo el mundo. La reclamación de los sustanciosos derechos enfrenta en los tribunales de su país a los padres y la pareja de hecho del autor. Y lo mejor de todo es que los libros merecen tanto revuelo. Qué gusto da escribir algo así.
La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina es el segundo caso protagonizado por Mikael Blomkvist y —sobre todo, sobre todo— Lisbeth Salander, la pareja que ya centró la primera novela. Para quienes no estén familiarizados con el asunto, procedo a las presentaciones. Él es un periodista noblote, mujeriego y muy comprometido con la persecución de los antiguos capos nazis. Se parece tanto al propio Stieg Larsson que lo más probable es que sea mucho menos él de lo que deseamos creer sus lectores. Lisbeth es una muchacha de pasado turbulento, casi anoréxica, que en la primera novela conocíamos llena de tatuajes y piercings, insuperable hacker e investigadora astuta. Y al mismo tiempo es uno de los personajes femeninos más logrados que he conocido jamás en mi vida de lectora. Ella sola justifica la lectura de estas novelas. Cuando ella desaparece del escenario —y en esta segunda novela lo hace durante casi 300 páginas— el lector se queda desconsolado, huérfano, esperando su regreso. Qué gran logro el de su autor. Con esta pareja tan heterogénea, que cumplen del todo aquella premisa de Wilde de ser una mujer con pasado y un hombre con futuro, urde Larsson esta segunda entrega, en la que continúa con la vida de los personajes en el punto en que la dejó la primera novela para plantear otra trama que nos llevará a bucear en aquello que estamos deseando desde la página 47 de la primera entrega: el pasado de Lisbeh.

http://1.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SbOmKEN_nWI/AAAAAAAACSA/FVQu223XD9Q/s400/los_hombres_que_no_amaban_a_las_mujerescartel.jpg
Como curiosidad, se repite también el título largo y difícil de digerir y la portada (con perdón) horrorosa. Algunos editores ya utilizan estos libros como ejemplo de hasta qué punto un mal título y una cubierta feísima no importan en absoluto a la hora de decantar el gusto de los lectores. Desde luego, no les falta razón. El título es tan horroroso que muchos son los países que han optado por cambiarlo. En Inglaterra, por ejemplo, la primera entrega —publicada por Quercus Publishing— se llamó The Girl With the Dragoon Tatoo (La chica con el tatuaje del dragón), mientras que los editores italianos (Marsilio) optaron por acortar y vulnerar el título de la segunda entrega llamándola La ragazza che giocava con il fuoco. Para ser justos, también los españoles se tomaron alguna licencia, porque en verdad la primera novela se llama Los hombres que odiaban a las mujeres, un verbo —odiar— que debió de sonarles demasiado fuerte.
En este libro, la historia vuelve a lo suyo, a las mayores preocupaciones de su autor: la denuncia de la violencia contra las mujeres en la que algún crítico han visto, con cierta estrechez de horizontes, no sé qué feminismo combativo; los personajes de pasado repugnante; la reflexión sobre los límites de la moral en relación con lo legal, como también ocurría en la primera novela. Aquí Lisbeth ya no es la criatura extrema de la primera entrega, aunque sigue siendo una chica rara. Y Blomkvist es el de siempre, pero tocado por las flechas de un amor que deseamos ver florecer —qué cursilada, Larsson me odiaría. O tal vez no me amaría— en la tercera entrega.
Hay bruscos cambios de ritmo, como ocurría en la primera, que el autor compensa con unos diálogos brillantes y unos personajes secundarios tan complejos que deseamos saber más de ellos. Y, sobre todo, hay suspense, ganas de saber qué ocurre después, maestría para contar una historia compleja que engancha de la primera a la última página y que se lee como si fuera una novela breve (y, desde luego, no lo es en absoluto).
A quienes aún no formáis parte de este extenso club de admiradores rendidos a los pies de Larsson (o de Saland...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 952  |   Jueves 12-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Solo con invitación: El mapa del tiempo. Félix J. Palma

XL Premio de Novela Ateneo de Sevilla. Algaida, Sevilla, 2008. 628 pp. 22 €


http://2.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SWOXd92lLZI/AAAAAAAACJI/w7xQnB43GYE/s200/ElMapaDelTiempo.jpg
Julián Díez

El hecho de que esta novela haya conseguido un premio de prestigio supone una excelente noticia, y merece mucho la pena abrir una reseña literaria de un libro español con buenas noticias. Quizá ese movimiento sutil pero innegable que se va respirando en el ambiente, la cristalización desde diferentes procedencias de una generación literaria “argumentista” amante de los géneros que pueda terminar, o al menos poner en su sitio –interpreten esto como quieran-, a la asfixiante hegemonía de la “literatura del yo” en el panorama nacional. Son individuos que, en contra de las preferencias de los inseguros necesitados de suplementos culturales, buscan entretener con sus historias. Gente que, además, entiende que una narración no puede disfrutarse si el escritor considera que el lector es estúpido, o si no hace los deberes correspondientes a un buen trabajo literario. Brillantes artesanos del buen contar que nos son muy necesarios en un panorama desde hace décadas infestado de aspirantes a artistas.
A diferencia de las novelas galardonadas anteriormente de José Carlos Somoza o Lorenzo Silva, que cultivaban géneros que empiezan a estar pasablemente bien vistos como el terrorífico o el policial, Félix Palma entra con El mapa del tiempo vagamente en el de la ciencia ficción, donde dio sus primeros pasos literarios hace más de tres lustros. Félix negó, con todo, que la novela sea cf en su presentación. Desde entonces, he oído al maestro César Mallorquí decir que ésta quizá sea la mejor novela española de cf de la historia. Por otra parte, nuestra anfitriona creyó oportuno que yo reseñara esta obra a su lado en mi calidad de supuesto experto en ese campo. Pero no tengo una respuesta al respecto: la propia novela confirma y desmiente con el paso de sus páginas su militancia en ese género, y no han faltado en los últimos años literatos relevantes que han empleado la iconografía o el corpus temático de la cf para hacer otras cosas, seguramente vecinas, pero quizá no directamente emparentadas.
Dicho todo esto, lo que sí es sin duda El mapa del tiempo es una novela amena, y un homenaje incondicional a la época de oro del narrador puro: la del final del siglo XIX en lengua inglesa. La era de Conrad, Stevenson, Conan Doyle, Stoker, y el H.G. Wells al que aquí se concede el protagonismo de la historia. También es una parábola sobre el propio hecho literario: Palma reflexiona de la mano de Wells sobre la conveniencia de escribir con el horizonte de buscar el prestigio o de satisfacer al lector.
La novela opta por esto último con un dinamismo narrativo en el que no faltan emociones y giros, y con un estilo que hace la lectura agradecida. Este factor resulta especialmente reseñable, por cuanto supone una evolución decisiva en la obra de Palma. Autor de relatos memorables, joyas de maquinaria exquisita que recomiendo incondicionalmente, los dos intentos previos de Palma en el territorio de la novela se veían precisamente lastrados por el mismo estilo miniaturista que resulta tan satisfactorio en piezas de 15 páginas. En El mapa del tiempo ha encontrado una voz propia pero no intrusiva –pese a que, curiosamente, como narrador se da el capricho de intervenir libérrimamente en el relato-, que dosifica las ocurrencias y aciertos formales para permitir antes que nada el desarrollo de las historias.
La novela se articula en tres partes complementarias, un poco a lo Tarantino, en las que Wells es personaje común, y la obsesión por la posibilidad del viaje en el tiempo hilo vertebrador. Personalmente, mi favorita es sin duda la segunda, una historia de amor bastante singular, en la que brilla un personaje femenino inicialmente algo tópico pero que con su posterior desarrollo termina por resultar cautivador. La primera, de estilo algo más recargado, supone un arranque lento en comparación, claramente sobrado de páginas; y la tercera, en la que las paradojas temporales se enrevesan y se pretende ofrecer unas conclusiones, se me antoja algo oscura; sospecho que existe un mensaje en las últimas páginas, pero admito que no lo percibo con claridad. Aunque El mapa del tiempo no es la novela redentora que la cf española ansía –y que, tal vez, no reciba nunca-, sí supone un avance en muchos sentidos por conseguir reconocimiento para su temática y por elevar otro poco el abanico de públicos a los que puede llegar la muy recomendable obra de Palma. Además, y seguramente en lo que supone su auténtico objetivo cumplido, es una novela que se lee con interés durante una caudalosa cantidad de páginas, y se cierra con expectativas futuras.



Félix J. Palma: «Me siento con la madurez suficiente para hacer frente a lo que venga»


http://2.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SbY-2O3pkGI/AAAAAAAACTA/I0l5szUkF5U/s200/F.jpg
—Su novela es una reivindicación de los altos vue...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 326  |   Miércoles 11-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

El futuro de todo

Tomo el título prestado de una página que consulto con frecuencia, por lo prospectiva y escrutadora que me resulta la actitud de sus editores, Academic Commons. El próximo mes de mayo esta red de reflexión colectiva organiza un encuentro con ese título abarcador y desafiante, El futuro de todo, porque efectivamente el asunto es que en esta revolución digital es del todo inapropiado considerar aisladamente cada uno de los sucesos que acontecen: un cambio, por ejemplo, en los soportes de la escritura comporta automáticamente cambios trascendentales en la manera en que los contenidos se generan, circulan, consumen, reutilizan. El futuro de todo abarca, como reza la convocatoria, "a los libros, a las bibliotecas, a nuestro sistema de comunicación académica, a la tecnología que empleamos en el aula, a las distribuciones de software, a la lectura, a la docencia y la impartición, a los modelos de negocios existentes y futuros y, finalmente, a los colegios y a las universidades".


http://www.academiccommons.org/sites/all/themes/zen/images/header.gif


http://weblogs.madrimasd.org/futurosdellibro/aggbug/114270.aspx

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Futuroslibro  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 351  |   Miércoles 11-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Paidós adelanta

Gracias al espectacular sitio de Eterna Cadencia es que nos encontramos con un reportaje que ellos realizaron a Emilce Paz, editora de Paidós, y a Vanesa Hernández, resp. de comunicación y prensa. Transcribo lo que ellas dijeron al respecto de lo que la editorial nos trae éste nuevo 2009.

¿Qué títulos (novedades, reediciones) tienen previstos para este año?

El año 2009 nos encuentra con un plan editorial colmado de novedades de prestigiosos autores nacionales -o de la región-, como así también figuras del pensamiento del exterior. Las colecciones de psicoanálisis, filosofía, comunicación, y demás temas relacionados con las ciencias sociales, incorporarán autores ya conocidos por el público lector local, pero también le darán lugar a nuevos autores provenientes del mundo académico que comienzan a transitar sus primeros pasos en el mundo editorial.

Como adelanto de los meses de marzo y abril -en cuanto a la publicación local de Paidós- destacamos el Seminario XVIII de Jacques Lacan, y siguiendo la línea del psicoanálisis también señalamos un ensayo novedoso de Pierre Bayard, ¿Se puede aplicar la literatura al psicoanálisis?, en el que el autor plantea una nueva propuesta: aplicar la literatura al psicoanálisis, aunque -sorpresivamente- nos alerta del fracaso del método. También contaremos con el último libro de Judith Butler que escribió junto a Gayatri Chakravorty Spivak, ¿Quién le canta al estado-nación?, un diálogo entre dos importantes figuras del mundo académico que gira en torno a temas tales como el nuevo concepto de Estado en el contexto de la globalización, la realidad de los derechos sociales e individuales, entre otros. La autora se presentará en la próxima Feria Internacional del Libro de Buenos Aires para acompañar la salida de su libro, aprovechando su presencia relanzaremos Vida precaria, publicado también en la colección Espacios del Saber.

Dentro del mes de marzo sumaremos a nuestra casa editora una nueva autora, Verónica Devalle, quien nos introducirá en la historia del Diseño Gráfico en la Argentina: La travesía de la forma. Emergencia y consolidación del Diseño Gráfico (1948-1984).

Ya pensando en el mes de abril, resaltamos el libro Entre París y Buenos Aires. La invención del psicólogo (1942-1966) de Alejandro Dagfal, el cual tiene dos grandes ejes, por un lado la recepción del pensamiento francés en las sociedades argentinas; y por otro lado, una historia del psicólogo argentino en la que se cruzan tres disciplinas: la psicología, el psicoanálisis y la psiquiatría. En la línea de filosofía publicaremos un nuevo libro de Gianni Vattimo, Ecce comu. Cómo se llega a ser lo que se era, el autor también acompañará la salida del libro en una presentación a realizarse en el contexto de la próxima Feria del Libro.

Finalmente, para tener en cuenta dentro de las novedades de libros importados del mes de abril, la obra de Armand Mattelart, Un mundo vigilado. Con el estilo propio del autor, el libro analiza y describe cómo las sociedades se someten pasivamente a los cada vez más sofisticados sistemas de vigilancia de las democracias actuales, coartando poco a poco nuestros derechos y libertades. Nos induce a pensar seriamente y prestar atención a la situación de permanente estado de control y a movilizarnos para encontrar un equilibrio.

¿A qué nuevo autor hay que prestarle atención?

Como mencionamos al principio, este año Paidós también acogerá a nuevos autores, dentro del área de comunicación y diseño destacamos a Verónica Devalle por su libro La travesía de la forma. Emergencia y consolidación del Diseño Gráfico (1948-1984), un ensayo sólido y exhaustivo que enriquecerá la colección Estudios de Comunicación.

Editoriales, Eterna Cadencia, Paidós

http://feeds2.feedburner.com/~r/ActualidadLiteratura/~4/xmkKfunPpx4

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 597  |   Miércoles 11-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Dos crímenes - Jorge Ibargüengoitia

8

Respuestas

http://2.bp.blogspot.com/_LWBvf8x34us/SbbI9Hg1KeI/AAAAAAAAAr4/bFA1GhP6tSI/s320/Dos+cr%C3%ADmenes.jpg
Escritor mexicano (1928-1985).
En esta divertida novela, narrada en primera persona, nos encontramos con un grupo de amigos de clara tendencia socialista, que celebra el quinto aniversario de Marcos Gonzalez, alias “el Negro” y su mujer, “la Chamuca”, en México, D.F.
La reunión transcurre animadamente -coloreada por la vestimenta típica de sus anfitriones y el tradicional tamal de cazuela como plato principal y único del festejo- hasta la llegada de la última invitada, cuyo acompañante no concuerda con sus ideas y causa cierta indisposición entre los invitados.
Más tarde se presenta Evodio Alcocer, quien no había sido requerido, pero cuya urgencia de pasar la noche en casa de la pareja es aceptada. A la mañana siguiente, Marcos y la Chamuca parten al trabajo dejándolo dormido, y pronto se enteran de que se ha convertido en un fugitivo sospechoso de haber participado en el incendio de un almacén.
Pese a su indudable inocencia, deciden huir, ya que los antecedentes de ambos por haber estado “en contacto con grupos socialistas serios” y otros detalles no les permiten arriesgarse o rumiar demasiado el asunto.
Ambos se dirigen a la Terminal del Norte, sin haber podido hacer uso de su Volkswagen. Tras comprar los boletos a Jerez (La Chamuca se iba a quedar unos días en casa de una prima) y a Muérdago (donde el Negro tenía un tío rico), dividen el dinero sobrante y parten con la promesa de reencontrarse a la brevedad.

A partir de este momento, la narración se centra en Marcos quien, con aspecto desaliñado, se presenta en casa de su tío. Para su sorpresa, su prima Amalia le abre la puerta, negándole la entrada.
Pronto se entera, a través del boticario, en cuyo hogar pasa esa noche, que su tío está muy enfermo y que se encuentra rodeado por sus parientes próximos, hijos de su difunto hermano, los cuales se han encargado de los negocios y están a la espera de la herencia. Marcos era sobrino de Leonor, la fallecida esposa del tío Ramón.
Al día siguiente, el Negro aprovecha la salida de su prima para presentarse ante don Ramón, proponiéndole un negocio ficticio, en relación a la explotación de una mina, con lo que piensa ganar tiempo y dinero para reunirse con la Chamuca.

El despliegue de humor e ironía que venía suministrándose desde un principio, se intensifica al describir la variopinta caterva de pillos que, cual buitres hambrientos, incluso se habían repartido, al menos de palabra, los bienes de su pariente (destaca la presencia de Amalia y sus hermanos -Gerardo y Alfonso Tarragona-; el gringo, su marido, y Lucero, hija de ambos).

Pronto comenzará un juego estimulante. El tío Ramón aprovecha la estancia de su sobrino para abandonar la abstinencia forzosa en que lo tenían los cuidados de Amalia -en cuanto su afición por el alcohol y los cigarros- y, pese a sus sospechas, se divierte en darle importancia al recién llegado, para apuro y tormento de sus otros familiares quienes, en un momento dado, ofrecerán incluso compartir la posible herencia con Marcos.
El deseo de cubrir las apariencias ante los supuestos trabajos en la mina, hace que el Negro busque a alguien para que la vigile, sobre todo al saberse espiado por el gringo, de lo cual resultan unos disparos que hieren a este último, el cual, a partir de ese momento, buscará la oportunidad de vengarse de su primo político.

El elemento erótico, tan presente en la obra del autor (y tan unido también al adulterio), se manifiesta a través un trío formado entre Lucero, Amalia y Marcos, aunque ellas nunca notan que se han convertido en sus amantes por igual.
Por otra parte, la llegada inesperada de la Chamuca, quien se presenta como la esposa de Marcos, causa un gran malestar en las mujeres, especialmente en Lucero, quien buscará la manera de ajustar cuentas con él, echando Agua zafia (medicina controlada que resulta venenosa en grandes cantidades), al coñac que supuestamente sólo el Negro tomaba en el despacho de su tío.
La muerte de don Ramón (el primer crimen), hace que el boticario tome el hilo del relato y haga las veces de detective para encontrar al culpable. En esta parte se deslindará también el asunto de la herencia y la inevitable revancha del gringo conducirá la narración a un segundo e inesperado crimen, que indudablemente resarcirá al protagonista.

La ingeniosa e incisiva narrativa de Jorge Ibargüengoitia resulta, además de entretenida, poseedora de una buena dosis de crítica social que no dejará indiferente a quien incursione en sus páginas.
El ser humano es analizado desde sus más bajos instintos, evidenciados por la ambición y otras pasiones, mediante el recurso de un humor mordaz que sirve, en este caso, para ridiculizar a unos personajes cuyas acciones los dejarán totalmente al descubierto.


http://3.bp.blogspot.com/_LWBvf8x34us/SbbO6yh_PvI/AAAAAAAAAsI/HL-5fefVn-U/s320/Jorge+Ibarg%C3%BCengoitia-.jpg
Jorge Ibargüengoitia



...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: EnelTintero  |  Respuestas: 8  |  Visitas: 14062  |   Miércoles 11-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

El silencio de Dios y otras metáforas. Una correspondencia entre África y Nueva York, Al...

Trotta, Madrid, 2008. 136 pp. 12 €


http://3.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SbQfMkA6DuI/AAAAAAAACSQ/mfakZJr7Aa0/s200/silencio+de+dios.jpg
José Luis Gómez Toré

El presente volumen recoge las cartas que se fueron cruzando en las páginas del suplemento dominical de ABC y de otros diarios del grupo Vocento, entre 2002 y 2005, el periodista y escritor Alfonso Armada (Vigo, 1958), desde un Nueva York que había conocido ya el 11 de septiembre, y Gonzalo Sánchez Terán (Madrid, 1971), escritor y cooperante, desde Guinea Conakry, Liberia o Costa de Marfil.
Dos peligros tienen este tipo de libros recopilatorios: uno de ellos es, evidentemente, el riesgo de que, dado su origen periodístico, el material recopilado sea tan dependiente de su contexto inmediato que, al perder su actualidad, pierda asimismo su interés y su capacidad de interperlarnos. El otro es la casi inevitable reiteración de temas y argumentos, que tal vez no moleste al lector de un periódico, pero que, en una lectura continua de textos no concebidos en su origen para formar parte de un libro, puede acabar convirtiéndose en un lastre. Afortunada o desgraciadamente, los textos conservan toda su fuerza a pesar de su evidente vinculación con la fecha de escritura. Y digo desgraciadamente, porque gran parte de estas cartas, si obviamos los nombres y las fechas, podrían haberse escrito hoy mismo: África sigue presentándonos como la misma dolorosa interrogación que aquí se hace una y otra vez Sánchez Terán y Nueva York continua siendo, en buena medida, el reverso de esa realidad africana. La ciudad norteamericana, en la que se dan cita múltiples realidades (los barrios pobres, Wall Street, la sede de la ONU a la que Armada acude como corresponsal...), funciona a la vez como un espacio concreto y como el símbolo recurrente de un sistema económico y político. Ese mismo sistema que ahora soporta los embates de la crisis financiera pero que ha ignorado durante años esas otras crisis permanentes que tan bien conocen los pueblos africanos. De igual manera, la repetición de temas, de personajes, de lugares... nos ponen una y otra vez ante una historia que no deja de dar vueltas en el mismo tiovivo de ruido y de furia.
Si mirarse en el otro es a menudo también aprender a mirarse uno mismo, Armada no sólo cuestiona la actitud de su propio país y de las grandes potencias sino también el papel que los periodistas cumplen en el mantenimiento del statu quo: Rsyzard Kapuscinski metió el dedo en una llaga que supura: «Los medios han difundido la consigna: la lucha no da resultados». Y en contra de esa consigna de resignación, Sánchez Terán convierte sus cartas en una constante denuncia de la pobreza, de las terribles desigualdades de nuestro mundo, de la complicidad de las potencias occidentales con los dictadores, convertidos en socios del expolio, o la complicidad, aun más lacerante, en las guerras que asolan el continente africano.... Con todo, mucho más importante que esa imprescindible labor crítica es su testimonio de todos aquellos (cooperantes extranjeros pero sobre todo, africanos) que desobedecen esa consigna. África es también el rostro de quienes optan por la lucha cotidiana, de quienes deciden poner palos en las ruedas de ese carro de los vencedores al que gusta de subirse la historia. Escribe Sánchez Terán: «Cuando la noche dura tanto, la única dignidad posible es permanecer insomne» y él, desde luego, mantiene los ojos muy abiertos, no sólo ante horrores que apenas sospechó el Kurtz de Conrad sino también ante la humanidad de gentes como Kolouma. Es difícil no conmoverse ante la iniciativa de este jefe de una aldea de Guinea Conakry que pregunta al español, después del 11 de marzo, si quiere que sacrifique dos gallinas para que los muertos en el atentado "según su creencia, hallen pronto la dicha junto a sus ancestros".
Me atrevería a proponer como lectura obligatoria en nuestros institutos la carta «Antonio Machado cruza a pie la selva de Liberia». En ella, Sánchez Terán pone en paralelo la indiferencia que nos acaban causando las hambrunas y las guerras de África con la actitud del director de un periódico que, en plena Guerra Civil española, recrimina a un periodista por seguir ocupándose de un tema (nuestra contienda incivil) que ya no interesaba a sus lectores. Como dice Aurelio Arteta, que prologa este libro, mucho más urgente que dilucidar la cuestión del silencio de Dios a la que alude el título es preguntarnos por nuestro propio silencio ante la injusticia y el sufrimiento de otros seres humanos, a los que, en teoría, consideramos nuestros congéneres.

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 863  |   Martes 10-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

El espejo de las ideas


http://actualidadliteratura.com/wp-content/uploads/2009/03/tournier.jpg

“Las ideas se iluminan al oponerse por parejas: la mujer nos revela al hombre, la luna nos dice quién es a plena luz del sol, la cuchara manifiesta su dulzura maternal gracias al tenedor, el cuello del toro se evidencia por la grupa del caballo… Otro principio que organiza este libro es que el pensamiento opera con un número limitado de conceptos-llave, que los filósofos llaman «categorías». Aristóteles contó diez, Leibniz seis, Kant doce. Definirlas y analizarlas es un modo de hacer accesibles las piezas del engranaje cerebral. Al ampliar su «tabla de categorías» a cien conceptos, el autor muestra su modestia especulativa, así como el deseo de abrazar la mayor riqueza concreta posible.”

Éste es el texto que presenta al libro de Michel Tournier, “El espejo de las ideas“. Un libro de ensayo donde el autor espeja dos pares de ideas: el amor y la amistad; y la endogamia y la exogamia.

Un libro que en lo personal me deja pensando cada vez que releo alguna de sus ideas, siendo, quizá, no todo considerado como exacto, aunque sí todo como puerta de apertura al pensamiento. Un modo de comprender, y luego de pensar, para volver a comprender. Un trabajo que recomiendo, en lo personal, como modo de llegada, para una nueva partida.

El espejo de las ideas, Michel Tournier

http://feeds2.feedburner.com/~r/ActualidadLiteratura/~4/7a3_Hhv1cto

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 575  |   Martes 10-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

La isla de Nim

1

Respuesta
Es la historia de una niña llamada Nim que vive con su padre en una pequeña isla en medio del oceano Pacífico. Allí llevan una vida de lo más normal y divertida, pero un día Nim se ve rodeada de problemas cuando se queda sola en la Isla, que si los Bucaneros quieren invadirla, si un vendaval...Pero lo más curioso es que su heroe Alex Rover un aventurero le promete ir a rescatarla, pero cuando llega se lleva una gran sorpresa cuando se entera de que Alex Rover su heroe no existe y que en su isla se encuentra ahora la escritora... :mexicano:

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Juanlu  |  Respuestas: 1  |  Visitas: 785  |  1 video y 1 foto  Martes 10-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Tags: alfaguara, la isla de nim, wendy orr

Bitch, Miguelángel Martín

La Cúpula, Barcelona, 2008. 124 pp. 20 €.


http://3.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SbQmu01h0tI/AAAAAAAACSg/ZzfWgNjFSFc/s200/BITCH.jpg
Guillermo Ruiz Villagordo

La experiencia de leer a Miguelángel Martín es una de las más impactantes que como lector se puede tener. Uno se acerca, pongamos por ejemplo, a Brian the Brain pensando que se tratará simplemente de la dulce y triste historia de un niño solitario y se topa con una serie de las mayores barbaridades que es capaz de pergeñar mente humana. Sin embargo, pese a su deprimente atmósfera, no es nada comparado con la dureza, gracias a sus abundantes dosis de violencia y sexo explícito, de Rubber Flesh o, sobre todo, Psychopathia sexualis, obra de principios de los 90 que constituye una buena muestra de hasta dónde es capaz de llegar la mente de Martín y que llegó incluso a ser secuestrada en imprenta en Italia, lo que no extraña teniendo en cuenta su tema: las conductas sexuales más desviadas, tanto reconocidas, como el orgasmo por asfixia, como inventadas ex professo para sus retorcidas historias.
En Bitch Martín nos sitúa en un futuro cercano marcado por las mismas injustas guerras de hoy contra las que se manifiestan a su manera una pandilla de jóvenes: Bitch, una artista del grafitti; Blondi, una punky trasnochada; y Amin, un dj gay saharahui. Pero Martín, fiel a su convicción de que nadie o casi nadie es inocente, no los presenta como adalides de la verdad absoluta, y así, en breves capítulos, a través de ellos y de su encuentro con otros personajes (un freak profesional, un grupo musical terrorista palestino, un misterioso grafitero que compite con Bitch en su afán de adueñarse de la ciudad mediante sus pinturas), se encarga de desvelar sus dobles perspectivas, sus mentiras, sus contradicciones tras esa apariencia de anarquistas contraculturales. Todos se debaten entre múltiples opciones entre las que son incapaces de elegir, por lo que se vuelcan en un pacifismo que acaban usando como una moda más a la que son arrastrados sin percatarse.
Un rasgo muy peculiar de los personajes de Martín es que, a pesar de su cierto encanto de dibujito infantil, debido su trazo claro y limpio, carecen de expresión. Casi nunca ríen ni se enfadan ni se muestran tristes. Viven en un estado de semicatarsis que les permite observar y juzgar lo que creen que es justo e injusto, tener inquietudes, pero no revelarlo físicamente. Es como si la sociedad les hubiese ganado la partida de antemano y asistiesen a un espectáculo en el que no pueden actuar más que como comentaristas (de esta manera se podrían entender las explicaciones bienintencionadas de sus respectivas causas que se dan entre sí a modo de pequeños discursos, intentando inútilmente autoconvencerse, más que convencer al otro, con meras justificaciones de actitudes que no tienen justificación), aunque crean que participan en él y están cambiando algo, que es lo más descorazonador de todo. Quién sabe si nosotros…

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 370  |   Lunes 9-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Los Amores Lunáticos (Lorenzo Silva)

2

Respuestas
Editorial Anaya (Colección Espacio para dos). 136 pág.

El protagonista cuenta cuándo estudiaba en 2º de ESO, cuando pasó de ser un adolescente al que no le interesaban para nada las chicas ni las cosas románticas, a tener un amor platónico con una chica a la que conoce en la calle y con una profesora del instituto.


Los dos protagonistas son chicos románticos a pesar suyo, una especie poco habitual para la idea que se tiene de los adolescentes y de los jóvenes en general, pero que abunda mucho más de lo que parece en esa edad (en el fondo todos lo son en alguna época, pero se esconden tras las apariencias, la discoteca y el botellón) . Me parece un libro positivo.

No os cuento más porque creo que lo teneis que leer .¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ VENGA ÁNIMO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
ES UN LIBRO PRECIOSO DEL GRAN LORENZO SILVA.

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: esme30  |  Respuestas: 2  |  Visitas: 1317  |   Lunes 9-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Tags: lorenzo silva

El Ejército Negro II. El Reino de la Oscuridad (Santiago García Clairac)

Editorial SM. 601 páginas. De 12 años en adelante.

Es el 2º libro de la Trilogía del Ejército Negro.

El conde Morfidio quiere recuperar su brazo, Arturo quiere ir a la cueva del Gran Dragón y Demónicus quiere una cosa valiosa que Arturo tiene en su poder. Este es el motivo por lo que los demoquinianos quieren la cabeza de Arturo.


En esta aventura Arturo se tendrá que enfrentar a miles de demoquinianos, a una tormenta de fuego e, incluso, a la misma muerte.

En el otro mundo Horacio, que es su amigo, tendrá que enfrentarse a Metáfora, pues ésta ha descubierto que Arturo es inmortal y se enfada con él. Además, Stromber quiere la Fundación a toda costa y sobre todo... lo que hay debajo. En este mundo, Arturo se enfrentará a Stromber y sus hombres... con la única ayuda de una espada.


ESTE LIBRO ME HA GUSTADO MUCHO . ES MEJOR QUE EL PRIMERO.TE METES MÁS EN LA HSTORIA :reverencia: :trencitas: :numberone: :leetecontrato: :borrachete3: :mentiroso:

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: esme30  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 757  |   Lunes 9-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Tags: lectura

Shakespeare in Twitter

La escena en la que Romeo arriesga su vida entrando en la casa de los Capuletos, a través del estrecho portalón que da acceso al patio (hoy cubierto de pintadas, de chicles pegados a las paredes y de pedazos de papel sujetos con papeles adhesivos), para declarar su amor a Julieta, transcurre en una semana de marzo como la que ahora vivimos. Para ser exactos, el próximo viernes 13 de marzo, a eso de las 23.15 Pm. Pongamos que, en lugar de escribirlo a finales del siglo XVI, Shakespeare hubiera comenzado a hacerlo a mediados de marzo de 2009 y que, en lugar de escribir un texto en el que obligara a cada uno de los quince protagonistas a esperar su turno de palabra ordenadamente -tal como marcan las (arcaicas) reglas del texto escrito-, hubiera escogido Twitter para cada uno de ellos se expresara a su antojo, sin las cortapisas que la ordenación del material escrito establece. De hecho, si el mismo Romero hubiera dispuesto de un teléfono móvil, a buenas horas iba a haberse jugado el pellejo subiendo a un balcón...


http://weblogs.madrimasd.org/images/weblogs_madrimasd_org/futurosdellibro/491/o_Shakespeare%20in%20twitter.jpg


http://weblogs.madrimasd.org/futurosdellibro/aggbug/114103.aspx

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Futuroslibro  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 294  |   Lunes 9-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

El día en que callamos las palabras, Antonia Cortés

Ediciones Soubriet, Ciudad Real, 2009. 73 pp.


http://1.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/Sa22oubrUxI/AAAAAAAACRo/W4ZgMzArON0/s200/El+dia+en+que+callamos+las+palabras.jpg
Sofía Rhei

"No es justo que conviertas tu inquietud en mi ansiedad", dice uno de los poemas de este libro de textos lúcidos, con los que resulta imposible no identificarse. Al trasluz de los poemas se adivinan situaciones cotidianas que han quedado marcadas por la amargura que una carencia de comunicación ha dejado impresa en ellas. A menudo, el hecho de no decir supone un mensaje muchas veces más dañino que absolutamente cualquier palabra:

"Cuéntame, si es que en tu olvido hay una luz,
cuándo tus ojos perdieron el brillo de la verdad"

Al presentar el libro, Luis Alberto de Cuenca, autor del prólogo, explicó cómo, a su parecer, casi toda la poesía es triste, porque la poesía es un sustituto de la alegría. Esto tiene mucho que ver con este libro, en el que el tono melancólico es un vehículo del sentido, un refuerzo de la añoranza por ese mundo posible y cercano en el que las palabras serían todo lo que pueden llegar a ser.
El prologuista escribe que "el silencio desempeña el papel de villano" en esta colección de textos sobre la presión atmosférica de la incomunicación y su omnipresencia, sobre cómo el no saber o no querer decir puede ahogar, acerca del abrumador océano de palabras en el que tratamos de flotar y la falta de sentido de la mayor parte de ellas.
La poesía de Antonia Cortés tiene una voluntad semántica. Tras varios años de silencio, la poeta sólo habla para decir cosas que merece la pena decir, para poner la palabra en la llaga de las oportunidades perdidas, de las trampas de la memoria, de la cobardía como fuente de sufrimiento, de los diferentes colores de la pérdida, de la ciudad como trampa para las soledades y los alejamientos. Como causa y efecto de todo, en el centro de todo, están las carencias comunicativas, los silencios que sustituyen a esas palabras clave que deberían ser pronunciadas en los momentos precisos, y la falta de conciencia acerca de la importancia de esa amputación del sentido, de esa discapacidad. A menudo habría bastado con una palabra, pero como dice Antonia, "no estamos acostumbrados a pronunciarla".
La edición, cuidadísma y excepcionalmente lujosa dentro el panorama de la poesía, demuestra una vez más el cuidado que muchas pequeñas editoriales ponen en sus obras.
Este libro (que sólo pueden encontrarse en librerías pequeñas, de esas en las que los libreros se preocupan por mantener la calidad de sus existencias) está cuidadosamente ilustrado por el artista Eduardo Barco a razón de una limpia imagen por poema. Cada par de páginas contiene un texto y un grafismo, pero lejos de repetir estructura, en cada caso particular la disposición gráfica varía, en un ejercicio de diseño del que se aprecian incluso las leves transparencias de unas imágenes sobre espacios en blanco. Las ilustraciones, de una abstracción reflexiva, sugieren en su roma geometría mecanismos de protección y relaciones fallidas, enlazando de una interesante y sugestiva manera con una autora heredera de las mismas fuentes que la poesía de la experiencia.

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 653  |   Domingo 8-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Diez mandamientos, según Nietszche


http://actualidadliteratura.com/wp-content/uploads/2009/03/nietzsche.jpg

Muchos son los consejos que grandes actores de la historia dan a nuevos escritores. Ya Borges habló sobre la voz propia, Carver explicó cómo se escribe un cuento, y Nietszche determinó diez mandamientos para escribir con estilo. Algo bastante peculiar, aunque de ayuda sólo como referencia de lo que se considera estilo en la mente del filósofo fallecido. Habrá que hacer la prueba, e intentar llegar a algún sitio.

1. Lo que importa más es la vida: el estilo debe vivir.
2. El estilo debe ser apropiado a tu persona, en función de una persona determinada a la que quieres comunicar tu pensamiento.
3. Antes de tomar la pluma, hay que saber exactamente cómo se expresaría de viva voz lo que se tiene que decir. Escribir debe ser sólo una imitación.
4. El escritor está lejos de poseer todos los medios del orador. Debe, pues, inspirarse en una forma de discurso muy expresiva. Su reflejo escrito parecerá de todos modos mucho más apagado que su modelo.
5. La riqueza de la vida se traduce por la riqueza de los gestos. Hay que aprender a considerar todo como un gesto: la longitud y la cesura de las frases, la puntuación, las respiraciones; También la elección de las palabras, y la sucesión de los argumentos.
6. Cuidado con el período. Sólo tienen derecho a él aquellos que tienen la respiración muy larga hablando. Para la mayor parte, el período es tan sólo una afectación.
7. El estilo debe mostrar que uno cree en sus pensamientos, no sólo que los piensa, sino que los siente.
8. Cuanto más abstracta es la verdad que se quiere enseñar, más importante es hacer converger hacia ella todos los sentidos del lector.
9. El tacto del buen prosista en la elección de sus medios consiste en aproximarse a la poesía hasta rozarla, pero sin franquear jamás el límite que la separa.
10. No es sensato ni hábil privar al lector de sus refutaciones más fáciles; es muy sensato y muy hábil, por el contrario, dejarle el cuidado de formular él mismo la última palabra de nuestra sabiduría.

Diez mandamientos para escribir con estilo, Nietszche

http://feeds2.feedburner.com/~r/ActualidadLiteratura/~4/XIp2XGxc8eo

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 366  |   Domingo 8-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Carta a Lector


http://actualidadliteratura.com/wp-content/uploads/2009/03/suicidio.jpg

En uno de mis aletargados recorridos por la red, me he topado con un texto realmente desolador. Sin fecha ni autor, es una carta de despedida. Pero de una verdadera despedida, que es la muerte. Una mujer que en la incontinencia de la pena decidió, como tantos otros decidieron despedirse a su manera, eligiendo el momento del cierre personal. El suicidio como poético tema de debate, ronda por las vidas de muchos de los grandes. Pues me gustaría que fuera ésta la puerta de entrada de aquel debate, siendo que ésta carta da pie suficiente para preguntarse por el sentido de las cosas.

“Carta a Lector:

 Amiga del desasosiego, como me considero, empiezo a ceder ante la tentación de lo irredimible. La resignación es la precoz arma con la que conté años ha. Y hoy se vuelve suave, seductora al tacto, sanguinaria al efecto de su causa. ¿Cuál causa? Cotidiana es la pregunta que ronda en mí a todas horas.
 Y es que constante se ha vuelto la razón de considerar la acción diaria cada vez más inútil, más inservible. Obrar para la gran obra, ya no para el bienestar personal. Porque el bienestar en mi persona ha quedado relegado al olvido, porque ningún otro sitio ha podido ganarse. Ya nada me gratifica, ya nada me sonríe. La impostación de una felicidad cuasi utópica es la máscara perfecta para que el entorno se calme, al notar que su obra resulta exitosa. El alrededor busca la felicidad en mí, y la impostación de lo pretendido es su calma, es su certeza de victoria. Pero siempre hay un fondo que no se vislumbra. Porque no brilla, porque el dolor no brilla.
 Lector, no es ésta una manera de juzgarlo, o quizá culparlo por su inanidad al respecto del dolor ajeno. No es Ud. el que duele, sino más bien lo que de Ud. resulta. Somos, en nuestra totalidad, el germen de lo mortuorio. El sadismo que cocinamos entre manos es no más que la malicia que creemos no natural en nosotros. Pero que resulta más esencial de lo deseado.
Y no me pretendo liberadora de la verdad. Sino dolida que se resigna a la nulidad de una vida, que pierde sentido con el correr de los minutos. Ya ni un amor, ya ni una amistad, ni siquiera una familia o al menos la soledad calman mi pena. El mundo se ha vuelto la justa neutralidad de sentido, y todo ha perdido el rumbo tomándome como punto de partida. El dolor del sol, el dolor de la luna. La juventud fue un suspiro que no aproveché, por no saber cómo. Y la mediana edad, que dicen a la mujer hace más bella, me está ahogando en una belleza que pierde importancia. Ya no importa si el abdomen gana en ligereza, o si hay más o menos pelos en mis piernas. Si quizá tengo o no mal aliento por la mañana, si lo que como daña mis intestinos, y lo que fumo mis neuronas y pulmones. Porque el mañana ha dejado de existir. Y no hay proyección que pueda validar la emoción esperanzada. Porque lo perdido es la esperanza. 
Quisiera, algunas tardes, no haber tenido que llegar hasta éste punto. Y es que el dolor desinteresado, el dolor por el dolor mismo, es lo que quita vida hasta a la vida misma. Y por eso, cansada como estoy de cargar con mi propio peso, es que escribo. Porque sólo supe escribir en mi vida. Porque es lo único que todavía se hacer. Y si en el verbo no reside el sentido más puro, en ningún sitio residirá. Quizá algún motivo, alguna justificación se halle en éstas letras dentro de años. Siempre creo que seré leída, en la posteridad, por quienes mejor comprendan al no estar siendo atravesados por el tiempo ajeno.
Sólo así puedo descansar. Muriendo en cada letra, cada vez más cercana al punto final.”

anónimo, Carta a Lector, correspondencia, suicidio

http://feeds2.feedburner.com/~r/ActualidadLiteratura/~4/zpMVR2ZGrJI

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 423  |   Domingo 8-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Calvina

7

Respuestas
Es un libro muy interesante, algo raro, quiero decir, poco común: el protagonista puede ser la protagonista, los locos pueden estar cuerdos, los muertos, tal vez estén vivos y los vivos... un poco muertos... en la casa de Calvina, todo es muy raro... leedlo, os encantará. Ha ganado el Premio El Barco de Vapor y es de un autor formidable: Carlo Frabetti. Este libro os ayudará a entender muchas cosas. :cejas:

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: olga  |  Respuestas: 7  |  Visitas: 810  |  1 foto  Domingo 8-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Tags: calvina, premio el barco de vapor

Lo nuevo de Stoker


http://actualidadliteratura.com/wp-content/uploads/2009/03/dracula.bmp

En busca de una segunda parte del clásico de aquellos tiempos, “Drácula“, escrito por Bram Stoker, es que hay grandes productores por detrás de un proyecto de dudosa legalidad, o legitimidad al menos.

Drace Stoker, el bisnieto de Bram, ha tomado las riendas de la novela acabada pero no de su antepasado, y planea continuarla lanzando una segunda parte de Drácula, pudiendo consolidarse en su nombre la correcta repartija de capital, así como el justo procedimiento en función a los derechos de autor. Siendo que el joven Stoker es bisnieto del fallecido, no habría problema en que Drace tomara las riendas de “Drácula 2“.

Ahora, asusta un poco la idea, siendo que Drace Stoker no ha tocado jamás una pluma para ponerse a escribir siquiera un cuento corto, ni mucho menos le ha dictado a alguien para que lo escribiera por él. Por tanto, su primera incursión en la literatura será con éste inmenso proyecto. Lo bueno es que la Asociación Transilvana de Drácula lo asesorará durante el proceso de escritura.

Lo cierto, y para dejar de lado cualquier formalismo, es que tanto editores como productores cinematográficos han estado dándole vueltas al asunto, en busca de un modo no ilegal de continuar con la afamada historia, y en Drace Stoker encontraron el punto ideal de concresión.

La historia se situará 25 años después de lo que en la primera hemos visto, y será el protagonista de la trama el hijo de Johathan y Mina, llamado Quincey. Y el centro de las miradas será una obra de teatro sobre el mismo Drácula, en la que estará involucrado el propio Bram Stoker.

Habrá que ver, pero poca fe le tengo a éstas cosas…


http://feeds2.feedburner.com/~r/ActualidadLiteratura/~4/x6V7i6VlvEY

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 349  |   Sábado 7-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Una de Zombies…


http://actualidadliteratura.com/wp-content/uploads/2009/03/orguprejuzom020909.jpg

¿Recuerdan, queridos amantes de los grandes clásicos, una novela que se dio a conocer bajo el nombre de “Orgullo y Prejuicio“? ¿Recuerdan ustedes a la escritora responsable, Jane Austen, de tal obra? Pues para los esperanzados que creían que nadie sería capaz bastardear a clásicos como éste, sepan que todo es “bastardeable”.

Se llamará “Orgullo y prejuicio y Zombies” la adaptación, o versión que el guionista de comedias, Seth Grahamer-Smith, publicará el próximo Abril. Será una parodia, en inglés primeramente, de la obra original de Austen, donde Elizabeth Bennet y sus cuatro hermanas se convertirán en exterminadoras de Zombies, y adiestradas por el Sr. Darcy, los combatirán con técnicas de nijas japoneses. Una cosa que no quiero ni imaginar. Y lo chistoso es que el autor de ésta versión dijo que un 85% del texto permanecerá como en el original.

A decir verdad, ilusiona sólo por el chiste que se pueda generar en una versión como ésta. Pero no más esperanzas me genera. Más que quizá, el hecho de que varias productoras cinematográficas se han mostrado interesadas en la adaptación. Ya ni se..

Jane Austen, Orgullo y Prejuicio, Orgullo y prejuicio y zombies, Seth Grahamer-Smith

http://feeds2.feedburner.com/~r/ActualidadLiteratura/~4/0KcpY9iYIbQ

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 336  |   Sábado 7-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

El secreto del andén número 13

5

Respuestas
Bajo el andén número 13 de la estación de King's Cross hay un mogote. Muy poca gente sabe que los mogotes pueden ser puertas que conducen a otros mundos, y que además, este mogote sólo se abre nueve días cada nueve años. Cuando esto sucede, llegan un cíclope, un mago, un hada y una pequeña bruja con la peligrosa misión de rescatar a un príncipe secuestrado nueve años antes, cuando era un bebé.

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: diegocp  |  Respuestas: 5  |  Visitas: 1308  |  1 foto  Sábado 7-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Tags: el secreto del anden nº 13, finalista del premio smarties

Los habitantes del centro de la Tierra

1

Respuesta
Hace ya unos años que me leí este libro :avi:
Cuenta las aventuras de una niña y un gato que emprenden un maravilloso viaje al país de "Ninguna Parte". Allí encuentran personajes insólitos, como los topopalas, los asustadores, las pícolas, los encocorados, los cocurrines y la bruja Milpelos, desconocidos amigos que ayudan a la Tierra, protegiendo sus riquezas, sus árboles y sus flores. Cuando regresan a la superficie, viajeros en un tren que recorre un largo y peligroso camino desde el centro de la Tierra, Zoa y el gato Milos hallan el amor y la comprensión que buscaban. :rey:

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: diegocp  |  Respuestas: 1  |  Visitas: 1188  |   Viernes 6-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Tags: un buen libro

Los nativos digitales leen menos

Una de las incertidumbres más desasosegante que plantea el futuro digital es el de si las generaciones nacidas en un ecosistema plenamente digital optarán por seguir leyendo o no y, en caso de que dejen de hacerlo, qué puede entrañar ese abandono. Porque dejar de leer no es solamente dejar de descifrar los textos impresos en un libro en papel sino, sobre todo, desatender un hábito que fundamenta alguno de nuestros procesos cognitivos más elevados: la abstracción, la planificación, la formación del juicio en suma. La controversia está abierta entre quienes apuntan un notable descenso de los hábitos de lectura entre los usuarios de los medios digitales y entre quienes sostienen que esa dejación no es perniciosa sino, al contrario, indicio de un futuro mucho mejor.


http://www.growingupdigital.com/pics/top.gif


http://weblogs.madrimasd.org/futurosdellibro/aggbug/113959.aspx

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Futuroslibro  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 323  |   Viernes 6-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Modelos de mujer, Almudena Grandes

Tusquets, Barcelona, 2009. 256 pp. 13,50 €


http://2.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SbDupm_pCMI/AAAAAAAACR4/GpPGaoTB7Tc/s400/GrandesMaxi.jpg
Inés Matute

No diré que el prólogo con el que Almudena Grandes nos presenta la obra es lo mejor de ella, pero sí diré que ayuda enormemente a comprender por qué la autora, siendo una de las más sólidas narradoras del panorama actual y una de las de mayor proyección internacional, no cultiva el cuento de modo habitual: se le queda corto. Se le queda corto dado que, cuando la Grandes empieza a tirar del hilo de la historia, percibe que el trabajo se está excediendo de sus límites, y es embargada por una inconcreta nostalgia fruto de los días en que ya no podrá seguir viviendo en compañía de los personajes, dejándose llevar por sus peripecias. En otras palabras: se frustra por no poder seguir dándoles cuerda. También nos explica que los relatos que conforman este libro no fueron escritos con la expresa voluntad de ser integrados en un volumen, pero que todos ellos están, de una u otra manera, vinculados a los conflictos que han inspirado sus obras anteriores, una condición que les presta una unidad inevitable. A la autora de Las edades de Lulú, Malena es un nombre de tango, Atlas de la geografía humana, Los aires difíciles o El corazón helado, su novela más reciente, le gusta deambular por un mundo sencillo y muy personal, cuyas fronteras coinciden con los límites de su memoria.
El libro que hoy comento se compone de siete cuentos, cuyos títulos nos ofrecen una pista más que fiable acerca de su contenido. “Los ojos rotos” trata sobre los amores de una cuarentona mongólica con una fantasma, desventuras que la llevarán a rasgarse los ojos para así recuperar los rasgos de un rostro que sólo es percibido por su espectral amado.
"Malena, una vida hervida”, recoge la increíble historia de una mujer atada de por vida a un régimen, una dieta que presumiblemente la hará más deseable a ojos de su amor, un perfecto imbécil cuya imagen ha sido idealizada a través de los años. La peculiar relación sensorial que la protagonista establece con la comida —fascinación, embrutecimiento, lujuria— me ha llevado a releer la historia varias veces, disfrutándola cada vez más, encontrando los hilos que, inevitablemente, nos remiten a Las edades de Lulú, donde la mirada del amante modifica y determina la imagen que el amado tiene de sí mismo. A mi juicio, se trata de un relato sobresaliente. “Bárbara contra la muerte”, trata sobre la lucha de una adolescente contra un horrible anuncio o premonición que sale de la boca de una monja de clausura. La arrolladora juventud y las ganas de vivir de la protagonista conseguirán, a modo de moraleja, que la vida se imponga a la muerte. (Sonreirán todas las lectoras que, como yo, hayan estudiado en un colegio de monjas). “Amor de madre” es la loca historia de una madre alcohólica que retiene a su hija a su lado utilizando las drogas, y también a su yerno a punta de pistola, inmerso todo ello en el discurso desquiciante de una mujer que desconoce los conceptos de libertad y escrúpulo. Una madre que sólo “sabe” ser madre, aún a costa de aniquilar a su única hija. “El vocabulario de los balcones” es la minuciosa descripción de un amor que ha crecido en la distancia, en el cruce de miradas, donde la lejanía y los deseos ocultos moldean la historia. ”Modelos de mujer” profundiza en el viaje profesional de dos mujeres, una espectacular e incompetente actriz y una traductora inteligente y divertida, pero también gorda. ¿Adivináis cuál de ellas se convertirá en objeto de deseo del hombre más interesante que aparece en todo el libro?. Por último, “La buena hija” trata sobre el drama de una mujer que ha sido criada por una chica de pueblo, la chacha de la casa, a la que adora. Años más tarde, la infeliz se verá obligada a cuidar de su madre cuando ésta enferma y se convierte en una perfecta tirana. No desvelaré el final de la historia por no cerrar la puerta a la sorpresa, pero sí diré que todos estos cuentos son un canto a la vida y al esfuerzo.
Modelos de mujer es un libro adictivo, que se lee muy rápido, que nos deja con ganas de más, más modelos y más mujeres, más de una Almudena Grandes que hace honor a su apellido y que, con un lenguaje fresco, coloquial sin ser vulgar, nos envuelve en un torbellino de sensaciones. No, no es un libro de mujeres escrito para mujeres, pues ni los argumentos son menores ni los personajes son de rango menor ni es menor la ambición de la autora al escribirlos. Tonto sería pensar, además, que Almudena Grandes sólo ha pretendido ofrecer una visión caleidoscópica de una vida estrecha que va del fogón al pasillo. Leedlo y descubrid que lo atípico cabe dentro de lo cotidiano, y que las cosas no siempre son lo que parecen. El deseo es el motor de la voluntad; es él quien nos ayuda a torcer el destino. Y ese es, precisamente, el hilo conductor de este magnífico libro.
...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 2470  |   Viernes 6-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

84, Charing Cross Road – Helene Hanff


http://1.bp.blogspot.com/_LWBvf8x34us/Sa943S6ChRI/AAAAAAAAArY/HAse2G728TI/s320/84,+Charing+Cross+Road+-+Helene+Hanff.jpg
Editorial Anagrama, 2002.
Escritora norteamericana (1918-1997).
En esta obra, Helene Hanff recopila la correspondencia que sostuvo con el librero londinense Frank Doel, tras haber leído en una publicación neoyorquina (Saturday Review of literature), que la librería Marks & Co., se especializaba en libros agotados.

Hanff se define a sí misma con las siguientes palabras (en la carta que inicia esta historia):
“Digamos que soy una escritora pobre amante de los libros antiguos y que los que deseo son imposibles de encontrar aquí salvo en ediciones raras y carísimas, o bien en ejemplares de segunda mano que, además de mugrientos, suelen estar llenos de anotaciones escolares.”
A partir de esta misiva, se iniciará una relación epistolar cargada de humor, afecto, sensibilidad y, sobre todo, de un gran apego a los libros. El carácter fuerte e ingenioso de la escritora se demuestra desde las primeras páginas, contrastando con la seriedad y el formalismo del librero inglés. La relación que se establece a través de veinte años de intercambio epistolar, nos muestra distintos aspectos de la vida de ambos.
“Querido Relámpago:
Me aturde usted enviándome a semejante velocidad vertiginosa el Leigh Hunt y la Vulgata. Probablemente no se da usted cuenta de que apenas hace poco más de dos años que se los pedí. Si sigue manteniendo este ritmo, va a sufrir un ataque cardiaco…”

Las peticiones literarias de Helene son incesantes, y entre descripciones literarias y de otro tipo (como el estado de los libros), el lector se va enterando de situaciones más personales, que le confieren a esta obra una emotividad desbordante.
En 1949, Inglaterra tenía serios conflictos con la distribución de alimentos. Al conocer este hecho, Helene decide enviar algunas provisiones a los empleados de Marks & Co., recibiendo de inmediato muestras de cariño y agradecimiento por parte de varios de los beneficiarios, quienes en un principio le escriben de manera clandestina, ya que todo indicaba que Mr. Doel se había apropiado por completo de la comunicación con la joven.
Sus sueños de viajar a “su librería” londinense, se ven truncados una y otra vez por diversos motivos, aunque la esperanza permanece. Mientras tanto, recibe noticias por parte de amistades que viajan al lugar, y que visitan el añorado inmueble. Me encantó la mezcla de ilusión y reticencia con que demuestra sus expectativas del esperado encuentro:
“…, Si la cosa se mantiene hasta junio, podré ir yo a Inglaterra y explorar yo misma mi librería. Si me veo con valor para hacerlo, claro. Vengo escribiéndoles cartas de lo más descaradas desde la seguridad que me dan los 5.000 kilómetros que hay por medio.”

Ya había leído este libro, pero con esta relectura valoré algunos aspectos que no recuerdo haber tomado demasiado en cuenta la ocasión anterior, y que se refieren al inmenso valor del libro en su aspecto tangible:
“Casi temo tocar esas páginas de tacto tan suave que semejan un pergamino y de un fuerte color crema. jamás supuse que un libro así pudiera proporcionar un placer tan gozoso al sentido del tacto.”

Desde el punto de vista de Helene, el valor de encontrar huellas ajenas en los libros a través del tiempo es definitivo. A propósito de una dedicatoria escrita en una tarjeta, ella comenta:
“Pero ustedes son libreros, claro…, y se les nota: han temido que una dedicatoria manuscrita en el libro le hiciera perder valor…, cuando para su actual propietaria lo habría incrementado muchísimo.”

Me parece que el mérito de esta obra radica en la sensibilidad que emiten sus páginas; es sencillamente entrañable.



http://1.bp.blogspot.com/_LWBvf8x34us/Sa97V3bQMSI/AAAAAAAAArw/iCV3sVLedJE/s320/Marks+%26+Co..bmp

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: EnelTintero  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 327  |   Jueves 5-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Submáquina, Esther García Llovet

Salto de Página, Madrid, 2009. 152 pp. Precio 15.95 €.


http://1.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/Sa20izNa3MI/AAAAAAAACRg/K86upjiywsg/s200/submaquina.jpg
Marta Sanz

Cuando Esther García Llovet leyó La lección de anatomía, mi última novela, me dijo que su personaje favorito era mi tía Marisol. Pensé en mi tía Marisol, una excéntrica mujer de cabellera roja y costuras detrás de las orejas, que hacía burla a su marido, de cuerpo presente, tras uno de esos obscenos escaparates del tanatorio, y me preocupé por Esther. Ahora doy cuenta de que mi tía Marisol habría podido ser perfectamente uno de los personajes de Submáquina, un libro armado como una pistola y dispuesto a disparar.
Esther García Llovet, quizá como mi tía Marisol, es una perra verde. Un bicho raro en el contexto actual de la literatura española: el mundo de sus escritos es también el de una perra verde. El de una exquisita rara avis. Con los mimbres de la literatura de género, García Llovet escribe algo que no es literatura de género; adelgaza el “negro” dejándolo en la musculatura de sus tipos y de sus ambientes; de la trama quedan los fogonazos, las casualidades, la vulgaridad de los secretos, la convicción de casi todo está roto en el lenguaje, en las artes, en la realidad, en los géneros que elegimos para representar la una a través de las otras.
En Submáquina se presenta un lugar cosmopolita, mestizo, peligroso, mutante, que, pese a su condición simbiótica, está marcado por las contradicciones no resueltas; un lugar donde se escucha algo así como a “Ray Charles cantando en tailandés”, las mujeres se llaman Tiffany Figueroa y se ve a gente vestida con “un plumífero plateado con las costuras saltadas y quemaduras de cigarrillos y olía a Chanel”; la imagen de esa prenda resume el universo de Submáquina y posiblemente el de su autora, esta perra verde: un universo donde aparentemente se concilia el glamour y lo cutre, pero sólo aparentemente; una olla a presión a punto de estallar quizá cerca de Tijuana o de Miami o en el imposible solapamiento de los dos territorios que, gracias a las ficciones, han terminado convirtiéndose en espacios míticos...
El desconcierto, la extrañeza, definen la atmósfera de esta construcción literaria con cierto aire a lo David Lynch que reconozco a menudo en los textos de su autora: niños que se comportan como personas adultas, ancianos aniñados, actitudes, gestos enanoides, una parada de los monstruos de la que todos formamos parte: no hay más que escarbar un poco dentro del corazón o del intestino grueso, por debajo de las cicatrices de cirugía que nos surcan la conciencia más que la piel. Los rostros de estos seres de ficción son como las máscaras de ciertos actores que a veces repelen y a veces nos imantan a sus gestos por sus fisonomías alienígenas: Willem Dafoe, Christopher Walken y su cutis plastificado. Dafoe, Walken, Lynch, David Cronenberg, el Win Wenders de Paris Texas que deja su impronta en el atrezzo de estos fragmentos encadenados, pistas que la autora desparrama como miguitas de pan: cabezas de Barbies, parejas de novios sobre la tarta nupcial, fetiches feos, tacones raspados, minifaldas que pueden llegar a marcar tendencia. El lector superpone los rastros para sumergirse en una sucesión de imágenes de cine que, sin embargo, no son cine, sino literatura pura y dura: las comparaciones chandlerianas, las visualidad y sensorialidad del texto -que a ratos tiene incluso banda sonora: siempre hay alguna música o algún ruido de fondo, distorsionante, distractor, como esas polillas que suenan contra los neones- se consiguen con una prosa exactísima, como el güisqui decantado, quintaesenciado en el alambique, una prosa tan depurada y eficaz como los resortes en los que se incardinan los seis fragmentos que componen Submáquina.
Al final, la excentricidad como actitud es una manera de expresar el límite: una forma de mirar a la realidad por debajo de la falda para que salga a la luz el desarraigo, la hipocresía, el sentimiento elegíaco. Puede parecer que la autora de Submáquina sobrevuela lo real y se escabulle con lenguajes aprendidos: como si le pusiera a la vida o la cámara con la que se retrata la vida una media por encima de la cabeza, un difumino espurio, un filtro. Pero es mentira porque esta autora cuestiona cada código, cada imagen, cada palabra y, con su literatura, se rebela como la Repa, Sabina Vargas, que, a lo Mae West, sentencia: “Lo que hago está mal. Pero lo que no hago es aún peor.” A lo mejor ella no lo sabe, pero Esther García Llovet es como el hombre enmascarado, como su Tiffany, como Errol Flynn haciendo de héroe... Esther, por su rareza, por su espíritu de subversión, por su lateralidad en el campo de la literatura actual, es básicamente una romántica: una estupenda y maldita escritora romántica que, con la mala acción de su escritura, funda, refleja, distorsiona, mezcla mundos que están en éste porque sabe que es de cobardes pretender escapar de él.
...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 345  |   Miércoles 4-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Las Miédulas

1

Respuesta
Buscad en internet o en algún libro de los romanos en el Bierzo , porque esta ruta aparece seguro:

Las Miédulas , si , me habéis entendido perfectamente. A parte de las Médulas de siempre , que por cierto es una ruta preciosa que también recomiendo , las Miédulas existe:

Está bajando por un sendero al final de la ‘’era’’ de Espinoso de Compludo. Es una ruta algo difícil de hacer , los senderos tienen varios cruces y no es muy difícil perderse así que llévate un mapa y una brújula por si te pierdes.

También lleva una pequeña oz o guadaña , la necesitarás , pues a veces hay zarzas que tienes que cortar para pasar. No es una ruta peligrosa , pero en realidad merece la pena , sobretodo en esta época otoñal porque hay una amplia alfombra de hojas de roble marrones tendida en el suelo, parece un paisaje de hadas. Verás una montaña partida a la mitad porque los romanos fueron a buscar oro.

Pero no es una montaña igual que la de las Médulas porque ésta es de piedra , no de tierra , por eso los romanos se marcharon muy pronto de allí , era muy difícil explotar la roca…

Buscad , que algo encontrareís seguro. :susurro:  :molon: es la verdad.

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: laura-n  |  Respuestas: 1  |  Visitas: 925  |   Miércoles 4-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Tags: como lo oyes, miedulas

Regresa de tu viaje.

1

Respuesta
¡Oh! Paz, ¿por qué tuviste que partir? ¡Oh! Paz, ya se que nos fue mal pero regresa , regresa a mi, vuelve te necesito. ¡Oh! Paz , mi paz , ¿Por qué tuviste que marcharte? Te necesito , tu me faltas , nos faltas a todos , ven a mi , vuelve , te marchaste y no volverás , regresa por favor, las guerras han llegado y tu no estás , no lo puedo parar , no sin ti , paz regresa al fin.


Te cansaste de nosotros , te cansaste de nuestro odio. ¡Oh! mi paz , mi dulce paz , te pido que vuelvas, de rodillas , a ti te pido , pon fin a estas guerras y a este intenso frío , a este diablo gris , que da color a tanques y a uniformes de guerras , a la maldad, de esas bombas que hacen llorar a niños al estallar. Mi paz , la paz de todos , hemos aprendido la lección , no huyas más , regresa aquí , eres nuestra amiga , la valiosa fuerza y guía , mi paz , tu paz , su paz , la paz de todos.


Pon fin a esos disparos , y a esas balas de cañón , pon fin a esos heridos y a sus caras de dolor. Mi dulce paz , ten piedad y vuelve de tu viaje sin final, coge un billete y regresa en el barco del amor y la amistad , de la alegría y la bondad , regresa a esta tierra perdida por su odio y su codicia , por sus falsedades y mentiras , haznos ver el error y rectificar , pero pon fin a esta guerra sin terminar , ponle un final bonito y háznosla olvidar, en un cajón la hemos de guardar , en el cajón de los olvidos.


Danos a los hombre la fuerza y la verdad. Con escudos y banderas de palomas mensajeras uniremos la humanidad , negros blancos , chinos , rojos , indios qué más da, unidos por ti paz , gloriosa paz , color verde esperanza nos dabas fuerza y valor , con el amor y el perdón…si vuelves los hombres , dejarán de pelear , dejaremos las espadas las pistolas o el puñal , juntos volveremos a vivir en Paz.


Por eso paz , mi bella paz , te imploro y ruego que vuelvas de tu viaje en alta mar , que regreses a los hombres que no gozan de libertad , para que en el mundo siempre reina la igualdad. ¡Viva tú , hurra por la paz!

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: laura-n  |  Respuestas: 1  |  Visitas: 739  |   Miércoles 4-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Tags: la paz es de todos

Nuevas librerías y viejos hábitos lectores

Una de los colectivos más afectados por la revolución digital es, qué duda cabe, la librería tradicional, apegada todavía a los viejos hábitos de promoción y comercialización predigitales. Imagino una librería en el futuro muy diferente -que por ahora me callo-, abierta a todas las posibilidades que la tecnología nos ofrece. Mientras tanto, algunos nuevos modelos de negocio, como Symtio, se atreven a introducir, tímidamente, estanterías de contenidos digitales -libros, música, vídeos- que el usuario podrá adquirir y, mediante el código que se le proporciona, descargarlos en su dispositivo de lectura o escucha.


http://www.symtio.com/symtioimages/logo-symtio.gif


http://weblogs.madrimasd.org/futurosdellibro/aggbug/113821.aspx

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Futuroslibro  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 327  |   Miércoles 4-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

La familia Wagner, Brigitte Hamann

Prefacio, traducción y notas Roberto Mansberger Amorós. Juventud, Barcelona, 2008. 286 pp. 19 €


http://4.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SaGu3JEYdCI/AAAAAAAACRA/1B2cj6mMyaE/s200/lafamiliawagner.jpg
Juan Gómez Espinosa

Aquel que quiera comenzar a transitar, suavemente, por los caminos del “wagnerianismo” encontrará en este libro una introducción ágil y agradable sobre los vericuetos de tan polémico universo. Evidentemente, su autora, Brigitte Hamann, no se ha propuesto elaborar una summa enciclopédica sobre el gran Richard, sus obras y sus sucesores; esto sólo habría sido posible redactando tomos y tomos que abarcaran cuestiones tan diversas como elementos de composición musical, historia germánica, sociología, dramaturgia y praxis teatral... incluso de economía (por no contar los cientos de anécdotas, públicas y privadas, que se podrían llegar a recoger). Para todos estos ámbitos ya existen ejércitos de monografías, más o menos apasionadas. La obra de Hamann, por tanto, es un repaso a casi dos siglos de vida de una saga, la de los Wagner, absolutamente condicionada por la sombra de su miembro más famoso. Hamann, y éste es su máximo logro, expone la ¿evolución? de la familia con una objetividad absoluta , deja que los datos y los hechos (y a veces los propios protagonistas) hablen por si mismos. Realmente, el asunto no necesita ninguna ayuda externa. Todo observador puede constatar, desde su atalaya, los esfuerzos de este linaje por mantener una aristocracia artificial, un orgullo casi mesiánico y que, desde un principio, consigue mantener muy alto el listón de ridiculez. Es lo que pasa cuando uno se desvive por aquilatar su burbuja. Posiblemente, la prueba material más clara de esta estulticia sea la perpetuación del Festival de Bayreuth; casi, casi tan decadente como el pardo concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena. Tal vez el gran problema de los Wagner no sea otro que el de alienarse por la memoria del único genio que se crió entre ellos. Ya es hiriente ver cómo los acólitos del compositor (su esposa Cósima a la cabeza) no sólo alimentaron su egolatría en vida sino, sobre todo, cómo a su muerte erigieron un túmulo sectario y enfermizo con el cual canalizar una serie de corrientes políticas y filosóficas bastantes discutibles. Para la génesis de éstas se parapetaron en actitudes más o menos circunstanciales, más o menos sinceras, de un creador que, unas veces pegado suciamente al mundo y otras elevado por encima de tanto lodo, siempre se condujo por un individualismo narcisista. Hamann se sitúa, muy sagazmente, lejos de la enumeración de los logros artísticos del genio (ya han hablado de ellos unos cuantos musicólogos) y lejos de los juicios de valor sobre sus herederos: sabe perfectamente que no hay más que verlos para que queden en evidencia sus taras emocionales y su ambición sin escrúpulos. Sería deseable, cuando no obligatorio, haber escuchado algo de música de Richard Wagner antes de leer este libro ya que, como he apuntado al comienzo, no es un estudio para partir “de cero”. De hecho, sería obligatorio haber escuchado algo del genio (algo más que la Cabalgada de las Valkirias) antes de hablar de tal coloso y de su camada. Parece obvio, pero uno no deja de escuchar bocas y bocas llenas de estulticia mezclando las churras con las merinas, Lohengrin con Hitler, Brunilda con los empresarios. No estaría de más recordar, como le decía el maestro Cristóbal Halffter a un intelectualucho que abominaba de Richard enlazándolo a la Gestapo, que, gracias a las vías musicales abiertas por Tristán, otro genio llamado Arnold Schoenberg –judío, calvo y apátrida- consiguió componer uno de los mayores alegatos en contra del Holocausto: Un superviviente de Varsovia. Tal vez no sea un tópico eso de que el arte prevalece sobre todo lo demás. Justicia poética, en definitiva.

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 300  |   Martes 3-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

“The associate” será adaptado a la pantalla grande


http://actualidadliteratura.com/wp-content/uploads/2009/03/john-grisham-1_5248.jpg

John Grisham, el afamado autor de best sellers judiciales, será adaptado en una de sus novelas, “The associate“, por el genial guionista William Monahan, autor también del oscarisado “Los Infiltrados“.

Paramount adquirió los derechos de la última novela de Grisham, quien también ha sido llevado al cine en ocasiones anteriores, con títulos como “El Cliente”, “The firm- La Tapadera”, “tiempo de matar” o “Legítima defensa“.

La novela cuenta la historia de un brillante y atractivo estudiante de Derecho en Yale, quien será interpretado por LaBeouf, el cual parece estar destinado al éxito seguro en el campo profesional, pero que debe asumir las consecuencias de un oscuro pasado, que lo convierte en vulnerable ante cualquier tipo de chantaje posible.

No se ha confirmado aún un director para el proyecto, aunque sí se sabe que la novela ha caído en buenas manos, siendo Monahan uno de los guionistas más aclamados actualmente en la industria cinematográfica.

Pero, mal que me pese, debo admitir que en lo que a adaptaciones respecta, nunca termino del todo satisfecha. Hay licencias necesarias a tomarse, a la hora de pasar de un género a otro, que a veces resultan demasiado agresivas con la novela o cuento, o lo que fuera original. Soy partidaria de las versiones libres, en tanto sea reconocido el autor del tema de inspiración. Pero es que es tan difícil…

Adaptación cinematográfica, John Grisham, The Associate, William Monahan

http://feeds2.feedburner.com/~r/ActualidadLiteratura/~4/wC4OtTg-Xms

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 314  |   Martes 3-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Érase que se era. Cuentos tradicionales de Castilla y León, Edición de Joaquín Díaz

3

Respuestas
Editorial Castilla Tradicional, Urueña, 2008. 252 pp. 26.90 €


http://3.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SaJrItSkw-I/AAAAAAAACRQ/4EmLDGXg3Xg/s200/erase+que+se+era.jpg
Ignacio Sanz

El cuento tradicional es el antecedente del cuento literario o de autor. La sociedades tradicionales, de la misma manera que acuñan refranes, jotas o romances, acuñan también cuentos, a veces con una estructura compleja. El Arcipreste de Hita o don Juan Manuel son dos clásicos de la lengua que sacaron mucho partido al cuento. El cuento tradicional está presente en El Quijote y en muchas de las obras del siglo de Oro. En nuestros días autores tan insignes como Guelbenzu, Rodríguez Almodóvar o José María Merino también se han ocupado del cuento tradicional.
De la estirpe refinada de Menéndez Pidal o de Julio Caro Baroja, el etnógrafo Joaquín Díaz, un clásico vivo como intérprete del romancero, con más de medio centenar de discos a sus espaldas y con otro medio centenar largo de libros sobre cancioneros, trabalenguas, refranes, romances y cuentos es una autoridad indiscutida de la cultura tradicional. Desde hace veinte años dirige el Centro Etnográfico de Urueña (Valladolid) que lleva su nombre así como la Revista de Folklore. Pero, además, es un dinamizador de la sociedad tradicional y un creador de museos e impulsor de iniciativas que tienden a realzar el valor de esta cultura, con frecuencia menospreciada desde los centros urbanos del poder. Como dijera Machado: “Lo que no es tradición es plagio”. Eso lo sabe bien Joaquín Díaz que no sólo bebe en las fuentes tradicionales sino que las recrea para trasladar al hombre de nuestro tiempo la emoción que potencialmente contienen.
En la introducción a este hermoso tomo de cuentos tradicionales, Joaquín Díaz reflexiona sobre la necesidad de mitos que tiene el hombre de cualquier época y de cómo el hombre se sirve de los relatos para la trasmisión de valores: “Quienes trabajamos en el terreno de los conocimientos legados por la tradición lo tenemos muy claro: nada en la vida de los individuos se produce aisladamente.”
Joaquín Díaz, arriesgando mucho, ha decidido dividir los cuentos de esta entrega en seis apartados que ha titulado: “astucia y necedad”, “valentía y cobardía”, bondad y maldad”, “riqueza y pobreza”, “prudencia e imprudencia”, “lo natural y lo sobrenatural”. Y digo que arriesga mucho porque los cuentos, como las personas, no son espíritus puros ni simples y participan al mismo tiempo de varias de estas características.
No hay más que catar alguno de estos 140 cuentos para percatarse de su ambigüedad o complejidad temática. También del estado de gracia que siguen teniendo, es decir de cómo nos siguen encandilando estas historias primigenias protagonizadas por frailes, curas y sacristanes, por molineros, zapateros, herreros o sastres, por zorras y lobos.
Y es que en estos cuentos se palpa el gozo primigenio de la narración eficaz sin aditamentos artificiosos, la gracia siempre viva de las historias que vienen rodando desde largos siglos, entreteniendo las veladas, las meriendas y los momentos gozosos de la vida del pueblo llano que las ha hecho suyas.
El mérito de Joaquín Díaz descansa en la traslación esencial de estos cuentos, eliminando no sólo los carraspeos de los contadores o informantes, sino el bálago reiterativo en el que con frecuencia caen otros colegas más puristas. De tal modo que al leerlos experimentamos una sensación de plenitud que recuerda al goce esencial que nos traslada cualquiera de sus discos.

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 3  |  Visitas: 1981  |   Lunes 2-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

El Zapallo que se hizo Cosmos

Sólo porque creo que son cosas que obligados estamos a poseer en la memoria, les obsequio éste cuento, que es más grande de lo que parece.

El zapallo que se hizo Cosmos(Cuento del Crecimiento)
por Macedonio Fernández (1874-1952)

Dedicado al señor Decano de una Facultad de Agronomía. ¿Le pondré “doctor”, o “distinguido colega”? A lo mejor es abogado…

Érase un Zapallo creciendo solitario en ricas tierras del Chaco. Favorecido por una zona excepcional que le daba de todo, criado con libertad y sin la luz solar en condiciones óptimas, como una verdadera esperanza de la Vida. Su historia íntima nos cuenta que iba alimentándose a expensas de las plantas más débiles de su contorno, darwinianamente; siento tener que decirlo, haciéndolo antipático. Pero la historia externa es la que nos interesa, ésa que solo podrían relatar los azorados habitantes del Chaco que iban a verse envueltos en la pulpa zapallar, absorbidos por sus poderosas raíces.
La primera noticia que se tuvo de su existencia fue la de los sonoros crujidos del simple natural crecimiento. Los primeros colonos que lo vieron habrían de espantarse, pues ya entonces pesaría varias toneladas y aumentaba de volumen instante a instante. Ya media legua de diámetro cuando llegaron los primeros hacheros mandados por las autoridades para seccionarle el tronco, ya de doscientos metros de circunferencia; los obreros desistían más que por la fatiga de la labor por los ruidos espeluznantes de ciertos movimientos de equilibración, impuestos por la inestabilidad de su volumen que crecía por saltos.
Cundía el pavor. Es imposible ahora aproximársele porque se hace el vacío en su entorno, mientras las raíces imposibles de cortar siguen creciendo. En la desesperación de vérselo venir encima, se piensa en sujetarlo con cables. En vano. Comienza a divisarse desde Montevideo, desde donde se divisa pronto lo irregular nuestro, como nosotros desde aquí observamos lo inestable de Europa. Ya se apresta a sorberse el Río de la Plata.
Como no hay tiempo de reunir una conferencia panamericana –Ginebra y las chancillerías europeas están advertidas- cada uno discurre y propone lo eficaz. ¿Lucha, conciliación, suscitación de un sentimiento piadoso en el Zapallo, súplica, armisticio? Se piensa en hacer crecer otro Zapallo en el Japón, mimándolo para apresurar al máximo su prosperidad, hasta que se encuentren y se entredestruyan, sin que, empero, ninguno sobrezapalle al otro. ¿Y el ejército?
Opiniones de los científicos; qué pensaron los niños, encantados seguramente; emociones de las señoras; indignación de un procurador; entusiasmo de un agrimensor y de un toma-medidas de sastrería; indumentaria para el Zapallo; una cocinera que se le planta delante y lo examina, retirándose una legua por día; un serrucho que siente su nada; ¿y Einstein?; frente a la facultad de medicina alguien que insinúa: ¿Purgarlo? Todas estas primeras chanzas habían cesado. Llegaba demasiado urgente el momento en que lo que más convenía era mudarse adentro. Bastante ridículo y humillante es el meterse en él con precipitación, aunque se olvide el reloj o el sombrero en alguna parte y apagando previamente el cigarrillo, porque ya no va quedando mundo fuera del Zapallo.

A medida que crece es más rápido su ritmo de dilatación; no bien es una cosa ya es otra: no ha alcanzado la figura de un buque que ya parece una isla. Sus poros ya tienen cinco metros de diámetro, ya veinte, ya cincuenta. Parece presentir que todavía el Cosmos podría producir un cataclismo para perderlo, un maremoto o una hendidura de América. ¿No preferirá, por amor propio, estallar, astillarse, antes de ser metido dentro de un Zapallo? Para verlo crecer volamos en avión; es una cordillera flotando sobre el mar. Los hombres son absorbidos como moscas; los coreanos, en la antípoda, se santiguan y saben que su suerte es cuestión de horas.
El Cosmos desata, en el paroxismo, el combate final. Despeña formidables tempestades, radiaciones insospechadas, temblores de tierra, quizás reservados desde u origen por si tuviera que luchar con otro mundo.
“¡Cuidaos de toda célula que ande cerca de vosotros! ¡Basta que una de ellas encuentre su todo-comodidad de vivir!” ¿Por qué no se nos advirtió? El alma de cada célula dice despacito: “yo quiero apoderarme de todo el ‘stock’, de toda la ‘existencia en plaza’ de Materia, llenar el espacio y, tal vez, con espacios siderales; yo puedo ser el Individuo-Universo, la Persona Inmortal del Mundo, el latido único”. Nosotros no la escuchamos ¡y nos hallamos en la inminencia de un Mundo de Zapallo, con los hombres, las ciudades y las almas dentro!
¿Qué puede herirlo ya? Es cuestión de que el Zapallo se sirva sus últimos apetitos, para su sosiego final. Apenas le falta Australia y Polinesia.
Perros que no vivían más de quince años, zapallos que apenas resistian uno y hombres que rara vez llegaban a los cien… ¡Así es la sorpresa! Decíamos: es un monstruo que no puede durar. Y aquí nos tenéis adentro. ¿Nacer y...

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 982  |   Lunes 2-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Carver también dijo…


http://actualidadliteratura.com/wp-content/uploads/2009/03/raymond-carver-2.jpg

Aprovechando el término de la lectura de un libro de los de compilados que sobre Raymond Carver se han publicado, llamado “Tres Rosas Amarillas“, en función al título de uno de sus cuentos, me pareció oportuno hablar sobre éste gran escritor norteamericano.

Nacido el 25 de Mayo de 1938 (Geminiano como la que escribe), y fallecido en 1988, éste escritor figuró adscripto al llamado Realismo SUcio. Durante un buen tiempo, Carver estudió bajo la tutela del escritor John Gardner, en un colegio en California, pudiendo publicar varios relatos en revistas y periódicos, incluyendo el New Yorker, y el Esquire. Casado dos veces, le valió en demasía lo que su segunda esposa logró en él, que fue Tess Galagher, la poetiza. Padeció un extremo alcoholismo del cual aprendió lo suficiente como para mantenerse sobrio los diez últimos años de su vida, llevando sus aprendizajes a varios de los personajes de sus cuentos.

Denominado por la crítica como el padre del nombrado Realismo Sucio, se consideró y aún se considera su escritura como minimalista. De una atroz limpieza en las formas, Carver ha logrado plasmar en su literatura algo más contundente que una simple forma literaria. Y es que sus cuentos están teñidos de una energía muy particular, que genera una constante tensión en torno a los sucesos que se relatan. Despojado de fórmulas, aunque no, creo yo que Carver ha sido uno de los grandes escritores norteamericanos de aquel siglo, pudiendo tomar de todos lo necesario, pero creando un estilo que fue muy propio a una época necesitada de particularidades como las de Raymond.

Contó, en vida y luego de abandonada ésta, con una gran cantidad de obras, tanto en prosa como poéticas. Destacan “¿De qué hablamos cuando hablamos de amor?”,Jerry y Molly y Sam”, “Elefante”, “Insomnio de invierno”, “Mucha agua muy cerca de casa“, entre muchas otras. Un escritor que tengo dentro de mis preferidos, sin duda alguna. Y dejo aquí algo de su autoría, para disfrutar, al menos, del recuerdo, en éste pequeño homenaje que realizo.

Miedo

” Miedo de ver una patrulla policial detenerse frente a la casa.
Miedo de quedarme dormido durante la noche.
Miedo de no poder dormir.
Miedo de que el pasado regrese.
Miedo de que el presente tome vuelo.
Miedo del teléfono que suena en el silencio de la noche muerta.
Miedo a las tormentas eléctricas.
Miedo de la mujer de servicio que tiene una cicatriz en la mejilla.
Miedo a los perros aunque me digan que no muerden.
¡Miedo a la ansiedad!
Miedo a tener que identificar el cuerpo de un amigo muerto.
Miedo de quedarme sin dinero.
Miedo de tener mucho, aunque sea difícil de creer.
Miedo a los perfiles psicológicos.
Miedo a llegar tarde y de llegar antes que cualquiera.
Miedo a ver la escritura de mis hijos en la cubierta de un sobre.
Miedo a verlos morir antes que yo, y me sienta culpable.
Miedo a tener que vivir con mi madre durante su vejez, y la mía.
Miedo a la confusión.
Miedo a que este día termine con una nota triste.
Miedo a despertarme y ver que te has ido.
Miedo a no amar y miedo a no amar demasiado.
Miedo a que lo que ame sea letal para aquellos que amo.
Miedo a la muerte.
Miedo a vivir demasiado tiempo.
Miedo a la muerte.
Ya dije eso. “

Miedo, Raymond Carver, tres rosas amarillas

http://feeds2.feedburner.com/~r/ActualidadLiteratura/~4/QvtGm5agDr0

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: ActualidadLiteratura  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 299  |   Lunes 2-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Libros gratis

El modelo de negocio no es nuevo y se remonta, al menos para lo que respecta a los medios de comunicación, al nacimiento mismo de la radio y la televisión. El mismo Tim O'Really lo comprende como base fundamental de la nueva wikieconomía; Chris Anderson piensa, también, que en gran medida la mayoría de los intercambios que se produzcan en la red se despacharán bajo el lema de la gratuidad; y Don Tapscott no tiene duda alguna que la Wikinomics depende de fórmulas y estrategias de colaboración que comprenden la gratuidad. Wowio lo comprende, desde luego, de la misma manera.


http://www.wowio.com/images/logo.gif


http://weblogs.madrimasd.org/futurosdellibro/aggbug/113667.aspx

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Futuroslibro  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 316  |   Lunes 2-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

Otra vida. Poemas en asturiano 1996-2004, Martín López-Vega

Prensas Universitarias de Zaragoza, 2oo8. 84 pp. 1o €


http://2.bp.blogspot.com/_-7qTwJUtan8/SaJu-vBT3NI/AAAAAAAACRY/athHnm8lGoE/s200/otra+vida.jpg
Sofía Castañón

Para leer este libro son necesarios otros pies. Unos más parecidos a los que deberían ser los nuestros: sin las marcas de un calzado incómodo, sin las atrofias de la falta de uso, sin el grabado de la cenefa de los calcetines en los tobillos. Hacen falta unos pies de verdad, porque a lo largo de los ocho años de poesía en asturiano que se recogen en este libro hay ciudades, hay paisajes, toda una geografía no siempre existente (“Les ciudades nun esisten/ non colos nomes colos que les conocemos”) que sólo se puede recorrer descalzo.
Esta es otra vida, igual que son estos otros poemas que los lectores no falantes no habían podido disfrutar. Y en esta vida, la de otro muy próximo, habita la espera, los días se parecen a esos previos al comienzo de un viaje o, las más, al día justo en que uno vuelve a casa y, colocada ya la ropa de nuevo en el armario, sólo se desea volver. López-Vega se debate entre la memoria y el olvido, y es que tiene presentes las palabras de Brodsky, y “para olvidar un vida un hombre necesita, al menos/ otra vida más.”
Si el autor entiende que la poesía es el manual de instrucciones para entender la vida que no nos dan cuando nacemos (y así lo expresa en “Si escribiera una poética diría más o menos algo así”, Clarín, número 71) en Otra vida uno encuentra el callejero para recorrer las calles que, de un modo muy platónico, nos olvidamos al nacer y con los años vamos redescubriendo.

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: Latormentaenunvaso  |  Respuestas: 0  |  Visitas: 393  |   Domingo 1-Mar-09  |  estrella grisestrella grisestrella grisestrella grisestrella gris 0 voto(s)

La palabra desaparecida

8

Respuestas
Es el 1º de una serie muy buena, de Carlos Puerto, llamada "Los siete enigmas". Trata de unos hermanos, llamados Leo y Blas, que en cada libro han de pasar por un nuevo reto relacionado con uno de los siete artes: en este libro, concretamente, el de la literatura, :dartacan: que es el arte que nos une a todos nosotros. Una recomendación: disfrutad de este arte leyéndoos este libro, que seguro que os encanta. :palomitas:

Lee el resto de la mensaje y envía una respuesta o comentario »

Usuario: olga  |  Respuestas: 8  |  Visitas: 1154  |   Domingo 1-Mar-09  |  estrellaestrellaestrellaestrellaestrella gris 1 voto(s)

Tags: carlos puerto, la palabra desaparecida., los siete enigmas



Copyright © 2014 Esliteratura.com Todos los derechos reservados.



eSedo.com - Compra, venta y registro de dominios y proyectos web infos proyecto: esliteratura.com estadísticas para proyecto: esliteratura.com etracker® web controlling en lugar de analisis de archivos log